En 1760 el comerciante y diseñador italiano Giacomo Pirandelli, barón de Styletto, inventó el tacón de aguja para mejorar el desempeño de los jinetes pues era un soporte para las espuelas. Su invento se convirtió en algo imprescindible para las mujeres.
El fisioterapeuta Pablo Lima señala que debido al abuso de los tacones las mujeres padecen hasta cuatro veces más enfermedades en los pies que los hombres. “Usar un calzado con tacón de longitud excesiva trae daños irreversibles a la salud”, explica.
Lo ideal es elegir tacones que brinden comodidad y soporte a los pies.
A la hora de elegir un tacón hay que considerar: la punta, el tacón, la plataforma y sus detalles anexos. El color y el material también dictarán si el zapato será usado a diario o eventualmente, y para qué se usará (bailar, caminar, estar sentada).

Consejos para elegir tacón

    1. Número exacto:
    Se recomienda medir el pie dos veces al año para saber si ha sufrido cambios. Los zapatos se deben probar siempre de pie y dar unos cuantos pasos con ambos zapatos puestos, de esta forma se sabrá si son cómodos. Siempre hay que dejar espacio de al menos un centímetro entre la puta del zapato y los dedos del pie para mayor comodidad.

    2. Tamaño del tacón:
    Es preferible usar zapatos con tacones de tres a cinco centímetros, no más. Si bien los tacones muy delgados son atractivos y elegantes, no deben usarse a diario, pues hacen que todo el peso del cuerpo recaiga en la parte delantera del pie y los dedos, y en esta área aparecerán los dolores. No significa que este tipo de tacón esté prohibido por completo, pero es recomendable limitar sus uso a ocasiones especiales, Señala el fisioterapeuta Pablo Lima.

    3. Descanso:
    No es recomendable usar tacones las 24 horas de los siete días de la semana. Es esencial darle un descanso a los pies. “Estira los tobillos y masajea los dedos y la planta del pie para que se relajen”, detalla Lima.

    4. Efectos perjudiciales:
    Los efectos dañinos de los tacones no sólo afectan al pie, sino que se extienden al tobillo, ridilla, cadera y columna. Los tacones demasiado altos limitan la función del tobillo y obliga a flexionar la rodilla, la cadera soporta más presión y el centro de gravedad se adelanta, provocando hiperlordosis que a la larga puede desarrollar procesos degenerativos en las articulaciones, asegura Lima.

    El uso de tacón muy alto afectan al pie y limitan la función del tobillo. Shutterstock
    El uso de tacón muy alto afecta al pie y limita la función del tobillo.