Rojo, negro, dorado, blanco y beige. Cinco colores que regirán en el maquillaje durante la temporada cálida, ya sea con acabado semitransparente, brillante, mate o sedoso. Al menos para la casa Chanel. Se trata de cinco tonalidades que pueden crear tanto contraste como armonía, son a la vez sutiles y dramáticos, elegantes y vivaces, tranquilizadores y estimulantes.

Recientemente la maison lanzó su colección de maquillaje primavera-verano 2017 denominada Coco Codes, donde la diseñadora global de maquillaje y color Lucia Pica, reinterpreta los cinco colores icónicos de la casa para crear una combinación audaz y la vez clásica, como si se tratara de un homenaje al tejido de Chanel.

«Quiero revolucionar las expectativas en materia de maquillaje, quiero que las mujeres se enfrenten a los desafíos» explicó Lucia Pica.

En los visuales de la campaña, la casa nos presenta la colección como un elegante crucigrama con productos de la nueva línea, donde las mujeres deben descifrar los cinco códigos de color emblemáticos de la maison, que le dieron forma a la vida de Gabrielle Chanel y reinterpretarlos bajo su propio estilo, ya sea de manera sutil para intrigar o como una explosión de color para afirmarse alto y claro.

Visual de la colección Coco Code, de Chanel.

“Hay algo autobiográfico en las creaciones de Grabielle Chanel. No podía evitar utilizar estos colores. Estos códigos representaban lo que era, representaban su vida”, añadió Pica.

Te puede Interesar:  Bolsos, el nuevo 'must' para ellos

Colores para el rostro

La luminosidad en la piel seguirá en boga. Chanel propone utilizar en la tez tonalidades satinadas beige y dorada como iluminador.

Para crear el efecto contouring, propone usar tonos caramelos mate, y un rosado vivo de la misma textura para ruborizar los pómulos de forma natural.

Colorete Coco Code, de Chanel.

El rojo sigue siendo el color más emblemático para la barra de labios. Chanel nos invita a llevar la boca con tonalidades rojas vivas y luminosas, sin obviar el beige, el dorado y el rouge noir, reinterpretado para la primavera.

Para la mirada, Lucia Pica se ha inspirado en los tonos oro y beige, que permiten realizar tanto maquillajes ligeros para el día como looks más intensos para la noche.

La paleta cromática de los cinco tonos emblemáticos se extiende hasta los dedos y tiñen los esmaltes de la colección, donde reina el rojo e incluso se creó un top coat negro que transforma el color de la laca de uñas.