Poeta, político, docente, ministro y fiel creyente de su país. Así era Eduardo Ritter Aislán, un panameño que hizo grandes aportes a su país, los cuales serán repasados en la muestra “Eres luz y palabras”.

La exhibición, organizada por la Biblioteca Nacional de Panamá, conmemora los 100 años del nacimiento de Ritter y se realizará durante un mes a partir del 22 de septiembre en la Sala Panameña, de lunes a sábado, desde las 9:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde. El día de la inauguración de la exposición (a las 6:00 p.m.), habrá un conversatorio con representantes de la Academia Panameña de la Lengua, de la que fue miembro.

Sus aportes
Ritter Aislán perteneció a una generación de panameños que tuvieron como principal preocupación el desarrollo de su país y de su gente. Tenía muy claro el papel de la educación y el alcance de ésta. No en vano ocupó el cargo de ministro de Educación.

En el año 1941 se graduó de licenciado en Humanidades en la Universidad de Panamá, luego, en el año 1943, egresó como doctor en filosofía de la Pontificia Universidad Católica Javeriana de Bogotá.

Fue profesor de Español en el Instituto Nacional y en las universidades de Washington y Jefferson. También enseñó lenguas romances en la Universidad de Howard y Filosofía en la Universidad de Panamá.

El abogado Jorge Eduardo Ritter promueve acciones para mantener vivo el nombre de su padre Eduardo Ritter Aislán y todo los aportes que éste hizo para Panamá. Ed Grimaldo
El abogado Jorge Eduardo Ritter promueve acciones para mantener vivo el nombre de su padre Eduardo Ritter Aislán y todo los aportes que éste hizo por Panamá.

“En la vida pública mencionaría dos aportes de mi padre: el principal, la creación del IFARHU durante el corto tiempo que sirvió como ministro de Educación, y su trayectoria muy destacada en la Organización de Estados Americanos (ganó cuatro votaciones para Secretario General de la Organización, y ante la evidencia de que se había producido un impase insalvable, prefirió retirarse para no someter al organismo a un interminable proceso de desgaste”, rememora su hijo, el abogado Jorge Eduardo Ritter.

También dejó una nutrida producción literaria. “Mi padre cultivó en lo literario la poesía, ganó en varias ocasiones el premio Ricardo Miró en ese género, y escribió poemas románticos o filosóficos hasta el final de sus días”, menciona el hijo.

Te puede Interesar:  Encuentros de moda en Macrofest

Ritter: el padre, el hombre, el maestro
Jorge Eduardo Ritter conserva distintos recuerdos de su padre Eduardo Ritter Aislán, por los distintos ambientes donde creció y por las distintas actividades que desarrolló su padre. “Lo recuerdo frente a una máquina de escribir (no había en aquel tiempo ni siquiera máquinas eléctricas) escribiendo rápidamente la columna del día siguiente; dominando con su buen humor los cocteles; escribiendo discursos a mano (para él y para otros); preparando con fruición sus clases del día siguiente”, comenta.

Los panameños evocana Ritter por sus aportes sociales y culturales, pero más allá de esa figura pública, estaba un hombre de familia. “Por la vida diplomática de la última parte de su vida, nunca nos arraigamos en ninguna parte, constituimos una familia dispersa y errante, de manera que bien puede ser que los distintos hijos tengamos distintos recuerdos”, destaca Jorge Eduardo Ritter.

Ritter hijo es consciente de que la principal preocupación de su padre siempre fue la educación de los panameños. “Mi padre conocía bien el valor de la educación, pues provenía de una familia muy pobre (su padre era talabartero) y gracias a ella, él había logrado un nombre en el periodismo, en las letras, en la diplomacia y en la política”.

Hoy, Jorge Eduardo Ritter quiere que a su padre se le recuerde como un hombre polifacético, pero sobre todo honrado. “Él no claudicó de sus convicciones ni le hizo concesión alguna a la deshonestidad”, subraya.

Con motivo del centenario de su nacimiento, sus hijos están construyendo una página web con la obra poética de Ritter, artículos periodísticos y fotografías. Además, próximamente realizarán una edición actualizada de su obra poética, publicada en Colombia hace algunos años.