La pollera, esa indumentaria tradicional de diferentes regiones del istmo que tiene más de un siglo de existencia, no solo causa admiración entre los panameños. La vestimenta es un orgullo para el país, pues es considerada uno de los trajes típicos más bellos del mundo. Y acaba de causar furor en Europa.

Conquistando Europa

Del 14 de junio al 4 de julio el investigador de indumentarias tradicionales de Panamá, Eduardo Alberto Cano Espino, realizó una gira por el Viejo Continente denominada Indumentarias Tradicionales de Panamá, cuyo objetivo era “realizar una promoción de Panamá en el ámbito cultural, académico y turístico”, según expresa.

El estudioso eligió cuatro polleras (marcada, montuna, sombreada y de coquito), con sus diferentes accesorios y joyeros para representar a Panamá en Grecia, Holanda, Polonia, Bélgica, Francia y España. En total fueron 12 conferencias, con una asistencia de 200 a 300 personas en cada una.

“Asistió un variado público, incluyendo parte de la realeza europea, ciudadanos panameños residentes en dichos países, ciudadanos nativos de aquellas latitudes, estudiosos de temas de indumentarias, académicos de reconocido prestigio y parte del cuerpo diplomático y consular”, detalla Cano.

Fotos cortesía Eduardo Cano
El investigador eligió cuatro polleras (marcada, montuna, sombreada y de coquito), con sus diferentes accesorios y joyeros para representar a Panamá.

El también historiador de arte reconoce que la aceptación y el interés del público fue “increíble al conocer los avanzados estudios con los cuales cuenta Panamá en materia de indumentarias y su relación con el viejo mundo conocido”.

Menciona que la labor artesanal de la pollera dejó perplejos a los europeos. “Lo que más impacto causó a los asistentes a estos eventos fue la gran cantidad de indumentarias que existen en nuestro país, sus complementos, la belleza y la minuciosa artesanía (sobre todo en la pollera de gala)”, dice Cano, quien ha realizado por más de 20 años estudios de las indumentarias tradicionales de Panamá.

“Los asistentes apreciaban la artesanía de la pollera y a pesar de que muchos jamás la habían conocido, quedaron maravillados con su belleza e intrincado arte, además de que admiraban la riqueza cultural de nuestro hermoso terruño”, resalta.

Pollera para rato

El investigador cree que este tipo de trabajos enaltecen la pollera y le realzan su valor. “El valor de la pollera radica en la investigación científica, no solo en materia de la herencia cultural de nuestro país, sino de la influencia de la moda europea en el zenit de dicha indumentaria tradicional panameña. Nuestro aporte es de gran importancia tanto a nivel de nuestro país como del mundo”, manifiesta.

La gira, que surgió a partir de la invitación a Eduardo Cano de la panameña Flor María Muñoz, condesa Gambirasio d’Asseux en Francia, y que se realizó con el apoyo económico de  la Autoridad de Turismo (ATP) y el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de las diferentes embajadas, ha tenido un gran impacto más allá además de mostrar la pollera en otras latitudes.

Foto cortesía Eduardo Cano.
En total fueron 12 conferencias. A cada una asistieron alrededor de 300 personas, entre miembros de la realeza europea, ciudadanos panameños residentes en dichos países, ciudadanos europeos, estudiosos de temas de indumentarias, académicos y parte del cuerpo diplomático y consular.

Aprender sobre la importancia de divulgar la cultura, fue una de las experiencias más valiosas que Cano destaca. “El aprendizaje que trajimos de tierras europeas es que jamás debemos permitir que se nos frene en la divulgación de los estudios de nuestras indumentarias, pues están basados en preceptos científicos a la altura de los grandes museos e institutos de investigación del mundo. Además, realzan nuestras indumentarias como cultura tangible del pueblo panameño”, subraya.

Otro efecto positivo es que se ha logrado llamar la atención de ciertos sectores y han surgido más invitaciones a las que el estudioso espera asistir para poder seguir dejando en alto el nombre de Panamá y sus tradiciones. “Sí se consiguió el objetivo con esta gira, ya que me han invitado como representante de Panamá, de nuestro arte y cultura, a exponer en diferentes festivales como Lea, en la Unesco, FITUR, entre otras”, indica. Esclarece que la invitación se ha realizado por medio del cuerpo diplomático y la idea es llevar las conferencias a diferentes universidades europeas, museos e institutos.