La enfermedad cardiovascular es la causa número 1 de muerte prematura y discapacidad en el mundo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más personas mueren cada año por enfermedades cardiovasculares que por cualquier otra causa.

En 2012, 17,5 millones de personas murieron a causa de enfermedades cardiovasculares, lo que representa el 31%de todas las muertes a nivel mundial. De estas muertes, 7,4 millones se debieron a la cardiopatía coronaria y 6,7 millones se debieron a un accidente cerebrovascular.

Las estadísticas en América Latina son similares a las tendencias mundiales, con el 31 % de todas las muertes atribuidas a enfermedades del corazón, que también es la causa número 1 de muerte prematura en la región. En Panamá, el 24.9% de las muertes prematuras en 2014 fueron causadas por enfermedades del corazón (976 muertes totales). Más de 17,3 millones de personas mueren en todo el mundo por la misma razón, y se espera que el número aumente hasta 23,6 millones en 2030.

Ante un panorama poco alentador, desde el año 2000 cada 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, como pretexto perfecto para darle un giro a nuestros hábitos e iniciar una nueva vida. Esta iniciativa de la Federación Mundial del Corazón con el apoyo de la OMS y la UNESCO, que se celebra en más de 100 países de todo el mundo, tiene la intención de dar a conocer masivamente las enfermedades cardiovasculares, su prevención control y tratamiento.

21 días para un corazón más saludable

Un consejo del Manual de Abbott "21 días por tu corazón" es comer más sano.
Un consejo del Manual de Abbott “21 días por tu corazón” es comer más sano.

Paralelo al Día Mundial del Corazón, este año Abbott, una compañía global dedicada al cuidado de la salud, anunció la iniciativa 21 días por tu corazón para ayudar a la gente en Panamá a vivir una vida más saludable, a través de una buena salud del corazón.

“La enfermedad cardiovascular está aumentando considerablemente. El mejor tratamiento para esta condición es la información, con el fin de evitarla. A través de la campaña 21 días por tu corazón queremos ayudar a la gente a adoptar un estilo de vida más saludable y ofrecerles consejos para tener hábitos positivos que beneficiarán su salud cardíaca”, dice el doctor Arturo Arellano, Director Médico en Abbott para Centroamérica y el Caribe.

Según el doctor Arellano, con pequeños cambios en la rutina, se puede mejorar la salud y el trabajo hacia una mejor calidad de vida. “Si un gran número de factores de riesgo son controlados desde la infancia y se siguen hábitos saludables, podemos reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón en la edad adulta”, destaca.

Abbott también formará parte en la celebración oficial del Día Mundial del Corazón Panamá, celebración organizada por la Fundación Panameña del Corazón. Para apoyar la causa, el 1 de octubre a las 9:30 de la mañana, en el salón Vasco Nuñez del hotel El Panamá se impartirán charlas a pacientes sobre la importancia de una buena salud cardiovascular así como datos para prevenir estos padecimientos y llevar un estilo de vida saludable.

La prevención es clave

Realizar actividad física es otra forma de ayudar al corazón.
Realizar actividad física es otra forma de ayudar al corazón.

La buena noticia es que las enfermedades del corazón se pueden prevenir. “Una dieta saludable, actividad física regular y no consumir tabaco son las claves para la prevención. También es importante visitar al médico con regularidad, incluso si la persona no sufre de una enfermedad actual”, señala el galeno. Otros factores importantes incluyen la limitación de la ingesta de alcohol, y mantener un registro e historia del aumento y pérdida de peso, la circunferencia abdominal, presión arterial, el colesterol, la frecuencia cardíaca, los niveles de azúcar en la sangre y el índice de masa corporal.

“Es importante señalar que el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca aumenta con la edad y que hay personas que son más propensas a padecer este tipo de enfermedades. Sin embargo, si nos ocupamos de nuestro corazón por adelantado con hábitos saludables, y se realiza un chequeo médico anual, es posible disminuir considerablemente el riesgo”, afirma Arellano.