Que si el tono de las baldosas, de los muebles, del piso, de las paredes…En fin, elegir la gama de colores de la cocina necesita una planificación para lograr un espacio de ensueño en el corazón del hogar. Pero no solo eso, ahora se dio a conocer que el color de la cocina también influye en otros aspectos.

Un informe elaborado por la firma inmobiliaria y de diseño Zillow Digs, arrojó que el color de la pintura de la cocina también puede afectar al precio de venta de una casa. El color blanco, que se creía el favorito de todos los tiempos, ha quedado atrás por el estilo de la vida moderna, donde los compradores no tienen mucho tiempo para mantener el espacio impecable.

Las cálidas cocinas amarillas (en cuya gama también se incluyen las cremas), se venden mucho mejor (1.200€), por encima de las resplandecientes cocinas de color blanco, que se comercializaron por 1.200 € menos, según el informe, que analizó alrededor de 50 mil viviendas vendidas en todo Estados Unidos.

Tonos como el gris y el verde, que pueden darle un aire un poco más oscuro al espacio, son otras tonalidades que se miran en el informe como aquellos que también preferían los compradores.

El mito de que las cocinas blancas son las preferidas ha quedado atrás.
El mito de que las cocinas blancas son las preferidas, ha quedado atrás.