Con el inicio del año escolar a la vuelta, surgen algunos gastos que enfrentar. Uno de ellos es la compra del calzado escolar.

En ocasiones, para ahorrar un poco de dinero o simplemente por desconocimiento, los padres compran a sus hijos un calzado inapropiado. Esto puede resultar muy perjudicial. Está comprobado que cuando el calzado no cumple sus funciones de proteger al pie al contacto con el suelo y de soportarlo para su correcta postura, se pueden producir consecuencias negativas irreversibles en la marcha o en la adquisición de malas posturas.

Características del calzado

“Pensando en la comodidad de los estudiantes, el calzado debe ser de un material resistente, que ofrezca comodidad”, asegura la doctora Patricia González, directora del Centro Avanti de Rehabilitación Pediátrica Integral.

González también señala que el calzado escolar debe ser flexible, “que permita doblar la parte delantera de la suela con la mano y contar con un tamaño que permita el movimiento de los dedos”. Recuerda que el zapato debe dejar libre el tobillo, permitiendo al niño subir y bajar el pie, evitando posibles dolores y lesiones.

“Los modelos adecuados son aquellos que dispongan de cordones o velcro en el empeine. Esto hará que se adapte y sujete bien el pie. Deben ser de suela de goma, flexible y antideslizante para evitar caídas y resbalones”, dice la doctora sobre las características del calzado.

Agrega que un zapato adecuado “debe ser plano y de poco tacón; firme pero no duro, favoreciendo el equilibrio”.

A la hora de comprar

Cuando se va al almacén a hacer la compra, el menor debe estar presente. “Lo más recomendable es probarse los zapatos con las medias que usarán de uniforme”, dice, pues así se evitará comprar una talla no adecuada.

Te puede Interesar:  Tacones, el pecado favorito de las ‘celebs’

“No se debe elegir un zapato ni muy pequeño ni muy grande. Si se compra un zapato de mayor talla, tendrá consecuencias en la manera de caminar, puede crearle vejigas o lesiones; deformidades en los dedos, dolor en la planta del pie.

Una vez comience el período escolar, Patricia González sugiere que tanto los zapatos como las zapatillas escolares se usen por pocas horas al día. “Al llegar a casa el estudiante debe descansar sus pies”, resalta.

Una herramienta para elegir la talla correcta

Medidor de pie Brannock, que se sirve para saber la talla correcta.

Una talla de calzado correcta adicional a un ajuste adecuado, equivale a pies saludables. Para seleccionar la talla apropiada del calzado escolar, es necesario, además de considerar las propiedades del zapato, realizar una adecuada medición del pie.

En Panamá, las tiendas Payless ofrecen el servicio de un medidor de pie para niños, que permite elegir el calzado con el tamaño y la forma adecuada, dejando margen para que los dedos de los pies queden libres, permitiendo así el desarrollo de pies sanos.

El dispositivo denominado Brannock permite ofrecer un asesoramiento acertado a los padres para la elección del calzado adecuado para sus hijos. “Medir los pies de los niños es crítico porque los zapatos inadecuados pueden tener un impacto serio en el desarrollo y la salud del pie de un niño en los próximos años. No existe un pie promedio, por eso cada niño necesita ser medido individualmente para contribuir a la selección adecuada de los zapatos”, indica Omar Espinosa, Gerente de Payless Panamá.