El que visite China y no vaya a La Gran Muralla definitivamente no visitó este país asiático. Esta obra que consta con 21 mil 196 kilómetros de extensión total, con una altura entre seis y siete metros y de cuatro a cinco metros de ancho, es uno de los símbolos más representativos de China. Actualmente la Gran Muralla es considerada una de las nuevas siete maravillas del mundo y fue designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987.

Una vez llegas a las faldas o a la entrada hacia la Gran Muralla es muy importante que elijas bien el sector que deseas visitar, ya que el sitio consta de variadas secciones y cada una posee sus propias peculiaridades. El precio de la entrada a la muralla depende de la sección que desees recorrer y debes asegurarte de llevar buen calzado y ropa. Cabe destacar que no es posible recorrer esta gran obra en un solo día.

Yelina Pérez | Revista MIA
Para los chinos los turistas son muy importantes por eso se toman fotografías con ellos.

Experiencia desde el aire en telesilla

Para este recorrido nuestro guía turista Ray Chan nos recomendó el área de Mutianyu, sin embargo para llegar allí (cima)  había que hacerlo caminando o a través de un telesilla, y adivinen…  elegimos la segunda opción pues, con telesilla es más rápido llegar a esta parte de la muralla sobre todo si andamos contra el tiempo. La experiencia es inolvidable.

Desde las alturas se podía apreciar los árboles con sus coloridas hojas otoñales, la alegría de las personas subiendo a la cima era muy notable. Otras de las cosas que se apreciaba mientras nos acercábamos a la cima es un largo tobogán, donde las personas se deslizan para descender una vez han terminado el recorrido por la Gran Muralla en el sector de Mutianyu.

Sitio desde donde subes en telesilla hasta la Gran Muralla.

Recorrido por la zona de Mutianyu

Una vez bajas de la telesilla hay dos opciones de recorrido, el sector de Badaling que está a la derecha y Mutianyu a la izquierda, siendo este último el elegido para nuestra aventura por esta gran obra. Sin saberlo tomamos la mejor decisión, puesto que el sitio concentra menos personas. Según Chan, Badaling es el sector más visitado y el más famoso de todos porque fue restaurado hace algunos años.

Yelina Pérez | Revista MIA
Sección de Badaling en la Gran Muralla China.

Mutianyu es una gran zona a recorrer, posee varias torres en ruinas, un terreno bastante desnivelado y bosques a su alrededor que hacen que las fotos sean mucho más bonitas. Debido a la sinuosidad de la estructura recuerda llevar agua para hidratarte.

Otras de las particularidades de estar en la Gran Muralla son los vendedores de todo tipo de artesanías distintivas del lugar, te halan de las manos o se te acercan para que lleves un recuerdo de tu paso por la muralla.

Yelina Pérez | Revista MIA
La redactora  Yelina Pérez  en la sección de Mutianyu en la Gran Muralla China.

Para emprender nuestro descenso tomamos un atajo y llegamos al área del tobogán, en el que manejas tu propio ‘cochecito’ con freno que te lleva al inicio de la Gran Muralla.

Durante el descenso por el tobogán pasas por debajo de estructuras metálicas en forma de túnel que dan una sensación de velocidad muy emocionante y las guirnaldas que le da un toque de carrera festiva. También hay cámaras de seguridad y megáfonos que indican las curvas que se acercan. Al finalizar este gran recorrido la sonrisa de satisfacción es muestra de que la pasaste súper bien en la cima de la Gran Muralla.

Primer tramo del tobogán.

Almuerzo en las faldas de la Gran Muralla

Luego de recorrer tan magnífica obra llegó la hora de almorzar las delicias de la comida china en las faldas de la Gran Muralla, sitio que originalmente fue construido para proteger al Imperio Chino de los “bárbaros” mongoles llegados del norte, y que  hoy  es visitada por un sinnúmero de turistas de todo el mundo.

Viaje cortesía de HUAWEI