Cuando se trata de vestimenta adecuada para el lugar de trabajo, siempre salen a relucir los códigos que, a pesar de poder parecer muy rígidos, permiten generalizar y dar herramientas a los profesionales para mostrar un lenguaje adecuado a través de su vestimenta y no emitir mensajes erróneos.
Aunque solemos apropiarnos del estilo de vestir de otras culturas o lugares, algunos expertos estamos de acuerdo en que en Panamá es tiempo de adecuar los códigos a nuestro clima o ser más flexibles para vestir.
Aún queda mucho por aprender en términos de estilo e imagen profesional para proyectar el respeto, profesionalismo, madurez y actualidad que exigen los negocios, ya que hay actividades en todas las profesiones y cargos que exigen vestimentas más formales, casuales y hasta informales.

El color es un arma poderosa para impactar en lo profesional, y una licencia que no tiene el hombre de sastre. La duquesa de Cambridge de rojo, y la reina Matilde de Bélgica en un vestido amarillo.

Imagen de seriedad 
Profesiones que se distinguen por su seriedad, como la banca, finanzas, abogacía, seguros, auditorías, consultorías, diplomacia, contaduría, funcionarios de alto perfil, altos ejecutivos, comunicadores, ventas corporativas, gobierno, medicina, educación y otros, requieren de una vestimenta muy discreta:

  • Escotes conservadores
  • Faldas o vestidos a la rodilla
  • Cortes no ajustados al cuerpo
  • Telas sin transparencias
  • Camisas o blusas de manga al hombro o que cubra total o parcialmente los brazos, sin tirantes u hombros descubiertos.
  • En estas profesiones, son básicos los trajes completos de falda o pantalón para combinar con saco y los vestidos clásicos en colores sobrios, preferiblemente neutros. Si se incluye algún color, deben ser en tonos elegantes, como los pasteles, suaves o poco fuertes como el rojo, azul vivo, coral, verde intenso o amarillo.

El calzado ideal será el cerrado clásico acompañado de complementos elegantes y sobrios. Descarta todo lo que parezca para una fiesta de noche o para actividades personales.

La actriz Daniela Vega en un vestido enterizo apropiado para lo profesional. Der., este atuendo de Sophie Turner luce moderno sin variar en texturas ni tener escotes.

Frente al cliente
En profesiones de atención directa al cliente que no requieran de uniforme por políticas de la empresa, como ventas, periodistas, profesores, atención de turistas, conductores, personal de área de tecnología, mercadeo, relaciones públicas, lo normal es usar vestimenta casual formal, pudiendo prescindir del traje formal completo y sumar prendas individuales combinadas entre sí:

  • Blazer
  • Pantalones casuales con blusas formales o pantalones formales con blusas ejecutivas.
  • Faldas a la rodilla o 2 cm arriba de ésta.
  • Es aconsejable cuidar siempre los detalles como la sobriedad en los escotes, aberturas y tipos de telas.
  • En estos casos, los colores pueden sumar un poco de más energía y creatividad, según el rubro, con estampados más variados y tonalidades.
  • También los cortes podrían llevar un componente más actual y moderno, sin caer en extravagancias, al igual que los accesorios y complementos.
Te puede Interesar:  Jaime Peluffo, el panameño que ha ganado ocho Emmys
Si a un look casual, como el de Nora von Waldstaetten, le pones zapatos de tacón y de punta, le darás el toque profesional. Derecha, si la profesión es creativa, puedes jugar con transparencias, como esta blusa de encaje de Angelina Jolie.

Cargos creativos

Otras profesiones más relajadas y creativas, como la publicidad, la televisión de entretenimiento, consultores de imagen, diseñadores, artistas, creativos, gestores de redes sociales, dueños o atención en almacenes o boutiques, arquitectos, escritores, blogueros, diseñadores de interiores, diseñadores de moda, estilistas, personal de revistas o gastronomía, pueden combinar estilos informales y llevar, según las actividades, estilos a la moda que rompan con lo cotidiano.
Pueden vestir:

  • Denim para blusas, pantalones o
  • faldas
  • Telas más informales, alguna transparencia siempre y cuando se lleve de manera respetuosa.
  • Algunas podrán llevar vestuario más corto o un poco más ajustado, pero evitando que se vea provocativo o incluso vulgar.
  • Los accesorios y complementos pueden ser también artesanales, más vistosos o poco convencionales.

    En la mayoría de estas profesiones, se puede lucir estampados y colores más contrastantes o llamativos, pero todo, hasta lo más contracorriente, debe mantener una armonía y balance, pues no se trata de llamar la atención con lo que se viste, sino de crear focos de atención que no sobrecarguen el look.
    Hay actividades especiales dentro de algunas profesiones, como ingenieras, supervisoras en fábricas o cualquiera que implique que la persona se mueva en áreas que exijan un vestuario particular por normas de seguridad. En estos casos, limite el uso de faldas y vestidos, tacones, accesorios y peinados.
    Siga las reglas y añada a su atuendo los artículos adecuados para estas actividades, como cascos, sombreros, botas o zapatos deportivos.