La buena relación que los niños mantienen con sus padres afecta su salud. Así lo señaló un estudio publicado en la revista Journal of Health and Social Behavior, donde se explica que los niños que se sienten cómodos en casa y llevan buena relación con sus padres suelen seguir rutinas que les benefician a largo plazo, como alimentarse bien.