En la actualidad, la innovación en el tratamiento de los cánceres hematológicos, permite a los pacientes tener una nueva oportunidad para incrementar su periodo de supervivencia contando con una mejor calidad de vida.

Una de esas enfermedades que cuenta con un novedoso tratamiento es la leucemia linfocítica crónica (LLC), un cáncer de la sangre de desarrollo lento que afecta los glóbulos blancos denominados linfocitos (células destinadas a defender al organismo de infecciones y agentes extraños como parásitos o células malignas).

Según el doctor, Francisco González H., una vez las células blancas son afectadas por células malignas pierden la función de defensa y protección y comienzan a multiplicarse descontroladamente a ocupar espacios y órganos donde no tienen que estar.

‘De estas células blancas existen dos tipos. Unos se llaman neutrófilos, que nos protegen de bacterias y los otros, que nos protegen de virus, q se llaman linfocitos. Estos últimos son los relacionados a esta enfermedad’, asegura González H.

‘Cuando una persona es diagnosticada con LLC, el médico deberá determinar la etapa en la que se encuentra la enfermedad’, Francisco González H, médico oncólogo de Janssen.

La LLC es un cáncer que afecta principalmente al adulto mayor (anciano). La edad diagnóstica es a los 70 años de edad y su incidencia comienza a partir de los 65 años, detalla el galeno.

‘Como médico nos coloca en una situación complicada porque son pacientes ancianos que probablemente ya ha acumulado otras enfermedades deteriorando así su calidad de vida. Un anciano con LLC comienza a padecer anemia, infecciones repetitivas, tumoraciones dolorosas en algunas partes del cuerpo, los ganglios aumentan de tamaño y si le sumamos diabetes, hipertensión u otros cánceres hace que se complique el tratamiento más que la misma enfermedad’, explica el doctor oncólogo.

Shutterstock
Muchos de los síntomas de la LLC pueden ser parecidos a los de otras enfermedades.

 

Tratamiento innovador

El galeno alega que gracias a esfuerzos de investigación y estudios realizados en varios países como Estados Unidos, México, Argentina, Brasil, Europa y Australia, se aprobó un tratamiento libre de quimioterapia, capaz de atacar específicamente la célula mala sin afectar la célula sana.

‘Es un medicamento que hace disminuir de tamaño las tumoraciones dolorosas, las anemias mejoran en el paciente, las defensas contra infecciones mejoran sin tener que el paciente pasar por quimioterapia’, asegura González H .

Añade que para que el medicamento fuera aprobado se realizaron varios estudios a pacientes con LLC. ‘Durante la investigación se colocó Ibrutinib a pacientes con LLC y hubo a otros con la enfermedad que no se les aplicó el tratamiento. Encontramos que el 90% de los pacientes que tenían Ibrutinib tuvieron mejoría de la enfermedad, hubo otros en los que la enfermedad respondió de forma completa y además se detuvo el riesgo de que la enfermedad empeorara, hoy este tratamiento lleva tres años de estudio y el 90% de los pacientes aún conservan la respuesta, es decir, los tumores han desaparecido, las anemias han mejorado, la función inmunológica mejoró sin tener que enfrentarse a los eventos de quimioterapia’, alega el médico.

Te puede Interesar:  Café verde de Centroamérica, el nuevo secreto de belleza de Chanel
Shutterstock
El tratamientos para LLC debe ser recetado bajo prescripción médica.

 

‘No me atrevo a decir que curamos la enfermedad, porque sigue siendo una enfermedad incurable, pero al menos se detuvo su progresión en los pacientes que se les aplicó el tratamiento y con ella mejoró la calidad de vida del adulto mayor’, recalca.

Entre los síntomas están el aumento del tamaño de los ganglios es decir tumores que pueden aparecer a nivel de cuello, axilas, ingle y en la médula ósea (donde se produce la hemoglobina) ya que son células que están descontroladas y que con el tiempo se pueden propagar a otras partes del cuerpo, incluyendo los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo, añade el galeno.

El médico agrega que actualmente no existe una forma específica para evitar que la enfermedad aparezca, sin embargo, investigaciones apuntan que un factor de riesgo es el antecedente familiar por lo que invita a acudir al médico y mantenerse en constante chequeo por si surgen anomalías.

De acuerdo con datos estadísticos de la Sociedad Americana de Cáncer, la leucemia linfocítica crónica representa aproximadamente el 25% de los nuevos casos de leucemia, con lo cual constituye la forma de leucemia más frecuentemente diagnosticada en adultos. Equivale al 10% de todos los cánceres hematológicos más frecuente en el adulto mayor.

‘Existe un importante porcentaje de pacientes que nunca responden a los tratamientos inicialmente indicados que se les conoce como ‘refractarios’ y por otro lado, los que sí lograron responder pero presentan recaídas. Cuando esto ocurre, las opciones de tratamiento se agotan y es cuando las nuevas terapias representan una nueva oportunidad de vida para ellos’, puntualizó el doctor González H.