La bailarina panameña es considerada una de las presentadoras más populares en Suramérica. Actualmente, Kate Rodríguez vive en Argentina donde es copresentadora del programa Tocala, de TyC Sports, y actúa los domingos en el programa Polémica en el Bar, en Telefe. Por estos días, además es corresponsal de Big Brother Panamá, que se produce en el país suramericano. La presentadora de televisión de 28 años que saltó a la fama bailando en Showmatch Argentina, cuenta que ha recibido propuestas de trabajo en España y que no descarta volver a Panamá a enseñar lo aprendido, pero por ahora se queda en Argentina.

¿Por qué decides buscar otros horizontes?
En el momento en que me di cuenta que había llegado a mi techo. En Panamá, la danza lamentablemente está a años luz de competir internacionalmente, porque la mentalidad del panameño es ‘si ya bailo reggae, ya soy bailarín’, lo que considero un grave error. Así que me fui a probar suerte en un país donde era imposible llegar a hacer lo que yo anhelaba que era bailar en el programa más importante de la televisión sudamericana Showmatch, ‘Bailando por un sueño’, conducido por el reconocido presentador y empresario argentino Marcelo Tinelli.

¿ Showmatch fue lo que esperabas?
Me abrió miles de puertas, pero en lo interno no la pasé bien. Hay mucha competencia, sobre todo en este programa porque es muy importante acá. Todos quieren entrar a costa de lo que sea, por lo que viví situaciones muy feas con mis pares modelos y bailarinas. Había desde discriminación, chismes hasta insultos desagradables como ‘Negra de M****a regrésate a tu país’. Todo eso vivía a diario.

¿En qué momento decides dejar el programa?
Hasta el día en que se me salió el Samaria-San Miguelito, que llevo dentro. A pesar de esas malas experiencias, todos los años yo era la primera convocada a participar en ‘Bailando por un sueño’ como bailarina. Este año iba a cumplir tres años como Chica Tinelli, pero me dije ‘ya no más, yo aquí no estoy cómoda y no estoy haciendo lo que me gustaría hacer’. Así que cuando gané el casting por tercera vez para ‘Bailando por un sueño’, automáticamente renuncié al mismo para dedicarme a otros proyectos.

Te puede Interesar:  Andi Soto, más que rostros enigmáticos en el Macrofest

Actualmente eres considerada una de las 50 presentadoras más importantes de Argentina.
Acá en Argentina se monitorean todos los programas y, entonces, hicieron un especial en el diario As, de España, y después de ahí realizaron una encuesta y fue como quedé seleccionada como una de las 50 presentadoras más importantes de Suramérica.

Eres la corresponsal del programa Big Brother, ¿qué tal transmitir un programa para tu país?
La propuesta de transmitir Big Brother surgió hace mucho tiempo, pero por mis compromisos acá no podía dar una respuesta concreta. Así que se llegó a un arreglo y acepté el reto, sobre todo por la oportunidad de hacer algo en mi país. Además era la primera vez que mi familia me vería trabajando, lo que consideré era mi crítica más exigente. En el reality panameño los chicos están aislados, no tienen contacto con el mundo exterior, nada más que con ellos. Veo al programa muy light por ahora, en el Big Brother mundial hay caos y confusión.

Creciste en un barrio difícil…
No te puedo decir de que pasé una infancia fabulosa en mi barrio Samaria. Tuve millones de obstáculos, carencias y una familia ultra religiosa. La verdad, tenía todo en contra para que mi presente fuese lo que es hoy. Ahora, todo lo malo que pasé allí me hacía cada vez más fuerte, y estoy segura de que lo volvería a vivir si el desenlace vuelve a ser el mismo o mejor al actual.
¿Qué consejos le darías a jóvenes en busca de su sueño?

No sé si soy ejemplo para los demás, de lo que sí estoy segura es que el destino no existe, el destino se hace y uno elige cómo quiere que sea. Lo más importante es tener ganas de crearlo con amor y exigirse a uno mismo.

PROYECTOS EN  ARGENTINA:  En 2017, está previsto que la panameña Kate Rodríguez sea portada de la revista Playboy Argentina.
SHOWS EN PANAMÁ:  Trabajó en Bailando por un sueño como bailarina, también fue la  chica Svelty y chica Nescafé en El Familión Nestlé Panamá.

“Siempre fui una mujer autosuficiente e independiente;
 mi única motivación fui yo misma