El IV Concurso Nacional de la Pollera será este domingo 31 de julio desde las 4:00 de la tarde en el Club Unión. Es la primera vez que el concurso se realiza en este club capitalino, y estará abierto a todo público. “Este encuentro reúne a expertos, artesanos y amantes del folclore nacional”, dice su organizador y cofundador Rolando Domingo.

Tanto concursantes como asistentes podrán apreciar polleras de diferentes regiones y técnicas del país, en las diferentes categorías. Este año se añade una nueva categoría que premia polleras antiguas, y cuyo premio será otorgado por la revista Mia.

“La pollera es el vestido típico de lujo y el más bello de nuestro folclore”, asegura Rolando Domingo, quien inspirado en las tradiciones y en la herencia cultural familiar, creó, junto a Raúl Arango Chiari, este evento. El concurso se destaca porque premia al artesano, además de quien viste el atuendo.
Esta cuarta edición será un homenaje al desaparecido músico y compositor panameño Luis Enrique Azcárraga Deliot, conocido como Lucho Azcárraga.

Una nueva categoría

Entre los vestidos inscritos, el jurado realiza una preselección de diez polleras por categoría, y estas participan en la final del concurso.

“Este año mantenemos las dos categorías que fueron creadas el año pasado como la de Pollera congo, la cual obtendrá un premio único y será premiada con la medalla Alejandrina Lam, y la categoría Mejor coreografía de pareja juvenil (de 13 a 18 años) y serán premiados con el galardón Petita Escobar”, explica Domingo.

“Lo novedoso de este año es que se creó la categoría polleras ancestrales, para aquellas confeccionadas entre 1850 y 1980, la cual deberá destacarse por la calidad de sus materiales y la excelencia en su ejecución”, comenta el organizador.

El premio para esta nueva categoría lo otorga la revista Mia, de La Estrella de Panamá, que entregará una medalla a cada uno de los tres primeros lugares. Las otras categorías femeninas que participan son:
* Polleras de gala, que incluye a la pollera de talco o sombreada, la pollera zurcida o bordeada y la pollera marcada.
* Pollera regional de gala.
* Pollera juvenil de gala (de 8 a 15 años).
* Montuna festiva.

En la categoría masculina se premia a la camisilla santeña con la medalla Moisés Cohen.
Este concurso también tiene premios para el mejor joyero y el mejor tocado (arreglo de cabeza) y para mejor gracia y donaire.

“Lo que busca el concurso es poder darle el espacio que se merece la pollera y, sobre todo, que la gente no se fije en la cantidad sino en la calidad”, puntualiza Domingo.

Señala que todos los participantes tienen que cumplir con las reglas que exige el concurso, puesto que, “la idea es rescatar lo autóctono y la protección de nuestro traje nacional contra las distorsiones que sufre cada día. Una de esas reglas es vigilar que la pollera no presente alteraciones en su confección, sino quedará descalificada para concursar”.

“Durante el concurso, el jurado observará el modo con que la dama toma el pollerón con las manos para bailar, de dónde son las artesanas que la confeccionaron y la región de dónde provienen las polleras; pero lo más importante para evitar preferencias a la hora de elegir a la ganadora, es que el jurado es el único que no sabe de quién es la pollera. En este concurso resulta ganadora tanto la empollerada como la artesana”, afirma Domingo.

Foro antes del concurso

La víspera del concurso, el sábado 30 de julio, de 3:00 a 6:00 p.m., se realizará el Foro Nacional de la Pollera, en el Centro de Convenciones Atlapa. Todos los años, el concurso presenta este foro, pero en esta ocasión se realizará dentro del marco de la Feria Nacional de Artesanías, en Atlapa este fin de semana. El foro es gratuito y abierto al público pero se requiere de la entrada a la feria para acceder a Atlapa. En alianza con la feria artesanal, el boleto de ingreso al concurso de la pollera, le permite ingresar también a la feria en Atlapa.

“En este foro habrán especialistas quienes intercambiarán ideas y conocimientos en distintas temáticas relacionadas a la pollera, como el diseño y la confección, el joyero de la pollera, los accesorios de la pollera y el balance en el arreglo del vestido típico”, detalla Domingo.

El organizador del concurso también añade que “la idea es que el concurso muestre un nivel de excelencia en el que se destaquen nuestras tradiciones, amor y respeto por la pollera”.

Datos relevantes

1. En la categoría de polleras regionales, se tomará en cuenta la calidad de la tela y los colores y técnicas utilizadas.

2. En la camisilla masculina, el jurado evaluará la calidad de la tela, el largo y los patrones tradicionales empleados.