Nadia Madrid inició su carrera en el Canal de Panamá en 1987, cuando aún era estudiante universitaria de Ingeniera Industrial Administrativa. Actualmente se desempeña como gerente interina de la Sección de presupuesto, seguimiento y control de proyectos, un cargo con múltiples responsabilidades en la gestión eficiente del proyecto de ampliación.

“Empecé como asistente estudiantil a mis 20 años de edad. Luego pasé a oficinista temporal hasta que conseguí una permanencia”, menciona. Pasó por áreas como la de ingeniería y la de presupuesto, para después llegar a Finanzas, donde empezó a trabajar con el proyecto de la Ampliación, cuando apenas estaba en papeles.

“Trabajé con el financiamiento del tercer juego de esclusas. En 2008, fui a Nueva York y participé en las presentaciones que se hicieron a los bancos comerciales y multilaterales, lo cual fue una misión interesante de aprendizaje”, cuenta. Producto de ese esfuerzo en conjunto, se logró el financiamiento en un acuerdo común de términos con cinco agencias multilaterales, lo cual, según Madrid, “resulta muy interesante, sobre todo por la época en la que se estaba trabajando, que era en 2008, cuando hubo la crisis financiera de Estados Unidos”.

Comnezó en el canal como asistente estudiantil a sus 20 años de edad.
Comenzó en el canal como asistente estudiantil a sus 20 años de edad. Fotografía: Jaime Lucar.

De lleno en la ampliación

Luego, Madrid se involucró directamente en la ampliación, primero como supervisora en la unidad que generaba todo tipo de informes del programa; luego, como gerente interina dentro del programa encargado del control de proyectos; hasta llegar a la posición actual.
“Mi cargo actual alberga todo lo que había venido haciendo a lo largo de mi carrera en la ampliación del Canal”, indica.

Resalta que es esencial el apoyo de su equipo. “Estoy a cargo de 85 personas, cada una dentro de los diferentes grupos de la división. Afortunadamente, trabajo con excelentes profesionales que conocen cada una de sus disciplinas y entre todos logramos tomar decisiones y avanzar”.
La ingeniera administra y controla los fondos necesarios para el desarrollo del Programa de ampliación. Además debe velar porque en el campo se logren y se cumplan con las medidas de mitigación ambiental. “También debo procurar que las normas de seguridad se apliquen, que la documentación histórica se haga de la forma adecuada y que en el futuro, otros puedan venir y saber qué sucedió en el programa de ampliación”, destaca.

Cada área es importante
“Ha sido un reto desde el día uno que me involucré con el aspecto de la ampliación, donde logramos el financiamiento. Entrar al área de informes también significó un desafío porque había que buscar la manera de transmitirle con transparencia a las diferentes audiencias lo que estábamos haciendo. Los procedimientos también son fundamentales para que las personas (compañeros y contratistas) sepan cómo deben hacer las cosas desde el punto de vista de administración de proyectos”, subraya, aclarando que desde el punto de vista global de la división, “cada área es un reto y una preocupación de que todos los aspectos estén bien llevados y que cada área vele por su parte”.

Te puede Interesar:  Maite Hontelé, la holandesa con sabor latino, en Macrofest
Es gerente interina de la Sección de presupuesto, seguimiento y control de proyectos.
Es gerente interina de la Sección de presupuesto, seguimiento y control de proyectos.

Expresa orgullo por los logros ambientales y en las comunidades. “En el programa de reforestación a nivel nacional, por cada hectárea afectada trabajamos dos. La ejecución del Programa de ampliación afectó 621 hectáreas de bosques. El compromiso es reforestar el doble de esta cantidad, es decir, mil 242 hectáreas. A la fecha se han reforestado 937 hectáreas“, expresa. “Hemos llevado esto un poco más allá porque llegamos a las comunidades y les enseñamos cómo trabajar la tierra, reforestar, sembrar. En muchos casos hemos tenido experiencias de vida de campesinos que han logrado no solo un ingreso sostenido en el tiempo, sino también enseñarle a sus familias cómo cultivar la tierra y hacer de esto una profesión para el futuro”.

En el área de seguridad, los riesgos se minimizaron al máximo según Madrid, aunque “desafortunadamente, y con mucho pesar, te puedo confirmar que hubo ocho fatalidades durante la ejecución del proyecto. Nuestro ideal era que ningún trabajador perdiera la vida”.

La ingeniera Madrid reconoce que su meta era estar en el proyecto de la ampliación del Canal y lo consiguió. “Desde aquél 3 de septiembre de 2007 cuando se inició todo esto, que aún no trabajaba en el proyecto de ampliación, esa era mi aspiración después de tantos años de trabajar en la ACP. Al final lo logré”.
Anima a las mujeres a ser perseverantes y tener sus metas claras. “Yo inicié en la empresa como una estudiante, estudié y trabajé más de ochos horas, hice el esfuerzo que debía hacer en el momento indicado, tenía mi objetivo claro de lo que yo quería como profesional, y lo conseguí. Crecí en esta empresa, de la cual me siento orgullosa, y si uno se esfuerza lo puede lograr. He tenido oportunidades por mi desempeño, por mi compromiso, por mi disposición. Si nosotras como mujeres mantenemos ese norte, podemos lograr todo lo que nos propongamos”.