Este mes, cientos de panameños salieron a limpiar las playas del país como parte de la celebración de septiembre como Mes de los Océanos. Las horas que dedicaron a retirar de la orilla los desechos que las personas han  arrojado al mar, contaminándolo, marca una acción concreta por la conservación del planeta.

Dos mujeres que salieron a recoger basura de las playas este mes cuentan sus momentos frente al mar y lo que hacen para cuidarlo.

Tuti De León en limpieza de playas en Punta Barco.
Tuti De León en limpieza de playas en Punta Barco.

 

¿Basura al mar? ¡Jamás!

Tuti De León ha participado en varias limpiezas de playa y ha liberado tortugas neonatas este año como parte de la campaña #QueXopaConElMar de Super Deportes, que promueve la conservación de los océanos.

Ella dice que su regla número 1 de respeto al mar es: “NO TIRAR BASURA JAMÁS, JAMÁS” (e insiste en que se escriba con mayúscula cerrada). “Bajo ninguna circunstancia. Es la regla que me enseñaron mis papás y la que le repito a mis hijos”.

Hermosos momentos frente al mar dice que ha tenido muchos, y recuerda uno en particular: “Entramos a Playa Morrillo mi esposo, mi hijo y yo. Mi hija estaba afuera jugando con la arena. Estábamos los tres en el line up esperando la ola. El agua transparente que podías ver el fondo y un atardecer nublado pero el sol pintaba las nubes por detrás. ¡Fue lo máximo!”
jenny-echeverria
Jennifer Echeverría es directora de educación ambiental de ANCON, y participa de las limpiezas de playa de la asociación.
Frente a una tortuga marina en Tonosí
Jenny Echeverría vive para enseñar a cuidar el medio ambiente, como directora de Educación Ambiental de ANCON. Esta asociación ambientalista realizó una limpieza de playa en Costa del Este el 25 de septiembre, y, por supuesto, Jenny estuvo allí.Afirma que el  mar necesita “Que veamos en él una fuente de vida y riqueza para nuestras presentes y futuras generaciones; necesita que sintamos que es el hogar de cientos de especies y que debemos protegerlo y sentirnos orgulloso de vivir entre dos océanos. No podemos ser más afortunados”.Y lo que “no necesita” el mar de las personas es que “lo usemos como un basurero. Que dejemos desechos en la arena. No cuidarlo”, recalca.

Te puede Interesar:  La guardiana del medio ambiente

Cuenta que el encuentro con un ser marino más impresionante que ha tenido fue con una tortuga marina en Isla Cañas, Tonosí. “Hace mucho tiempo, en el mes de junio, observé que con cautela, si ser vista, sale del agua, con sus fuertes aletas, se arrastra lentamente sobre la arena, en donde seguramente había nacido. Llegaba a desovar una linda hembra tortuga olivácea, Lepidochelis olivacea, también llamada mulato o golfina. Cada tortuga puede poner de 85 a 95 huevos en una solo noche, oportunidad para concientizar a los turistas y residentes sobre la importancia de la preservación de estas especies”.