Ser bella y protectora del medio ambiente, debería ser la mancuerna ideal para una mujer actual, consciente de que los recursos naturales son escasos.

Ya sea porque usamos los productos no adecuados para el cabello, porque olvidamos cerrar la regadera, o por cualquier otro motivo, cada vez que lavamos nuestro cabello podemos gastar considerables cantidades de agua, que seguro podrían estar necesitando otras personas (según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), alrededor de 663 millones de personas siguen sin acceso a fuentes de agua potable).

Desde la intimidad y el placer de nuestro baño podemos ayudar a preservar el medio ambiente. NaturVital, brinda de la mano del estilista Pascual Feliz, de Rafa Salón, algunos tips para ahorrar el recurso natural al momento de lavarse la melena. “De esta manera haces que una sesión completa de belleza sea un ejemplo de conservación y ecología en tiempos de sequía”, asevera Isabella Ferrer, gerente de mercadeo de la NaturVital, quien esclarece que la marca de productos para cuidado del cabello tiene como fuente de inspiración la naturaleza y por eso está comprometida con la protección del medio ambiente.

“El agua es un elemento esencial para la vida del ser humano, que podemos perder de una manera más fácil si no se toman las medidas oportunas para su conservación. Cada año que pasa aumenta su consumo, por lo que tenemos que ser conscientes de lo necesario que es para todos nosotros”, resalta Ferrer.

  • Bañarse con la regadera: Aunque a la mayoría nos guste tomar baños largos en tinas, para ahorrar agua recomiendo que la persona tome duchas. Los baños toman por lo menos 70 galones de agua, mientras una ducha gasta de 20 a 25 galones. Te ahorrarías un aproximado de 150 galones de agua al mes.
  • Tomar duchas de 5 minutos: Las personas cuando se lavan el cabello toman por lo regular de 15 a 20 minutos con el grifo abierto. Si tomas duchas de 5 minutos y apagas la regadera mientras te colocas los diferentes productos, salvas por lo menos 25 galones de agua por minuto.
  • Utilizar productos que sean específicos para tu cabello: Las líneas de productos tienen diferentes especificaciones para cada tipo de cabello. Si utilizas el producto correcto para tu hebra, solo necesitarás colocártelo y enjuagarlo una vez. Así ahorras no solo agua, sino también tu tiempo.

    Utilizar productos adecuados según el tipo de cabello, evita que uses más agua de la necesaria. Línea de productos para el cabello NaturVital.
  • Enjuagar el cabello con agua tibia antes de aplicar el champú: Si enjuagas el cabello con agua tibia antes de aplicar el champú, se aflojan los aceites del cuero cabelludo haciendo que la absorción de este y los demás productos, como acondicionador y tratamiento, sea mejor. Esto no solo ayuda a limpiar tu cabello de una manera rápida sino que también ayuda a tener un cabello sano.
  • No enjuagues y repitas: Si utilizas un producto correcto para tu cabello solo necesitarás una sola aplicación, a menos que el cabello se encuentre muy sucio.
  • Lavarse el cabello regularmente: 1 a 2 veces por semana es la frecuencia recomendable para lavarse el pelo. Esperar a que el cabello esté completamente sucio para lavarlo no es aconsejable por razones higiénicas, pero además puede ser perjudicial con el agua, pues entre más sucio esté el cabello, más agua necesitarás para lavarlo.
  • Recordar apagar la llave de la regadera: Cada vez que te termines de enjuagar cada uno de los productos (champú, acondicionador, tratamiento) es necesario cerrar la llave para evitar gastar más agua de la necesaria.
  • Utilizar los minutos del tratamiento para enjabonarse el cuerpo: Así cuando te toca la última enjuagada puedas terminar de limpiarte todo el cuerpo.