Al momento de reformar o redecorar el hogar, lo primero que se debe valorar es la elección de los colores adecuados para cada estancia. “Puesto que, con los colores se puede plasmar un estilo, crear un ambiente determinado y reflejar nuestra personalidad”, así lo señala la decoradora Rita García.

Para estimular los sentidos y crear ambientes cálidos y confortables, solo hay que dejarse guiar por la psicología del color”, detalla.

Pero ¿Qué es la psicología del color? Según una investigación realizada por la psicóloga y socióloga alemana, Eva Haller, es cuando los colores influyen en el estado de ánimo de las personas, cuando transmiten información y producen sensaciones.

Según Haller no se trata solo de decorar, más bien de darle un sentido al hogar, a través de ese tono que transmita alegría y tranquilidad como el verde, el rosa, el azul, el blanco y el lavanda (o lila).

“Los azules y los verdes evocan serenidad y paz. Son colores asociados a la naturaleza y los océanos. Usar profusamente estos colores en la decoración de la casa ayudará a calmar las emociones de sus habitantes. El rosa es aún más calmante, y a muchas personas les resulta imposible comportarse con agresividad cuando están rodeados por este color. Recomiendo estos colores en los dormitorios”, señala Haller.

 

Decoración interiorShutterstock
El tono rosa en la habitación brinda mucha tranquilidad, ya que es un color pasivo.

 

Como pintar la sala

En tanto la decoradora García recomienda usar colores cálidos en la sala, “la idea es hacer sentir a las personas que nos visiten que están como en casa. Recomiendo el amarillo porque es un color que indica confianza, transmite energía positiva y para crear más armonía se puede combinar con tonos neutros”.

Igualmente invita a tener en cuenta los colores fuego, como el rojo, puesto que, es un gran estimulante y debe usarse moderadamente en espacios pequeños o rincones determinados.”En lugares como la habitación invita al romance, y en otros como la cocina, fomenta el apetito”, añade García.

 Mientras que Haller asegura que si un miembro del hogar sufre de depresión, éste color es ideal.

La cocina

Se trata de un sitio donde se degustan sabores, se reúnen los miembros del hogar o se bebe un trago al final de la jornada. “El color que más se relaciona con la comida es el naranja, éste tiende a despertar el apetito, y puede ser un color excelente para usar estratégicamente en la decoración de una cocina y si se combina con el crema quedará perfecto”, agrega García.

Se debe evitar el negro como color principal dentro de la cocina, pues absorbe el calor y hará que esta estancia, de por sí calurosa, resulte insoportable. La excepción es usarlo junto con blanco, ya que éste equilibrará el efecto y reflejará el calor en cierta medida”, resalta la diseñadora.

 

Decoración Interior.Shutterstock
El color naranja en la cocina puede ir combinado con crema o negro.