Graduado de Ciencias Políticas con énfasis en Estudios Latinoamericanos en The University of Texas, empieza a fijarse metas claras y su estrategia era aplicar lo aprendido en beneficio de la sociedad y lo logró. El periodista panameño Jaime Peluffo, hoy con 10 años de carrera en Univisión, encontró en su profesión ese puente que lo llevaría al mundo de las noticias fuera de las fronteras de Panamá.

Peluffo cuenta con más de 20 años de ejercer periodismo en distintos medios de televisión estadounidense.

Pero, ¿cómo Peluffo ejerció periodismo en un país tan competitivo como Estados Unidos? Su primera experiencia fue tras las cámaras como pasante en la estación de Univisión en San Antonio, Texas en 1991. Sin embargo, no todo en la vida es fácil, tuvo que aprender desde redactar, editar, hacer cámaras, reportajes hasta ser productor, lo que se conoce en los medios estadounidenses como VJ (video journalist). Este recorrido de mucho trabajo y sacrificio lo llevó a conquistar otras cadenas de televisión como Telemundo para la cual laboró 11 años y ABC News, televisión en inglés, donde laboró poco tiempo, pero a cada oportunidad le sacó el mayor de los provechos, dice.

Cecybel López
Considera que la humildad te lleva al éxito.

 

Aunque el canalero destaca que no es periodista de profesión, ya que, sólo tomó algunas clases (electivas) en comunicación, siente que fue de gran satisfacción tomar esa ruta. Gracias a esa pasión, dedicación y trabajo hoy es considerado uno de los periodistas latinos con mayor influencia en Estados Unidos y no es para menos, ha sido merecedor de ocho estatuillas Emmy (destacan cuatro trabajos individual y cuatro en equipo) coronándose así como el panameño con más premios de esta categoría.

Sin dejar de mencionar al panameño Edwin Pitti -quien es corresponsal de la Casa Blanca para la cadena de Univisión- acreedor de seis premios Emmys.  Le sigue la panameña Sara Suárez, actualmente directora de dos estaciones de Univisión en Estados Unidos, también posee una estatuilla Emmy.

Experiencia como reportero en Estados Unidos

De todos los reportajes que ha realizado hay varios que recuerda y han marcado su vida. Peluffo cuenta algunas de esas anécdotas.

“Cuando recién iniciaba como reportero me tocó entrevistar a un hondureño que había cruzado en tren a San Antonio, Texas. Según nos comentó, en ese viaje se resbaló y el tren le pasó por encima de sus piernas, las cuales perdió, pero el hombre sobrevivió. Cuando la enfermera le entregó un documento para que firmara dándonos su autorización de sacarlo en televisión me di cuenta que era analfabeta y a parte iba a ser deportado a Honduras -sin sus extremidades inferiores- de donde salió con piernas en busca de oportunidades. Desde que realicé ese reportaje no me quejo de nada o por lo menos procuro no hacerlo, me llegó profundamente”, señala Peluffo.

“Otro evento que recuerdo en detalle es cuando me interné en la selva La Candona, en Chiapas, México para hacer un reportaje sobre el Levantamiento Zapatista liderado por el Subcomandante Marcos. Lo vi en persona. Haber visitado la selva, bañarme en el río como los indígenas y ver como vivían, es algo inolvidable”, expresa.

Comenta que otra de las historias que cubrió e investigó, y, además le impactó fue “Vidas rentadas”, en ese reportaje desenterró un secreto entre algunos inmigrantes salvadoreños en Estados Unidos y además le mereció una estatuilla Emmy. “Entrevisté a varios inmigrantes de ese país que eran estafados por pandillas criminales en El salvador, quienes los obligaban a depositar dinero mensualmente desde Estados Unidos y si no pagaban los amenazaban con matar a familiares. Fue muy impactante porque nunca había conocido de ese tipo de extorsión, sobre todo a manera de pagos mensuales. Es impactante conocer cómo los inmigrantes huyen del crimen organizado en sus países, pero aún, estando lejos suelen ser tocados por los delincuentes que no escatiman para dar el golpe”, describe.

Cecybel López
Jaime Peluffo (primero a la derecha) trabaja en Univisión desde hace 10 años.

Añade que entre sus reportajes preferidos están los que impactan o cambian vidas de manera positiva. “Recuerdo uno que hice después de descubrir y confirmar que ciertos inmigrantes indocumentados pueden recibir pensión del seguro social de Estados Unidos si cumplen con algunos requisitos. Poco después, una conocida me contó de un inmigrante que vio el reportaje, tramitó la pensión y se regresó a su país a pasar sus últimos años con un ingreso mensual”.

“También hice un reportaje sobre una ley estatal en California poco conocida que obliga a hospitales a exentar de pago o reducir las cuentas médicas de personas con ingresos bajos o moderados. Inclusive mis jefes y compañeros de trabajo en la redacción desconocían de esa ley y recurso”, estas cosas que uno descubre y son para el beneficio de la comunidad me llenan a mi como periodista.

Recuerda que una entrevista de trabajo le preguntaron cuál de sus logros considera es el más importante y su respuesta fue “poder proveer para mi familia”.

¿Cómo llegó a Estados Unidos?

Según explica sus estudios primarios los realizó en la escuela Belisario Porras y la secundaria en el Instituto Justo Arosemena (IJA) en Panamá.

Sin embargo, por cosas del destino el 5 de junio de 1989, meses antes de la invasión estadounidense al país, se muda junto a su madre y padrastro a Texas, Estados Unidos, allí empieza un nuevo reto, desde aprender inglés hasta lograr sus metas como profesional.

“Aprovechamos que en ese tiempo Estados Unidos estaba evacuando de Panamá a ciudadanos estadounidenses y sus dependientes. Para ese entonces el difunto esposo de mi mamá era un americano retirado que vivía en el istmo y nosotros éramos sus dependientes. Debe ser que la invasión ya estaba planeada o era inminente”, destaca el presentador de noticias de Univisión.

Detalla que su mamá, quien es colonense, actualmente vive en San Antonio, Texas. Tiene una hermana y un hermano que también vivien en Estados Unidos y dos hermanos por parte de padre que viven en Panamá. Agrega que está casado con Paola y tiene dos hijos Meredith y Brandon.

Durante la entrevista Peluffo explica que su nombre verdadero es James Peluffo, pero, adoptó Jaime para darle un sabor más latino a su nombre cuando comenzó a presentar noticias en Univisión en San Antonio, Texas en 1997. Desde entonces Jaime Peluffo es el nombre que lo identifica como uno de los rostros periodísticos más comprometidos con la sociedad hispana en Estados Unidos.

Cecybel López
Peluffo presentando noticias en Univisión.

Muy sonriente el periodista panameño afirma que ese cambio de nombre le resulta irónico, ya que, en Panamá su familia y amigos lo conocen como James o Peluffin, de cariño.

Según Peluffo su mayor deseo es poder servirle a Panamá con su profesión y admira el trabajo que realizan sus colegas panameños. Manifestó que el periodista siempre debe indagar, preguntar, si es posible hasta molestar con la misma pregunta hasta recibir una respuesta correcta, no todos tienen criterio periodístico y eso es un hábito que se aprende y se cultiva.

Aconseja a aquellos que se enfilan desde las aulas de clases para convertirse en futuros periodistas que después de graduarse deben seguir leyendo porque la información y los temas son interminables. “Asegúrate de que tu pasión es ser reportero y no solo para salir en televisión. Cuando alguien solo busca figurar en la pantalla, regularmente no es buen periodista y no va a durar mucho”.

También recomienda ser humilde. “Sin humildad no se puede ser buen reportero. Hay que identificarse con la persona común para entender sus necesidades, problemas y demás. Eso te enriquece y te permite reconocer a primera vista, qué es importante para el público”, dice el panameño que cruzó las fronteras y gracias a su éxito hoy es ejemplo y orgullo para su país.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar