El pasado 17 de septiembre fue la 69 edición de los Emmy, los premios a la excelencia de la televisión estadounidense.

La alfombra roja del Teatro Microsoft de Los Ángeles, California, es una de las más esperadas del año, pues las celebridades despliegan todo su arsenal de moda y belleza e imponen las próximas tendencias que estarán en boga.

Aunque este año la pedrería no fue el común denominador, sí hubo telas metalizadas, escotes profundos en la espalda y el pecho, algo de encajes, y sobre todo, mucho tul.

En cuanto a colores, la red carpet se llenó, como de costumbre, de elegantes trajes negros, blancos, rojos y plateados, de todos los largos, cortes y estilos.  Sin embargo, el fucsia fue el gran protagonista de la noche: lo llevaron algunas celebs, como la actriz estadounidense Jane Fonda, considerada por los críticos como una de las mejores vestidas de la gala.

Entre los colores clásicos, resaltó el blanco, en el vestido drapeado corte de sirena, de la colombiana Sofía Vergara. También el vestido midi en rojo satinado, de Nicole Kidman que llevó con una sandalia con piedras y otra sin ellas. Sin obviar el traje negro ceñido y escotado de Susan Sarandon.

Incluso, la actriz Mandy Moore se arriesgó a romper la sobriedad de su vestido de tul en blanco y negro, pintando sus labios del atrevido color.

EFE/Jimmy Morris
La actriz estadounidense Mandy Moore llevó el atrevido color en sus labios.

El rosa palo que utilizaron varias actrices, el amarillo de Angela Sarafyan, el violeta de Ruby Modine y el naranja de Viola Davis, también llamaron la atención sobre la alfombra roja.

Colores llamativos en los Emmy