Todo evoluciona. Incluso la forma de conservar el cuerpo tonificado y sin grasa demás. El ritmo de vida agitado hace cada día más difícil encontrar tiempo para una actividad física regular o una alimentación saludable. Frente a eso, las mujeres hoy piden tratamientos corporales que les ayuden a mantenerse en forma, con un mínimo de esfuerzo.

Cada año se lanzan nuevos aparatos que a través de láser, calor, radiofrecuencia y electroestimulación, buscan satisfacer a las mujeres -y hombres- en su deseo de adelgazar, perder medidas, ganar masa muscular, tonificar y eliminar celulitis.

¿FRÍO O CALIENTE?
La doctora Johanna Marcucci, especializada en Medicina estética, comenta que existe una gama amplia de tratamientos remodelantes. Unos están basados en la emisión controlada de bajas temperaturas (frío) y otros, en los efectos del calor sobre el tejido adiposo y el proceso de necrosis que este aumento de temperatura provoca en las células grasas.

“Esto no significa que un tratamiento en específico es mejor que otro, pero el poder disponer de gran variedad, supone poder elegir el más adecuado según la demanda y necesidad de cada paciente”, asegura la doctora.

Antes de iniciar un tratamiento, es importante considerar cualquier condición de salud. “Las contraindicaciones, no solo de láser sino de casi cualquier tratamiento estético, se presentan en aquellos pacientes con cáncer, infecciones activas, con marcapasos, mujeres en embarazo o lactancia”. De allí la importancia de atenderse con personal médico.

MÁS ALLÁ DEL CALOR

BTL Vanquish Me consiste en la aplicación de radiofrecuencia sin tocar la piel.
BTL Vanquish Me consiste en la aplicación de radiofrecuencia sin tocar la piel.

El calor como método para eliminar la grasa y reducir medidas hace años es usado en la estética. Ahora las últimas tecnologías de este tipo, como el caso de BTL Vanquish Me, logran que el aparato no toque la piel del paciente, lo cual lo hace más seguro e higiénico.

El dermatólogo Reynaldo Arosemena, quien aplica este tratamiento, explica que “este aparato produce una irradiación a base de ondas de radiofrecuencia que calienta los adipositos, produciendo que disminuyan de tamaño y que haya una reducción de tallas”.

Este método no invasivo aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), salió al mercado hace un año, y se recomienda para tratar grasa localizada en muslos, piernas, abdomen, cintura y el área subglútea. “Uno puede disminuir medidas de una forma ambulatoria, cómoda y segura, sin dolor y sin tocarte la piel, a diferencia de otros tratamientos”, expresa el médico.

Arosemena indica que esta tecnología puede ser utilizada en personas entre 21 a 65 años. “Quien más se lo hace es la gente ocupada que no tiene tiempo para ir al gimnasio, y que tiene que verse bien para ser exitosa”. Aclara que las personas con prótesis metálicas dentro del área a trabajar, así como mujeres embarazadas o personas que no puedan estar acostadas, no pueden someterse al dispositivo.

El tratamiento consta de cuatro sesiones, una cada semana, cuya duración es de 30 a 45 minutos. El único prerrequisito es la hidratación adecuada. Comenta el médico que a partir de la primera sesión se pueden ver los cambios y los resultados completos se notan de dos a cuatro semanas después de la sesión final. “Los resultados son dramáticos, en cuestión de un mes ya se ve la diferencia. Las medidas se reducen dependiendo del tamaño del panículo adiposo: así, entre más gordo se es, más se reduce”.

“Si la persona se alimenta bien y hace ejercicios, se obtienen mejores resultados. Después del tratamiento, si se come mal, se vuelve a engordar. Esto no es magia, no es una liposucción, es una alternativa terapeútica efectiva para mejorar el aspecto físico”, advierte Arosemena.

LÁSER: UN ARMA CONTRA LA GRASA

El cirujano dermatológico Suneel Chilukuri presentó el SculpSure durante el XI Congreso Mundial de Dermatología Cosmética en Panamá.
El cirujano dermatológico Suneel Chilukuri presentó el SculpSure durante el XI Congreso Mundial de Dermatología Cosmética en Panamá.

El láser es otra tecnología ampliamente usada; entre los métodos más recientes está un tratamiento no invasivo cuya novedad consiste en que provoca apoptosis (destrucción celular) de las células grasas, lo cual permite deshacer los adipocitos que se acumulan en áreas específicas del cuerpo. El Sculpsure fue lanzado en Panamá, por CynoSure, hace dos meses en el Congreso Mundial de Dermatología Cosmética.

“Los adipocitos son células especializadas que se encuentran en la grasa corporal, cuya función es almacenar lípidos. Dichas células se crean desde el nacimiento hasta culminada la adolescencia. Después de esta etapa, el cuerpo humano no genera nuevos adipocitos, por lo cual destruir adipocitos en adultos permite modificar permanentemente un área del contorno corporal”, explica el cirujano dermatológico estadounidense Suneel Chilukuri, quien presentó el tratamiento en Panamá.

“SculpSure es el primer equipo aprobado por la FDA de Estados Unidos y la Asociación Española de Normalización y Certificación de España, con tecnología de láser para la reducción permanente de grasa en forma no invasiva, ya que altera la estructura celular de las células grasas”, explica Álvaro Barés, director comercial de CynaSure en Centroamérica.

“Las células de grasa son expuestas a temperaturas de 42° a 47° Celsius, en varios intervalos de calentamiento y enfriamiento durante 20 minutos. Esto trastoca y altera su estructura celular y genera así la atrofia de las células”, explica Suneel Chilukuri. “Minutos después, el cuerpo desarrolla una apoptosis, un proceso natural controlado que destruye las células atrofiadas por el procedimiento láser. Luego, estas células son eliminadas por el organismo a través del sistema linfático durante las siguientes seis a ocho semanas”, añade.

Cada sesión del procedimiento dura 30 minutos y puede atrofiar el 24% de la grasa corporal tratada. Según el dermatólogo Chilukuri, “se necesitan entre dos o tres sesiones, y ver las condiciones del paciente, para eliminar la grasa”. Explica que luego de una sesión, la grasa demora en salir del cuerpo unas seis semanas, por lo que se debe esperar ese tiempo antes de hacer la próxima sesión. De manera que el tratamiento dura de tres a cuatro meses.

Además de que el tratamiento es corto y se realiza en pocas sesiones, otra ventaja que destaca Chilukuri es que “no se hace succión del tejido, como en otras tecnologías, que puede ser muy molesto para los pacientes”.

SculpSure consta de cuatro cabezales que se colocan con unas fajas en cualquier zona que el paciente quiera tratar. “Cada uno va a generar láser de 1060 nanómetros de longitud de onda, que se sintoniza específica y únicamente con la grasa”, detalla.

Barés explica que el método además tensa la piel porque el calentamiento subdérmico produce una contracción que reduce la flacidez.

Te puede Interesar:  En verano somos más propensas a las infecciones vaginales

GIMNASIO Y ESTÉTICA A LA VEZ

Be Smart utiliza un sistema de electro estimulación muscular.
Be Smart utiliza un sistema de electro estimulación muscular.

No todas las tecnologías implican estar acostados. Otras exigen estar en movimiento y lo que hacen es maximizar los resultados del esfuerzo físico.

Be Smart es un laboratorio fitness que por medio de la tecnología EMS (Electro Muscular Stimulation), permite ejercitar de forma inteligente, eficaz y eficiente todo el cuerpo a la vez y en tiempo récord de 20 minutos. Los músculos se contraen 85 veces por segundo y se activan hasta las zonas más profundas”, detalla Alejandro Ochoa Arango, administrador y propietario del local en Panamá de esta franquicia colombiana.

“Cuando uno hace ejercicio tradicional, los estímulos de los músculos son voluntarios. La electroestimulación envía unos estímulos involuntarios al músculo que hace que ocurra una contracción. Entonces, en un entrenamiento de 20 minutos, vamos a tener los dos estímulos: el voluntario que envía la persona desde el cerebro, que lo da la médula y después va al músculo, y el estímulo artificial que envía la máquina. Por eso es que un ejercicio convencional se potencializa con este método”, asegura Ochoa.

La sesión de Be Smart se realiza con un traje biotrónico que se conecta por medio de un cable a la máquina que envía los estímulos. “Cada sesión de 20 minutos equivale hasta tres horas de gimnasio convencional y abarcamos todos los grupos musculares”, dice Ochoa. Indica que la tecnología se puede usar para diferentes fines, desde bajar de peso y aumentar masa muscular, hasta relajación y rehabilitación por una lesión. A la séptima sesión se empiezan a ver los resultados, asevera. El entrenamiento es personalizado y lo dirige un entrenador certificado en el método.

“Antes del entrenamiento al usuario se le da una bebida isotónica para que esté hidratado y post entrenamiento se le brinda una bebida proteica para ayudar a la recuperación muscular después del ejercicio”, dice.

Esta tecnología no puede ser usada por personas que sufran hemofilia, trastornos convulsivos y diabetes, ni que tengan marcapasos o mujeres embarazadas.

El método puede ser utilizado como rutina de ejercicios dos veces por semana. “Se recomienda que la personas dejen pasar entre entrenamientos dos días mínimo para descansar el cuerpo. Lo ideal es que la persona sea constante para poder ver resultados mucho más positivos, porque como toda actividad física, si después no vuelves, vas a perder los objetivos que conseguiste”.

Atletas de alto rendimiento, como el medallista olímpico jamaiquino Usain Bolt, lo utilizan para complementar su entrenamiento.

MEZCLA ENTRE GIMNASIO Y SPA

En Figurella se hace una evaluación inicial a la mujer, donde se determina cuánto peso y cuántos centímetros de grasa debe perder. También se pesa a la mujer antes y después de cada sesión.
En Figurella se hace una evaluación inicial a la mujer, donde se determina cuánto peso y cuántos centímetros de grasa debe perder. También se pesa a la mujer antes y después de cada sesión.

Otro método que implica realizar actividad física con movimientos controlados es Figurella.

La fisioterapueta Nayarid Gómez, asistente en el centro Figurella, señala que este método italiano consiste en tres pasos: “El primero es un módulo térmico, una camilla con una cúpula transparente que adentro tiene la temperatura corporal (36.8 grados centígrados), donde la mujer durante 20 minutos realizará ejercicios y movimientos personalizados, dirigidos por una asistente, para las zonas donde se deba quemar grasas, bajar medidas, activar la circulación, mejorar la apariencia de la celulitis y tonificar el tejido”. Cada sesión en esta cápsula equivale a tres horas de ejercicio en un gimnasio, sostiene.

Dicha temperatura, tal como expresa la fisioterapeuta, activa la encima lipasa, que “es la única que se encarga de degradar la grasa. Esto ayudará a eliminar las adiposidades que están en ciertas áreas del cuerpo”.

La exposición al oxígeno activo, dentro de un aparato, es el segundo paso del método Figurella, que actúa como drenaje linfático.
La exposición al oxígeno activo, dentro de un aparato, es el segundo paso del método Figurella, que actúa como drenaje linfático.

Luego, la persona es sometida a un baño de oxígeno activo enriquecido en todo el cuerpo, dentro de un aparato. Explica que el oxígeno es un acelerante en la eliminación de grasas y toxinas. “Ahí vamos a oxigenar los tejidos, mejorar la apariencia de la piel, retrasar el envejecimiento e hidratar. El oxígeno tiene muchos beneficios: es bacterizida, antimicótico y nosotros lo utilizamos también para que penetre por los poros, se vaya por la sangre y ayude a eliminar la grasa más rápido”, dice Gómez.

El tercer aspecto que contempla el tratamiento es la alimentación. “No son dietas porque éstas no funcionan, sino que es una manera de saber combinar los alimentos y alimentarse de una manera inteligente”, aclara.
Se recomienda seguir este método al menos dos veces por semana. El número mínimo de sesiones es 30.

Por lo general, según Gómez, se pierde entre tres a cinco centímetros de grasa por cada toma de medida (cada cinco sesiones). “Una vez que se haya terminado el programa, el tejido conectivo estará sano por completo, entonces la persona no volverá a subir”. Para que esto ocurra, la persona debe mantener hábitos saludables.

La presentadora de televisión Gabriela Moreno comenta que lo probó antes de su boda por tres meses. “Seguí al pie de la letra todas las indicaciones y me fue súper bien. Sentí mi metabolismo más acelerado y bajé rápido”.

Moreno resalta que una ventaja del programa es que es para mujeres “Es un ambiente relajado solo para mujeres, ideal para nosotras que buscamos tranquilidad”.

La fisioterapeuta Gómez manifiesta que el programa no tiene ninguna contraindicación. “Lo pueden hacer mujeres desde la primera menstruación, que es la fecha donde se termina de dosificar el hueso, hasta la vejez. Se puede realizar en cualquier etapa de la mujer, incluso en el embarazo”.

RECOMENDACIONES MÉDICAS
La doctora Johanna Marcucci recalca que “el paciente tiene derecho de saber qué procedimiento se le está realizando y qué se le coloca; discutir y conversar los efectos adversos posibles, firmar el consentimiento informado y hablar sobre las expectativas reales y los resultados que se pueden obtener con dicho tratamiento”, subraya. Según la doctora, todo tratamiento médico estético bien realizado por personal médico idóneo va a ser seguro y efectivo.

Marcucci recalca que “los pacientes deben estar claros que el que lo atiende sea un médico panameño idóneo (ya que actualmente muchos médicos extranjeros vienen a Panamá a trabajar pero no tienen idoneidad) y que además tenga estudios en medicina estética”. Aclara que la medicina estética “la practican desde médicos generales hasta especialistas como los dermatólogos, cirujanos plásticos, ginecólogos, internistas, médicos familiares”.

Insiste en no poner el cuerpo en manos de profesionales no idóneos; y hace hincapié en seguir siempre las recomendaciones post tratamiento.