Vive una vida más atenta en el nuevo año, y mejora tu bienestar en todos los sentidos.

¿Cuál es el propósito de año nuevo más popular? Si dijiste perder peso, ¡adivinaste! Ser organizado, ahorrar, y ponerse en forma también están en el top 10 de las resoluciones decembrinas, según Statisticbrain.com . Esta web afirma que seis meses después del festejo de año nuevo, solo el 46% de las personas se mantiene en su empeño. ¿Qué provoca que tantos abandonen?
Cuando emprendes algo, como buscar un nuevo trabajo o cambiar tu alimentación, tu intensión te mueve. La mayoría de las corrientes psicológicas concuerdan con que la intensión es el origen de toda actividad. La intensión da forma a tus pensamientos, palabras y acciones. La mente, a través de intenciones y pensamientos, crea todo lo que haces, tus alegrías y tristezas. Y si la intensión se pierde, es muy probable que los propósitos también se desvanezcan.
Cultivar esa conciencia de la mente es uno de los principios del mindfulness o atención plena. Es un concepto que puedes usar para mantener tus intenciones, cultivar pensamientos que te favorezcan y lograr las acciones para alcanzar tus metas.

1. Herramientas naturales
Los psicólogos Bob Stahl y Elisha Goldstein explican en el libro Mindfulness para reducir el estrés que este es un proceso para “ser plenamente conscientes de lo que ocurre en el momento presente, sin filtros, ni prejuicios”. Al anclarte en el pasado o angustiarte por el futuro, no actúas en el hoy. Tus pensamientos no te acompañan y tus propósitos se debilitan o no los cumples.
¿Cómo mantienes la atención en el momento presente? Una de las herramientas que usa el mindfulness es la respiración. Un par de minutos notando tu inhalación y tu exhalación, sin forzarlas, te ayudará a pensar con mayor claridad y a disminuir el impacto de pensamientos depresivos o ansiosos. Bajo situaciones de estrés puede que tengas pensamientos de este tipo. Esos pensamientos te hacen reaccionar. No actúas a conciencia porque el cuerpo se prepara para huir, defenderse e incluso paralizarse ante lo que siente como amenaza. Esa amenaza puede ser un tranque o las acciones de una persona.
Enfocarte en la respiración es la forma más sencilla de “volver a tus cinco sentidos”. Te permite observar lo que pasa y cómo te sientes. Ese espacio es vital para reenfocarte.

Te puede Interesar:  Andi Soto, más que rostros enigmáticos en el Macrofest

2. Mente tramposa
A la mente le gusta rebotar de un pensamiento a otro. Y no siempre elige los mejores. Tal vez te enganches en pensamientos negativos, descartando lo positivo, o en imágenes catastróficas, que te llevan a esperar lo peor. O te empecines en seguir reglas muy estrictas, que nada ni nadie puede romper. Eso genera ansiedad, te debilita y te resta energía.
Si te pillas en esas pautas de pensamiento, mindfulness te invita a que no juzgarte ni regañarte. Esta es otra oportunidad para usar la respiración y darte cuenta de cuándo aparecen esos pensamientos. Ese puede ser el punto de partida para flexibilizarte y quizá integrar a tu vida nuevas formas de ver las cosas.

mindfullness
Evitar las trampas de la mente es clave para lograr por los propósitos del año.

3. ¡Soy lo peor!
Cuando haces algo que lamentas o de lo que te arrepientes, quizá hayas pensado cosas como “no sirvo para nada”, “jamás lo haré bien” o “qué tonto soy”. ¡Nos decimos cosas muy duras! Pasa porque la ansiedad, el pánico y el temor distorsionan la forma en que se ven las cosas. Al prestar atención al momento en que surge ese diálogo interno negativo es posible que notes la emoción que hay detrás. Aceptar esa emoción, con compasión hacia ti mismo, puede darte gran compresión y alivio.

4. Actitudes atentas
Todo proceso de cambio genera estrés porque te enfrenta a lo desconocido. Tus resoluciones de año nuevo son eso: cambios. Y es posible usar las técnicas de mindfulness para facilitarte el camino.
Al usar con más frecuencia la respiración como una herramienta, te será más fácil aceptar que no controlamos todo. Confía en tu experiencia interna y tente paciencia. La paciencia cultiva el amor hacia ti misma tal cual eres. Te da el espacio para observar con ecuanimidad lo que pasa e ir buscando el equilibrio interior. Ceder, no forzarte y avanzar a tu ritmo es vital para que tu intensión y tus propósitos no se desvanezcan con el paso de los meses.

Más tips:
1. Proponte pocos objetivos a la vez.
2. Divide tus objetivos en metas sencillas, que puedas alcanzar en plazos cortos.
3. Regálate descanso. Es fundamental para alcanzar cualquier objetivo.
4. Medita. Usa la respiración como punto de partida y dedícale unos minutos cada día.