Como todos los años, la alta costura ha estado de gala durante la Semana de la Moda de París. Como era de esperarse, los nombres más sonados como Versace, Dior, Chanel y Valentino, cautivaron a los asistentes con propuestas llamativas que se convertirán en la tendencia del próximo otoño-invierno 2016-2017.

Pasarela de Versace

La pasarela de Versace se caracterizó por los dropeados.
La pasarela de Versace se caracterizó por los drapeados.

La firma italiana Atelier Versace fue la encargada de inaugurar la semana de la Alta Costura con una pasarela muy femenina y sensual, con piezas que dejaban ver los hombros y las piernas. Donatella se enfocó en el drapeado y en combinaciones inusuales de colores como la de rosa y verde menta.

Christian Dior

Pasarela de Christian Dior.
Los cortes clásicos sobresalieron en la pasarela de Christian Dior .

La colección de Dior fue muy sobria. La paleta cromática abarcó tonos como blanco, negro y metalizados; mientras que los cortes recrearon patrones clásicos. Los brocados y bordados realzaron la sofisticación en las piezas y las sandalias planas amarradas a los tobillos fueron el toque urbano.

Chanel y su atelier

Pasarela de Chanel.
Chanel transportó a los asistentes a un atelier.

Para la presentación de su propuesta de otoño-invierno 2016-2017, la casa Chanel literalmente transportó al público a un atelier de alta costura con su escenografía. Chaquetas en tweed, pantalones en corte culotte y vestidos blancos de vuelo con apliques de colores y mitones, fueron las propuestas de la marca para la próxima temporada.

Te puede Interesar:  Pechos más naturales, menos duros

La maison Valentino

Desfile de Valentino
La colección de Valentino estuvo inspirada en la realeza.

Durante su último desfile como directora artística de Valentino, la diseñadora italiana Maria Grazia Chiuri (que ahora está al frente de Dior), conquistó a los asistentes con una colección teatral, inspirada en la realeza y en la literatura clásica. Los cuellos en forma de gorgueras hacían alusión a Cervantes y Shakespeare. Los encajes, las transparencias y el rojo característico de la marca no podían faltar.