Una de las maneras más seguras y divertidas de vivir en familia un deporte de adrenalina es hacer un tour de canopy o recorrido en zipline a través del bosque, entrando en contacto con la naturaleza, pero desde las alturas.

El canopy se basa en deslizarse, colgando de un cable y un arnés, por encima de las copas de los árboles. Es un viaje excitante que permite apreciar la selva tropical desde una panorámica singular y con vistas impresionantes.

Recogemos seis circuitos de canopy en diferentes lugares de Panamá.

CON VISTA AL VOLCÁN

Desde Boquete Tree Trek, en Chiriquí, familias divisan cascadas, aves exóticas y el volcán Barú desde las alturas. Según el gerente general, Jorge Tovar, son doce líneas de cables y los árboles que los sostienen son altos, fuertes y resistentes, lo que permite estar entre 30 a 60 metros sobre el suelo en una aventura diseñada para grandes y chicos.

Sin embargo, existen restricciones en cuanto al peso máximo de los participantes: 170 libras (77 kg) para mujeres y 250 libras (113 kg) para hombres. Antes de empezar, “el guía brindará una charla sobre las reglas de seguridad y de comportamiento” que se deben seguir mientras se esté en las alturas, comenta.

Tovar indica que en este circuito pueden participar niños de seis años en adelante. Los menores de esa edad deben ir acompañados de sus padres en el arnés.

Este servicio de canopy se realiza en tandas de 8:00 a.m., 10:30 a.m y 1:00 p.m. Tiene una duración estimada de tres a cuatro horas. El costo por persona es de B/. 65.00.

EL MAR DESDE LAS ALTURAS
El canopy que realiza Cañas Jungle Adventures, en Los Santos, tiene algo diferente y es que permite admirar los paisajes de las playas de isla Cañas, además de animales silvestres como venados, señala el gerente del parque, Marcelo González. Este canopy cuenta con 10 líneas y una extensión total de tres mil metros, incluida una línea de 400 metros. Es apto para niños mayores de cinco años y adultos en buenas condiciones. Dura de una hora y media a dos horas y se realiza en grupos de dos a 10 personas en horarios de 8 a.m. a 3 p.m.

Se sugiere vestir pantalones largos para protegerse de roce con los árboles y zapatos cómodos. El tour cuesta B/. 55.00 por persona.

EN EL CARIBE
Panama Outdoor Adventures se encuentra en María Chiquita, en la Costa Arriba de Colón. El gerente general, Sharky López, asegura que el canopy es una actividad divertida y sencilla, ideal para todas las edades y tipos de personas, pero es importante ser responsable y seguir las normas de seguridad como en cualquier deporte de aventura.

Te puede Interesar:  Un día para generar conciencia sobre la epilepsia

El zipline toma una hora y media. “Cuenta con nueve cables y 12 plataformas en la selva con vistas impresionantes de la biodiversidad panameña, además del mar Caribe”, asegura López. Ofrecen transporte desde la ciudad de Panamá y permiten a niños de tres años en adelante hacer el recorrido. Antes de iniciar, los participantes reciben una breve orientación en las cabañas de la agencia. La aventura tiene un costo de
B/. 60.00 por persona. También ofrecen otros tours como tubing en río, jungle safari y camping por 24 horas.

CRUCE POR EL LAGO GATÚN
El canopy de La Granja, en Colón, tiene la particularidad que atraviesa el lago Gatún. La duración es dos horas y consta de cinco líneas de dos mil 500 metros de extensión; dos pasan por el lago y el resto pasa por el área boscosa. Pueden realizarlo niños de siete años en adelante y el valor por persona es de B/.50.00. “Si los visitantes siguen todas las instrucciones de los guías no existe riesgo alguno. Incluye traslado y almuerzo según el paquete que elija”, explica Margarita Rosse Shaikh, gerente de la granja.

El canopy puede ser parte de un tour más completo de agroturismo que incluye estar cerca de búfalos y otros animales de la granja.

EN ISLA BASTIMENTOS
Siete líneas de cables con longitud de mil metros unen árboles en la playa Red Frog, en isla Bastimentos, en Bocas del Toro. La visita al Zipline Canopy Tour inicia con el traslado en bote desde isla Colón hasta Bastimentos. El recorrido por las siete líneas dura dos horas si es en grupo de 15 personas y lo pueden realizar niños de cuatro años en adelante, quienes deben ir acompañados por sus padres.

“Aparte de las vistas al mar, con suerte podrá observar parte de la fauna como las ranas rojas venenosas, perezosos, monos aulladores y varios tipos de aves”, señala Jessica Miranda, supervisora del hotel Red Frog Bocas del Toro, que ofrece el tour.

Es recomendable usar ropa cómoda y evitar la ropa suelta que pueda enredarse en ramas. Este tour se realiza con lluvia o sol, así que debe ir preparado para mojarse en caso de lluvia y llevar zapatos con buena tracción.
El peso máximo permitido es de 250 libras (113 kg). Tienen un costo de B/. 55.00 por persona.