El cáncer de cabeza y cuello se presenta como tumores que invaden las células escamosas que revisten las superficies húmedas y mucosas del interior de la cabeza y el cuello como la cavidad oral, la faringe y la laringe.

El médico oncólogo, Yong Pain Loo Lau, del Instituto Oncológico Nacional, explica que se trata del quinto cáncer más frecuente en el mundo y que al año se detectan en el mundo más de 650 mil casos, los cuales representan unas 300 mil muertes anuales.

Para el galeno uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad es el fumar tabaco o cigarrillo. ‘En el humo del cigarrillo hay más de mil agentes carcinogénicos que inducen a que aparezca esta enfermedad en la zona del cuello y la cabeza. Aparte de eso, otro factor muy importante es el consumo excesivo de alcohol.

El doctor menciona que otra de las causas de esta dolencia es el Virus del Papiloma Humano (VPH), principalmente aquellas personas que tienen múltiples parejas sexuales y practica el sexo oral. ‘El tumor se aglutina tanto en la nasofaringe, la cavidad oral, orofaringe, hipofaringe y la laringe’, detalla.

Mientras que alrededor del 10% de las personas con cáncer de cabeza y cuello tienen un componente genético hereditario, asegura.

‘Es un tumor que afecta de dos a tres veces más al hombre que a la mujer ya que generalmente el hombre consume más tabaco o cigarrillo y alcohol que las mujeres’, detalla Pain Loo.

Los signos y síntomas que inducen a la enfermedad dependen de la ubicación donde se encuentre el cáncer, señala el oncólogo. Sin embargo, los síntomas más comunes son: garganta irritada de forma persistente, dificultad para tragar y respirar, llagas (úlceras) en la boca que no se curan y la voz ronca siempre. ‘Si una persona nota estos síntomas y observa que persisten por más de tres semanas, acuda a una evaluación médica o de un especialista. Entre más temprano se detecte hay más probabilidades de una cura’, aconseja Pain Loo.

Shutterstock
El cáncer de cuello aparece de manera silenciosa. Las personas que fuman y toman alcohol deben estar alertas.

PREVALENCIA EN PANAMÁ

Estadísticas de la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, Globocan, muestra que en Panamá hay alrededor de 200 casos de cáncer de cabeza y cuello y para el año 2025 se duplicará esta cifra porque el consumo del de cigarrillo y alcohol siguen manteniéndose en aumento y las personas no cambian su estilo de vida, añade el médico.

Te puede Interesar:  Un día para generar conciencia sobre la epilepsia

Es por ello que se dio inicio a la Campaña 1 por 3 que invita a las personas -que si presentan cualquiera de estos síntomas y observan que persisten por más de tres semanas- a buscar una atención médica especializada para poder detectar la enfermedad en etapa temprana.

Por su parte, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) establece que actualmente en América predominan los tumores de orofaringe sobre otras localizaciones, asociados a infecciones por VPH. Esto puede explicar, en parte, las mayores tasas de curación objetivas de estudios realizados en Estados Unidos debido a que la causa infecciosa esta asociada a una menor co-morbilidad en esta población y que los tumores asociados con infección por VPH presentan un curso clínico menos agresivo que los asociados a tabaco-alcohol.

‘La edad media de aparición es por encima de los 50 años, aunque los tumores de nasofaringe y glándulas salivares pueden aparecer antes’, aclara la SEOM.

Shutterstock
El cigarrillo es una de las principales causas de cáncer de cabeza y cuello.

PREVENCIÓN Y CURA

‘Como toda enfermedad, entre más temprano se detecte existe la probabilidad de un tratamiento exitoso’, afirma Pain Loo. Agrega que si esta enfermedad se detecta en una etapa temprana más del 90% de los pacientes se puede curar.

‘Lastimosamente esta enfermedad cuando llega a una etapa avanzada compromete la calidad de vida de la persona, hasta llegar a tener dificultad para comer y dificultad para respirar. Además, es un tumor desfigurante por lo que impacta grandemente el ambiente psicosocial de la persona’, explica.

Pain Loo resalta que el pronóstico de vida de la persona dependerá de la etapa en que se detecte la enfermedad. El tratamiento va a depender de donde este ubicado el tumor y en qué etapa está al momento del diagnóstico.

En el peor de los casos si la enfermedad se encuentra en un estado avanzado ‘se trata con quimio y radioterapia o una terapia sistémica, pero es a lo que no se quiere llegar’, dice el galeno.

Recomienda a la población tomar conciencia de la existencia de la enfermedad y, si presenta alguno de estos síntomas, acudir al médico especializado para una evaluación oportuna.