Si hay algo cierto, es que la música es un idioma universal que une a la gente. Al menos por un momento.

Cuando la banda musical de origen Neoyorquino Karikatura comenzó su presentación la mañana del 4 de mayo en el Instituto Nuestra Señora de la Merced en El Chorrillo, los niños y jóvenes dispuestos en el auditorio estaban un poco tímidos. Sus miradas y sonrisas mesuradas asomaban dudas y expectativas.

Era normal, muchos de ellos, como es el caso de Elianis Itzel Carranza Thompson, nunca antes habían asistido a un concierto de una agrupación internacional. Ni mucho menos sabía de qué se trataba el Global-Indie-Soul, género que interpreta la agrupación.

“Utilizamos un término llamado Global-Indie-Soul, que significa que somos genuinos y hablamos con el corazón. Son las tradiciones de otras partes del mundo, música buena para bailar, cosas que alimentan tu alma, tu corazón y tu mente”, describiría más adelante el bajista Eric Legaspi sobre la música de la banda.

Una contagiosa mezcla de cumbia, hip-hop, reggae, klezmer, indie-rock, merengue y ritmos latinos, eran interpretados por los seis integrantes de la banda, invitados al istmo por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. “Venimos de diferentes países, por eso le vamos a tocar música de Chile, de Haití”, explicaba con un español fluido durante el concierto Ryan Acquaotta, cantante de la banda.

Poco a poco, dejándose motivar por los juegos de palmas que dirigían los músicos, los chicos del público finalmente se abrían a la experiencia musical. Lo que empezó casi como una súplica de acompañamiento, terminó con un dinámico, espontáneo y efusivo coro al unísono, que llegó a la euforia cuando la banda interpretó un popurrí de tamboritos panameños.

Elianis, de 10 años, quien cursa quinto grado y practica el violín en el plantel, reconoce que le fascinó el concierto, “porque era casi todo en español y lo podía entender bien”. Cuenta que a ella le gustó cuando la banda interpretó la canción panameña  Guararé, y su instrumento favorito fue la flauta. “Me ha gustado mucho la música y espero que toquen mas tiempo en Panamá”, menciona.

Una banda con un propósito social

Ed Grimaldo
Presentación de Karikatura en el Instituto Nuestra Señora de la Merced en El Chorrillo. De izquierda a derecha: Dima Kay (guitarrista y fundador), Ryan Acquaotta (cantante), Morgan Greenstreet, (baterista), Eric Legaspi (bajista) y Noah Dreiblatt (saxofonista).

El deseo de Elianis no es descabellado. Karikatura, que desde el pasado 6 de mayo se encuentra en el país haciendo talleres y presentaciones gratuitas para niños y adolescentes en la Universidad de Panamá en Panamá y Colón, en el Casco Antiguo con la Fundación Danilo Pérez y en el Instituto Nacional de Música del INAC, aún no culmina su agenda.

Esta noche a las 7:00 darán el concierto Noches de Bolero en la Plaza Catedral del Casco Viejo. Mientras que mañana harán una presentación a la misma hora junto a Afrodisíaco, en el Circus Market & Fest de Costa del Este.

“Estamos muy emocionados por nuestra colaboración, en especial con el grupo panameño Afrodisíaco. Escuchamos tocando sus canciones y nos parecieron geniales. Ellos nos enviaron un video y así fue como aprendimos su música”, menciona el trombonista Dan Lehner.

Fundada en 2009 por el guitarrista de origen ucraniano Dmitry Kitagorsky (Dima Key), Karikatura ha lanzado dos EP y ha hecho giras por más de 30 países alrededor del mundo, incluyendo 30 estados de Estados Unidos. Su objetivo es tratar de educar e inspirar a la gente a reconocer los puntos en común, más que las divisiones. A partir de 2012 comenzaron la realización de sus primeros talleres a grupos juveniles en Estados Unidos y luego en el resto de lugares que visitaban.

“Creo que los niños con los que hemos trabajado crean algo de la nada. Nosotros siempre hacemos un juego de aplausos al principio de cada taller y eso ayuda a introducir un poquito de cómo el ritmo funciona y amarra todo. Siento que escuchando la forma como el ritmo conecta todo, es una de las cosas mas importantes que podemos enseñarles. La música se trata de utilizar todo tu cuerpo y tu mente, y no solamente usar tus oídos. La música es una experiencia completa, hace feliz a la gente y los une”, resalta Dan Lehner.