La correcta aplicación de la base y del polvo de cara puede hacer la diferencia para lograr un rostro perfecto. Un lienzo preparado para ser embellecido. “La piel es lo más importante. Si la tez está perfecta, no debes usar mucho maquillaje”, dice Carola González, maquillista para Chanel en Latinoamérica.

González, quien además es maquillista de la actriz estadounidense Kerry Washington, explica que “la idea con la base es tapar las imperfecciones y unificar la tez para que luzca natural y fresca; mientras que el polvo le da el acabado final al maquillaje”.

No obstante, previo a estos dos productos, se debe hacer un ritual de limpieza, humectación y tonificación de la piel, y si es necesario, aplicar corrector, para que el maquillaje luzca impecable.

Base Les Beiges, de Chanel.
Base Les Beiges, de Chanel.

Acerca de la base

Carola González subraya que muchas féminas cometen errores a la hora de  aplicarse la base. Uno de los más comunes está relacionado con la elección de la tonalidad.

“La base no se debe elegir por el tono del cuello, ya que el sol no le da tanto. En cambio, es mejor elegirlo de acuerdo al color del pecho, que está más expuesto. El truco es optar por una base de dos a tres tono más oscura al cuello, que se aplica desde la cara hasta el cuello para emparejar el tono”.

Además, la maquillista sugiere siempre tener tres tonos de base. “Por lo regular las mujeres tienen una sola base todo el año; y no caen en cuenta, que hay diferentes temporadas y que hacemos muchas actividades, por lo que la piel no siempre está del mismo color. Entonces, hay que tener unos tres tonos de base: uno para esos días que estás bronceada, otro para los días que estás volviendo al color natural y uno más para cuando estás más cerca a su tonalidad natural”.

Te puede Interesar:  Kob, el corte que te hará lucir como de la realeza
Polvos Phyto-Poudre Libre, de Sisley.

El sellado
Luego de la base, el polvo es el siguiente paso y el definitivo para una piel de porcelana, ya que ayuda a sellar el maquillaje y a matizarlo. Carola González considera que solo se debe usar en la zona T, que abarca la frente, la nariz y la barbilla, es decir, los lugares que se ponen brillantes más rápido.
La maquillista internacional prefiere no aplicar el polvo en las mejillas, para dejarle un toque de luminosidad , y en cambio opta por darles un toque de blush, para que se vean más lozanas.

“Antes de aplicar la base, se debe hacer un ritual de acuerdo al tipo de rostro. Siempre hay que dejar secar bien cada producto para que no se vea pesado el maquillaje. Por ejemplo, una piel grasa debe usar un humectante libre de aceite para evitar que tenga mucha oleosidad y que el maquillaje se vea mal”, afirma: Carola González, maquillista para Chanel en Latinoamérica.

Maquillista profesional de Chanel, Carola González.
Maquillista profesional de Chanel, Carola González.