Para comunicarse mejor en la vida profesional manejo de redes sociales

Durante una llamada telefónica, la ejecutiva de ventas tutea a la cliente en Guatemala con quien habla por primera vez. La gerente de la empresa tiene una discusión por Twitter con un colega, y llega a los insultos. La encargada de atención al cliente postea en su Facebook que le encantó un producto de la competencia.
Todas son conductas que afectan directamente la manera en que otros, incluyendo su empleador, las percibe profesionalmente.
Lo que somos, lo que sabemos, lo que opinamos y lo que sentimos puede ser malinterpretado o mejorar nuestra realidad, dependiendo de cómo lo comunicamos, en el mundo laboral tanto como en la intimidad.
Sin embargo, en los afanes diarios, a veces se deja de prestar atención a la postura del cuerpo, al tono con el que contestamos las llamadas, a la visita que debemos a un proveedor, y se comienza a incurrir en detalles que podrían afectar la manera en que otros perciben nuestro desempeño y nuestra personalidad.

No es personal, ahora es de todos

Lo que aparece en tu red social puede ayudar a que te contraten o acercarte a un despido. Muchas consideran las redes como un espacio privado, pero no lo es.
“Piensas que tu red es personal y lo que pasa en tu red no tiene nada que ver con tu trabajo y eso no es así”, asegura Monique Saint Malo Eleta, gerente general de Stratego. “Ese mundo online es tan importante como ese mundo offline y lo que se postea en las redes no se puede tomar a la ligera. Es super importante la presencia y lo que transmitamos y la reputación que se construya o no en ese medio”.

Tus redes sociales no son un espacio personal. Lo que publiques allí se considera público.
Tus redes sociales no son un espacio personal. Lo que publiques allí se considera público.

En este punto coincide Maricel Méndez, de Plataforma Marketing. “Con las redes sociales la división entre la vida personal y la profesional ha quedado prácticamente borrada. En todo momento, representamos la empresa a la cual pertenecemos. En ningún caso, ni bajo ninguna circunstancia, debemos subir fotos comprometedoras o en situaciones bochornosas, igualmente debemos cuidar muchísimo las palabras que usamos, los hashtags también y sobre todo, cuidar la ortografía y la gramática. Aunque nuestras fotos sean apropiadas, si nuestros textos muestran faltas ortográficas, ¿cómo nuestros clientes pueden confiarnos sus
comunicaciones?”

Para Saint Malo, la solución es sencilla. “Coherencia y honestidad para proyectarse y comunicarse entre ambos mundos. Lo que tú estás proyectando y diciendo en tu mundo offline, es lo que debes proyectar y decir en ese mundo online. Muchas veces, como no tenemos a la persona en frente, nos atrevemos a decir más cosas online porque lo estás haciendo en tu cuarto y nadie te está viendo, pero una vez que eso se va, lo vio muchísima gente, y no es personal, ya pertenece al mundo”.

El gerente general puede publicar fotos de él en la playa descansando en domingo, explica Saint Malo. El problema es si el domingo se muestra haciendo un gesto vulgar o borracho.

“Si no hay coherencia, hay problema. Es mentira que tú eres honesto el lunes y eres deshonesto un domingo… Lo que dices debe ser tu hacer”.
Esto se hace aún más relevante cuando se considera que en las redes no solo aparece lo que escogemos publicar, sino lo que otros publican de nosotros. Que no solamente leerán nuestros tuits quienes nos siguen, sino que basta con que uno de ellos lo retuitee para que llegue a muchos más.
“Ahora estamos más expuestos”, dice Saint Malo. “Hoy todos estamos en los medios, todos somos parte de esa comunicación, de esa conversación”.

La foto de perfil
“En estos tiempos tanto tus clientes, proveedores, aliados, jefes, accionistas van a buscar tu información en las redes, muchas veces hasta antes de realizar un primer contacto personal o comercial”, dice Méndez. “Si esa primera impresión no es positiva, es muy probable que ese primer contacto nunca se de o una relación ya establecida se deteriore”. Ella se refiere a la foto de perfil, esa que aparece en tus redes sociales y en tu cuenta de Whatsapp y correo.
Saint Malo hace hincapié en que aún cuando la foto de perfil aparezca en un app que usas en tu teléfono personal, que no te paga la empresa, la imagen tiene que ser cónsona con tu función profesional si hace chat te escribirán clientes y colegas.

Una visita y una conversación cara a cara siempre será más valorada que una llamada telefónica o un correo electrónico.
Una visita y una conversación cara a cara siempre será más valorada que una llamada telefónica o un correo electrónico.

Mensaje ¿virtual o real?
La comunicación se ha hecho más ágil, en segundos podemos enviar un documento a alguien que está en otro país, o enviar un chat para confirmar una cita, y sabremos si el otro lo leyó enseguida. El fax pasó a la historia, y en muchos hogares no hay teléfono fijo.
A nivel profesional, ¿hay vías de comunicación que se consideran más apropiadas que otras?
“El e-mail es más formal que un mensaje de texto pero no significa que si pasó por Whatsapp es como si no hubiera pasado. Si me dices que vienes hoy a las 9 a.m. por chat, yo espero que llegues hoy a las 9 a.m. No llamo para confirmarlo”, comenta Saint Malo.
Para la especialista en comunicaciones, seguirán apareciendo nuevos métodos de comunicación, y que serán considerados aceptables, pero reconoce que “hay vías más formales que otras. Yo no podría hacer un contrato por chat, hay que firmarlo y tiene que haber una comunicación más formal. Pero hay citas, acuerdos, programaciones que se pueden dar por chat, y ser igualmente válidas que una llamada a un correo”.
Lo que hay que tener claro es que ninguna palabra en una pantalla, reemplazará el impacto de la voz o el rostro de la persona.
“Nada reemplazará nunca el valor de una llamada o un encuentro personal”, insiste Méndez. “Con la velocidad en que vivimos hoy, donde todo proyecto exige inmediatez y se manejan muchos de ellos a la vez, los e-mails y los chats han venido a aliviar y agilizar en gran manera como fluyen las cosas. Las notas de voz ayudan a ampliar la información de los chats, pero en verdad, si es necesario enviar una nota de voz, más eficiente es hablar. Hay que tomar un respiro y hablar”.
Esto lo refuerza Saint Malo. “El contacto con las personas no es reemplazable. Hay reuniones, presentaciones a nivel profesional que se tienen que dar en físico… La gente valora ese tiempo que se le dedica”.

Te puede Interesar:  Ser papá, el mejor oficio del mundo

Ni muy informal, ni gritando
Saint Malo considera que esa misma comunicación que hace que a los panameños nos perciban como alegres y campechanos, puede jugar en nuestra contra en lo laboral, si nos expresamos como personas muy informales. Por ejemplo, cuando se tutea a personas que se acaban de conocer, sobre todo si la comunicación se da con personas en otras culturas, que no están acostumbradas a esto, podría parecerles muy confianzudo o informal.
“A los panameños siempre nos han catalogado como escandalosos, agresivos en nuestra comunicación ya que movemos mucho las manos y tendemos a tocar físicamente a la persona con la que hablamos”, comenta Méndez.
“Un consejo a nivel profesional es siempre mantener un tono de voz adecuado, ni muy alto ni muy bajo tampoco. ¡Ojo! con las palabras fuertes o fuera de contexto y cuidado con excedernos en la familiaridad o confianza con la otra persona… Tratemos en lo posible, en este ambiente laboral, no utilizar expresiones de la jerga popular“.

La comunicadora Monique Saint Malo Eleta, gerente de Stratego.
La comunicadora Monique Saint Malo Eleta, gerente de Stratego.

El impacto de cómo te ves
A la mujer se la juzga más por su apariencia que al hombre, eso no es ningún secreto. Ocurre desde en aquellas que se lanzan a presidenta en sus países hasta en las alfombras rojas de los premios de cine. Monique Saint Malo lo considera efecto del crecimiento que están logrando las mujeres. “Cada vez somos más fuertes, cada vez demostramos más, en diferentes espacios“.
No obstante, comenta que también sucede que la mujer es muy dura consigo misma. “Todas de alguna manera tenemos ciertos miedos; todas tenemos ese ver lo mejor en alguien más y no valorar lo que tenemos nosotras. Pero no todas podemos ser modelos, que las top models sean la mejor top model y las otras, seamos lo mejor que podemos ser”.
Pero no se puede negar que esa impresión visual debe cuidarse. “Hay ropa apropiada para todo momento y es algo que no podemos dejar que nos confunda. Cualquiera que sea nuestra profesión, no está permitido faldas demasiado cortas, escotes demasiado bajos, tiritas, transparencias indiscretas y demás. ¡Lo más importante! Todo limpio, planchado, cosido. Las manos es preferible tenerlas sin pintura a tenerlas con el esmalte pelado”.
Comenta que “una apariencia descuidada representa que somos descuidados en nuestro trabajo también y no estamos atentos al detalle. Ese es el mensaje que estamos transmitiendo a los demás”.

ALGO MÁS

Siempre se tú
Lo importante al pensar en que transmites a los demás tanto el trabajo como en las redes y en la casa, es apegarte a tus valores propios, insiste Monique Saint Malo Eleta, de Stratego.
“Si uno se deja llevar por quien uno realmente es, el resto no debe ser un problema, sino herramientas positivas para poder transmitir un mensaje”.
“Si no eres extrovertida, no finjas ser extrovertida, porque te va a ir muy mal… Trata de fortalecer lo que sí tienes positivo. Si uno es uno, pienso que le va mejor. Yo no puedo tratar de hacer las cosas como alguien más. Lo tengo que hacer lo mejor que yo lo pueda hacer y crecer dentro de eso. En la medida que hagamos eso, yo pienso que vamos por el buen camino”.

La postura
Maricel Méndez explica los detalles a cuidar en el lenguaje corporal:

Tener una postura relajada
No cruzar los brazos
No tocarnos el rostro
Jugar con el cabello, la ropa o accesorios
Mirar siempre a los ojos
Una sonrisa nunca está de más.

UNA REFLEXIÓN SOBRE LAS REDES

Si todos somos para todas las redes. Lo que es un hecho es que sin redes prácticamente no existimos. Es la forma en que estamos en contacto con personas lejanas y felicitamos por su cumpleaños a personas que antes no hubiéramos llamado. A nivel profesional, son nuestro mejor vehículo de expresión y promoción de nuestra empresa, por lo cual, no podemos desligarnos de ellas. Es en ellas que buscarán referencias de nosotros y de nuestro negocio, por lo que, lo que en ellas aparece no nos puede dejar mal.
Las nuevas generaciones, que han crecido con el celular en la mano y para quienes, las redes son parte integral de su ser, deben hacer un alto y poner atención a todo lo que suben y comentan. Lo que se riega en el mundo digital, no se puede recoger. Ahora cualquiera puede tomar una foto tuya, sin que te des cuenta, y compartirla. Por eso, antes de llegar al tema de redes, debemos vigilar nuestro comportamiento en público y privado, y lo que expresamos. No sabemos quién lo puede estar documentando con su celular y utilizarlo en nuestro perjuicio”.
Maricel Méndez