La antigüa Grecia siempre nos ha inspirado: Su culto a la belleza se ve reflejado desde el desarrollo de las artes y la arquitectura, que sentaron bases para el desarrollo de la humanidad. Y ni hablar de sus implacables dioses del Olimpo, cuyas imágenes con cuerpos estructurados reflejaban el concepto de fuerza, sabiduría y perfección.

Todo es encanto griego se ha trasladado a la última colección crucero 2017-2018 de Chanel, llamada La Modernité de L’antiqué (la modernidad de la antigüedad), que fue presentada por el legenedario Karl Lagerfeld en el Grand Palais el 3 pasado de mayo. Sobre la pasarela, convertida en un Olimpo de belleza, se contaba una historia que conectaba el escenario, el vestuario, el maquillaje y los accesorios en un solo concepto, como es común con la maison.

El desfile de la colección crucero 2017 – 2018, llamada “La modernite de l’antiquite” (la modernidad de la antigüedad), estuvo inspirado en la antigua y moderna Grecia., por lo que tanto las prendas como el maquillaje reflejaban frescura y un toque divino.

En el vestuario, delicados drapeados en seda y sutiles líneas sobre el icónico tweed, complementados con dorados accesorios, coronas de laureles y sandalias amarradas hasta la rodilla, reflejaban la inspiración en la modernidad y la antigüedad de Grecia. Mientras que en el maquillaje, los ojos rasgados e iluminados resaltaban la belleza divina de las modelos.

Te contamos de qué se trata esta nueva propuesta de Chanel, para que la intentes en casa y luzcas como toda una diosa.

Foto Benoît Peverelli
Chanel propuso un delineado alargado en los ojos, dando la sensación de una mirada rasgada y misteriosa. Los párpados se llevarán iluminados en tonos dorados, para darle más amplitud a la mirada. Mientras que las cejas se definirán sutilmente, de forma natural. Sombras Ombre Premiere Noir Satin N°26* (2017 Eyes Collection) y Sable N°28 (2017 Eyes Collection). Delineador líquido Ligne Graphique de Chanel – Noir-Noir N°10.

 

Foto Benoît Peverelli
Mientras que los ojos son los protagonistas, los labios se muestran más discretos y naturales, en un tono durazno casi imperceptible. En los labios se usó el Rourge Coco – Michèle N°468 (2017).

 

Foto Benoît Peverelli
La piel se lleva impecable, sin brillos, con un toque de luz en la frente, la nariz y la barbilla, y un poco de rubor para destacar las mejillas. En la tez se utilizó la base Les Beiges – Teint Belle Mine Naturelle y en las mejillas se aplicó el rubor Les Beiges – Poudre Belle Mine Ensoleillee (2017). 2017-18 Cruise Show Beauty Backstage/ Makeup CHANEL/ © CHANEL 2017