“Las necesidades nutricionales de la  embarazada aumentan, pero las porciones ¡no! Las raciones deben ser controladas y la dieta  balanceada para llevar a buen término la gestación”.

Si ingerir todos los días frutas y vegetales es un hábito que reduce el riesgo de padecer un montón de enfermedades, en el caso de las mujeres embarazadas, esto se convierte en una regla de oro para garantizar la salud del bebé y de la madre, señala la nutricionista y dietista, Fanny de Cardoze.
“Una alimentación saludable prepara al cuerpo para el embarazo y ayuda a asegurar el crecimiento y desarrollo de las habilidades cognitivas y físicas del bebé”, detalla.
La nutricionista afirma que la gestación es una etapa con necesidades nutricionales especiales que la madre debe satisfacer a través de una dieta variada y completa, con aquellos alimentos que aportan nutrientes de calidad tanto para la madre como para el bebé.

Nutricionista panameña, Fanny de Cardoze.

Durante el embarazo no hay que hacer cambios drásticos en la alimentación, al menos que se tenga alguna condición de bajo peso, sobrepeso o alguna enfermedad de alto riesgo como la diabetes.

  1. La actividad física debe ser parte del estilo de vida de la embarazada. Si no hay ningún riesgo médico en el embarazo, se puede caminar, bailar, incluso acudir al gimnasio —si es de las mujeres que creció haciendo ejercicios— siempre que haya instructores certificados. No obstante, siempre se debe consultar al médico.
  2.  Durante el embarazo la mujer debe ganar un máximo de 28 a 30 libras. Para cumplir esa meta se deben consumir por lo menos dos frutas y dos porciones de vegetales diariamente. Evitar o disminuir alimentos fritos o cuyo contenido sea alto en grasa, disminuir alimentos dulces y controlar las porciones de todo lo que coma.
  3. 3. Si una embarazada lleva una alimentación balanceada aporta al bebé todos los nutrientes necesarios para su desarrollo. La futura madre es responsable de los alimentos que selecciona en su dieta.
  4. Todas las frutas y vegetales son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y fibras. “Siempre recomiendo frutas y vegetales de estación. Son más frescas y económicas”.
Shutterstock
Las frutas ayudan a depurar el organismo.

Vida saludable
Durante el primer trimestre de embarazo, para una mujer menor de 30 años la ingesta debe ser de dos mil calorías diarias. Para mujeres mayores de 31 años, serían mil 800 calorías.

1. El 70% de la dieta debe estar compuesta por cereales, pan y pastas preferiblemente integrales.

2. Se debe ingerir al menos cinco raciones diarias de frutas, verduras y vegetales (ñame, otoe, brócoli, lechuga, repollo).

3. La embarazada debe comer de dos a tres porciones diarias de proteínas y de dos a tres porciones de lácteos desnatados.

4. La creencia de que la embarazada tiene que comer por dos es falsa. Un aumento excesivo de la ingesta de calorías conllevará a un mayor riesgo de obesidad materna y a un mayor peso fetal.

Desde mi punto de vista nutricional considero que toda embarazada debe prestar mucha atención a su peso. Si está en bajo peso tratar de subir algunas libras de forma saludable y si está en sobrepeso debe bajar las libras demás consumiendo alimentos en porciones pequeñas, de calidad y mucha agua”, asegura Fanny de Cardoze.