Muchas personas piensan que las hernias se producen por haber realizado un gran esfuerzo o por algún tipo de trabajo, pero la realidad es que esto es un mito y la causa suele ser congénita.

“Alzar peso no provoca una hernia. Lo que sí se ha demostrado es que uno nace con una hernia o una debilidad de la fascia que en un futuro dará paso a una hernia”, señala el médico cirujano especialista en hígado, páncreas y vía biliar, Leonardo Santamaría , agregando que la anotomía propia de la persona es la causa para que se produzca una hernia.

La hernia, “un abultamiento en alguna parte de la pared abdominal o las ingles debido a un defecto (agujero) de la capa fuerte del abdomen denominada fascia”, en ocasiones no muestra síntomas, pero otras veces sí suele presentar molestia o dolor, principalmente al realizar un esfuerzo. Muchos piensan que es algo que no amerita atención.

En este caso, el doctor Santamaría, quien es coordinador del Programa de Trasplante de Hígado del Complejo Hospitalario de la Caja de Seguro Social, subraya que “el problema viene cuando la hernia deja de ser reducible, o sea que se atasca dentro del orificio y puede perder su riego sanguíneo (estrangulación), lo cual conlleva a una cirugía de urgencia y de mayores riesgos”.

Te puede Interesar:  Hombres, a cuidarse del cáncer renal

Para evitar esta situación riesgosa, el doctor sugiere operar todas las hernias de la pared abdominal aunque no molesten, mediante una cirugía programada. “Toda hernia debe operarse antes de que cause molestias o se complique necesitando una cirugía de urgencia. Se complica cuando la hernia se encarcela o sea que el “bulto” ya no se esconde al acostarse o relajarse (queda atrapado) y puede evolucionar a un estrangulamiento del tejido que se encuentra dentro de la hernia con consecuencias muchas veces graves”, asevera.

El especialista esclarece que toda hernia, ya sea umbilical, epigástrica o inguinal, puede operarse por la vía laparoscópica (mínimamente invasiva). “Actualmente en la cirugía moderna se realiza colocando una malla de última generación”.

La mayoría de estas cirugías, según menciona el galeno, se realizan de manera ambulatoria o a lo sumo requieren solo un día de hospitalización, lo cual significa un alivio para el paciente.