Aunque la forma de trabajar ha evolucionado con la tecnología, aún no se puede decir lo mismo de los espacios laborales. Uno de los grandes problemas que enfrentan las oficinas es la inadecuada organización y el uso incorrecto del mobiliario, lo cual perjudica el rendimiento laboral, afirma la diseñadora de interiores Angélica López.

“Una oficina ordenada, limpia y bien decorada hace que disminuyan los niveles de estrés, ayuda a relajar el cuerpo e impulsa la creatividad”. Agrega que el ambiente que se crea en este espacio influye directamente en la productividad y el rendimiento personal.

Un estudio de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, asegura que la decoración de la oficina y la productividad de los trabajadores son dos factores que están estrechamente relacionados.

Esta investigación, publicada en la revista Journal of Environmental Psychology, indica que “si los empresarios dejan que sus empleados participen en la decoración del espacio de trabajo, la creatividad laboral de éstos aumenta en un 45%, la productividad en un 38% y la sensación de bienestar hasta en un 47%”.

Encima del escritorio

De acuerdo con López antes de adquirir los muebles para la oficina, hay que pensar en la función que estos deben cumplir. Asimismo se debe tener en cuenta el espacio para lograr mayor eficiencia en el trabajo.

El arquitecto Ricardo Sánchez explica que hoy el diseño y demanda de escritorios es muy variada. “Algunos poseen estantes incluidos y cajones que ayudan a mantener la oficina en orden. Si no cuentas con mucho espacio, recomiendo usar un escritorio de esquina, éste ayudará a maximizar el área de trabajo. No olvidemos una silla cómoda”.

Recomienda que sobre el escritorio solo reposen artículos relacionados con el trabajo diario como la computadora, un lapicero, una lámpara o el teléfono. Aconseja evitar “la acumulación de revistas, papeles o tener demasiados artículos que distraigan nuestro trabajo”.

Shutterstock
25% aumenta la productividad de los empleados cuando el espacio de trabajo es cómodo y eficiente.

Del color de las paredes depende la productividad

En espacios de trabajo es importante preferir colores que estimulen a cumplir los objetivos. Por ejemplo, una pared de color blanco o crema es usual en oficinas con baja iluminación. Esto ayuda a que el espacio se sienta más luminoso, lo que contribuye a la productividad, señala Sánchez.

Si la actividad es estresante, es aconsejable usar un color gris o verde en alguna pared, pues estos incitan a la relajación, resalta la diseñadora López.

También se debe considerar la textura y tonalidad del piso. “Recomiendo aquellos revestidos de madera. Son más vistosos y crean un ambiente laboral más refrescante”, comenta López.

Buena iluminación

La decoradora López recomienda siempre elegir espacios para la oficina que tengan por lo menos una ventana para que entre la luz del sol, debido a que ésta es la más indicada pues tiene aproximadamente igual proporción de todos los colores del espectro.

“En cuanto a la iluminación artificial, busca siempre luces LED o la más parecida a la luz natural. Considera elegir focos de mayor potencia para la noche o días nublados. Debes tener en cuenta que si la iluminación es deficiente, esto afectará en tu estado de ánimo e incluso puede llevarte a la depresión”, explica.

Más hojas verdes

Las plantas en los ambientes laborales cumplen diversos propósitos. A parte de ser una decoración natural atractiva, también elevan la productividad de los empleados en 15%, según un estudio de la Universidad de Cardiff, en Reino Unido.

Shutterstock
Según la NASA las plantas más beneficiosas para usar en interiores debido a que purifican el ambiente por su alto consumo de dióxido de carbono, recomienda las gerberas y palma de bambú.

“Nuestra investigación sugiere que invertir en la mejora en el paisajismo de la oficina con plantas verdes dará sus frutos a través de un aumento de la calidad de vida y la productividad de los trabajadores de la oficina”, afirma Marlon Nieuwenhuis, líder del estudio, publicado en Journal of Environmental Psychology.

Un estudio de The National Aeronautics and Space Administration, sobre cuáles son las plantas más beneficiosas para usar en interiores debido a que purifican el ambiente por su alto consumo de dióxido de carbono, recomienda las gerberas, palma de bambú, crisantemo o cualquier tipo de dracaena.

López añade que está comprobado que tener plantas en la oficina contribuye a mantener el nivel de humedad ambiental, evitando la resequedad de las mucosas y la piel. También reducen la cantidad de polvo ambiental en un 20%, y bajan los niveles de ciertos gases tóxicos.