Cuando nos exponemos apropiadamente a los rayos solares éstos aportan grandes beneficios a la piel. Sin embargo, la sobreexposición representa un riesgo de contraer manchas, sequedad y cáncer de piel sino se toman los cuidados necesarios.

Para los dermatólogos una de las formas de evitar estos daños en la piel es la prevención o utilizar los protectores solares adecuados. Sin embargo, existen alimentos que además de nutrir la dermis también ayudan a reparar los daños causados por los rayos ultravioletas.

Shutterstock
El protector solar es importante en la prevención de melanoma.

Según la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) los alimentos ricos en antioxidantes como las frutas como bayas, granadas, ciruelas y verduras como el brócoli, coliflor, repollo, espinacas y otras verduras de hoja verde combaten el cáncer. Además, granos ricos en ácido fólico y vitamina D como frijoles y lentejas son ideales para prevenir el melanoma.

Hábitos alimenticios importantes

El doctor Manuel María Ortega señala que es esencial mantener buenos hábitos de protección de la piel desde la niñez como no tomar sol con la cara descubierta, usar protector solar de al menos SPF 30. Esto también incluye llevar una dieta balanceada rica en frutas y verduras. “Entre los alimentos “superestrellas” a la hora de prevenir el cáncer de piel están los de alto contenido de Beta-Carotenos, que son los de color naranja oscuro como el camote, zapallo y zanahoria.

Shutterstock

Ortega recomienda incluir una taza de zanahorias en las comidas diarias, especialmente durante los meses de verano.

Por su parte la dermatóloga, Nuvia Castro, añade que los cereales integrales, el huevo y el ajo son fuentes de selenio, un tipo de mineral que ayuda a regenerar y mejorar la elasticidad de la piel, protegiéndola de los las radiaciones solares.

Castro recomienda evitar las comidas con altos contenidos de grasa. Sugiere aquellas de alto contenido de fibra ya que éstas se mueven a través del intestino y las toxinas cancerígenas no pueden acumularse o almacenarse demasiado tiempo en órganos vitales. ”Comer estos tipos de alimentos con regularidad ayudan en la prevención del melanoma. Varios estudios han demostrado que el consumo de té verde ayuda en la prevención de cáncer de piel”, explica.

Te puede Interesar:  Hombres, a cuidarse del cáncer renal

Por su parte, Ortega, señala que aquellas personas que beben regularmente té verde o té negro (dos tazas al día) tendrán menos posibilidades de contraer cáncer de piel. Los tés son ricos en antioxidantes y combaten el desarrollo de células cancerosas. Su acción se potencia especialmente si se agrega una rodaja de limón (también rico en antioxidantes).

El médico menciona que los tomates son ricos en licopeno, uno de los antioxidantes más potentes. El licopeno desencadena enzimas que neutralizan sustancias cancerígenas y permite que se eliminen rápidamente del cuerpo. Esto se da especialmente si la dieta es alta en fibra.
Según Castro el jugo de aloe vera ayuda a calmar las quemaduras provocadas por el sol y a suavizar las arrugas que ocasiona, además sana tejidos y células muertas de la dermis.

“El jugo de aloe vera se puede usar como ungüento o incluirlo como ingrediente de los batidos para atacar el problema desde dentro”, asegura.

Shutterstock
El aloe previene manchas en la piel y las arrugas.

La OMS señala en su sitio web que las radiaciones ultravioleta, y en particular las solares, son carcinógenas para el ser humano y provocan todos los principales tipos de cáncer de piel, como el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma.

Para el años 2000 se diagnosticaron en el mundo más de 200 mil casos de melanoma y se produjeron 65 mil muertes asociadas a este tipo de cáncer. “Evitar la exposición excesiva y utilizar filtro solar y ropa de protección son medidas preventivas eficaces así como también llevar una alimentación rica en alimentos con antioxidantes”, explica la OMS.

Guardar