Min Chen es una joven empresaria panameña cuya visión es innovar a través del emprendimiento. Chen es co-creadora de Interfase, la primera aplicación de realidad aumentada hecha totalmente en Panamá, de la cual también forma parte Ricardo Chen (hermano), Nélida Gómez y Orlando Reyes.

Después de 10 años de experiencia como emprendedora Min es Ceo y co-fundadora de Redoxigen (un ‘spin-off’ de Alcenit Corporation) una empresa que fundó junto a su hermano Ricardo Chen en abril de 2016  para crear canales digitales novedosos y así fortalecer a empresas dedicadas a la innovación digital de Panamá. Esta empresa compitió en el SeedStars Summit en Lausana, Suiza, junto a los mejores emprendimientos de 65 países de gran impacto en economías emergentes.

Pero éstos proyectos no son los únicos de Min, puesto que, en 2006 fundó su primera empresa llamada Alcenit, la cual proporciona servicios de asesoramiento en tecnología e innovación (TI) a empresas líderes e instituciones gubernamentales más influyentes en el país.

Min es ingeniera en informática, egresada de la Universidad de Panamá. Tiene una maestría en software engineering de la Carnegie Mellon University Pensylvania, Estados Unidos y un posgrado en el programa Advanced Management and Innovation de la University of California at Berkeley. Ejerció como presidente de Women in Engineering capítulo de Panamá, el cual busca más equidad en ciencia e ingeniería para todos, además fue finalista al programa Mujer emprendedora en el SeedStars Summit en Suiza 2017. La emprendedora cuenta a Revista Mia sobre cómo logró escalar y las visiones que tiene a futuro para seguir emprendiendo hasta entrar al mercado estadounidense.

¿Cómo lograste aplicar para el SeedStars Summit en Suiza?

El 27 de octubre de 2016, mi empresa Redoxigen ganó como mejor start-ups de Panamá para competir a nivel global en el SeedStars Suiza. La empresa ha tenido varios rconocimientos nacionales como Premio de Innovación Empresarial 2017 otorgado por la Cámara de Comercio e Industrias y Agricultura de Panamá y la Secretaria Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt).  También fue semifinalista de la competencia global de innovación GIST Tech-I y ganador de capital de escalamiento de Senacyt. Todos esos reconocimientos ayudaron a que Redoxigen obtuviera en Suiza el premio US Market Entry de ViaGlobal para start-ups con el mayor potencial de expansión en el mercado de Estados Unidos y el resto del continente americano.

¿Cuál es la finalidad de interfase?

Interfase es una innovación creada por la empresa Redoxigen. Se trata de un juego a través de una aplicación que funciona como un canal de posicionamiento digital tanto para las corporaciones como para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) porque promueve visitas físicas a los comercios afiliados a través de la tecnología móvil y da visibilidad al ponerlos como nodos en el mundo virtual.

¿Hacia dónde deseas llevar esta nuevo proyecto?

Mi enfoque está en hacer crecer Interfase. Consolidarla a nivel técnico para poder escalar empresarialmente a nivel internacional, eso significa tener que jugar en las grandes ligas, es decir, registrar mi empresa Redoxigen en Silicon Valley donde se alojan muchas de las mayores corporaciones de tecnología del mundo como Google, Facebook, Yahoo!, Apple Inc, entre otras.
Aspiro a que Panamá sea el primer país con la mayoría de sus comercios conectados al mundo digital.

¿Apuestas por el emprendimiento inclusivo?

Todos los proyectos que emprendemos tienen el objetivo de hacer que la economía digital sea más inclusiva. Que tanto los grandes como los pequeños empresarios tengan las mismas oportunidades de competir.
Nuestro lema es ‘Jugar con propósito’. Hacemos juegos que tienen propósitos y en Interfase, los jugadores son unos héroes porque son ellos quienes cambian la historia del juego y de esa manera ayudan a mejorar la economía del país.

¿Qué hay que tener claro?

Considero que emprender es un estilo de vida más que un trabajo. Debemos tener claro que es muy sacrificado y en el peor de los casos estar conscientes de que la mayoría de los emprendimientos fracasan. Sin embargo, para nosotros los emprendedores la visión es que todo lo que se hace con ganas se puede lograr y siempre hay que estar dispuestos a realizarlo contra viento y marea.

¿Qué es lo más difícil?

Lo más difícil es empezar y mantenerse en el tiempo. Una vez entras al juego se va aprendiendo aunque en el camino llegas a etapas donde te sientes incompetente o frustrado. Pero nunca debemos olvidar que emprender un sueño o negocio es enfrentarnos a nosotros mismos para mejorar a nivel profesional y como persona.

¿Se aprende de los errores?

Para crecer, todo emprendedor tiene que aprender de sus propios errores, mismos que después perfeccionará de manera profesional. Los errores te enseñan a ser humilde, a pedir ayuda cuando tienes caídas y agradecer a las personas que de una u otra forma te dan su apoyo. Allí te das cuenta que no eres un superhéroe sino un ser humano que también comete errores.

¿La edad influye a la hora de emprender un negocio?

No hay edad para emprender un negocio. En mi equipo contamos con emprendedores de diferentes tipo de generaciones desde baby boomer (nacidos entre 1946 y 1965) hasta millennials (nacidos entre 1980 y 2000). Todo gran proyecto comienza con un paso, ninguna empresa que hoy es exitosa fue grande desde que empezó.

¿Apuestas mucho por la creatividad panameña?

Sí. Quiero quitar ese mal concepto de que todo lo hecho en Panamá no es bueno, y lo que viene de otras ciuades sí.  No es fácil emprender en un mercado mucho más desarrollado y con facilidades para el que emprende, pero no por eso una persona debe dejar de perseguir y hacer sus sueños realidad.

Daniel González / GESE

Guardar