Yasmari Bello transmite paz, no solo en sus palabras, sino en sus ojos y en su sonrisa. Pero en ese momento, yo no tenía paz. Ella aguardaba sentada en la sala de espera de la redacción de La Estrella de Panamá. Luego de saludarla, le conté estresada el inconveniente por el cual me había retrasado. Ella sonrió. “Antes del cáncer yo era así. No podía dejar pasar nada, pero aprendí que entre más cuentas un problema, más lo recuerdas y te amargas. Eso no deja que uno sea feliz. Es mejor olvidar esos pequeños inconvenientes que no nos cambiarán la vida y centrarse en pasar la página, olvidar y sonreír. Todo pasa, la cosa es que la gente se queda enfrascada en lo malo y para salir de ahí es difícil”.

Fue la primera lección de la mañana que me daba aquella atractiva y sencilla mujer venezolana, de cabello corto y escaso, de tacones rosados que hacían juego con el esmalte de sus cortas uñas. El rosa es un color que Yasmari intenta llevar todos los días de este mes para mostrar su lucha contra el cáncer.

Nuestra cita era para escuchar su testimonio de cómo se convirtió de “ejecutiva a sobreviviente y de sobreviviente a emprendedora”, como se define esta conferencista, facilitadora y coach, que asegura que su “misión de vida” la descubrió después del cáncer de mama.

Frente al cáncer

Tenía 37 años, era gerente del área de cumplimiento de Toyota, en Venezuela. Recién se había divorciado y apenas habían pasado seis meses de la pérdida de su embarazo de gemelos, cuando Yasmari descubrió, en noviembre de 2014, que padecía cáncer. “Yo no sentía nada, no me dolía nada. Me hice la mamografía anual y ahí salió. La vida te empieza a cambiar enseguida”.

Terminó sus quimioterapias en junio de este año y asegura que su enfermedad fue el resultado de un cúmulo de situaciones estresantes. “Era una ejecutiva que trabajaba muchísimas horas y que dedicaba poco tiempo para mí. Siento que me enfermé porque estaba más pendiente de hacer felices a los demás que a mí misma, no tenía tiempo para mí, no hacía ejercicio, vivía corriendo, a veces comía cosas que no debía. Tuve, como todo el mundo, problemas económicos, divorcio, desamores, y todo eso se va acumulando”, cuenta.

Bello terminó sus quimioterapias en junio de este año y asegura que su enfermedad fue el resultado de un cúmulo de situaciones estresantes.Jaime Lucar / La Estrella
Bello terminó sus quimioterapias en junio de este año y asegura que su enfermedad fue el resultado de un cúmulo de situaciones estresantes.

 

Recalca que el cáncer le cambió todo, desde su aspecto físico hasta su personalidad. “El primer mes es de duelo, donde te hacen una cantidad de exámenes para saber si el cáncer se te fue a algún lugar. Es una angustia tras otra. Con el cáncer perdí un seno, el cabello, el bronceado, la menstruación y el colágeno de la piel, porque tuve menopausia adelantada. También me anularon el tema de la maternidad porque mi cáncer era hormonal”, explica.

Cuando a Bello le iban a hacer la mastectomía parcial, una amiga suya que tiene una fundación contra el cáncer en Chihuahua, México, promovió cadenas de oración por ella en todo el mundo. “Mi amiga me dijo que había visto personas en estadio uno, morir, y, en estadio cuatro, con metástasis, salvarse. Todo dependería de mi actitud. Eso me hizo despertar”. Relata que, desde ese momento, automáticamente quitó la palabra muerte de su cabeza.

Ahí hubo un cambio en mi actitud. La gente me preguntaba qué me había pasado, porque creían que me iban a encontrar derrotada, triste, llorando, pero no fue así”.

Momento de cambios

Entonces, hizo una lista de sueños. “No sabía qué tiempo me quedaba por vivir, porque no tenía claro qué venía más adelante”, recuerda.

Mientras recibía quimioterapia, ella seguía trabajando desde su casa, sacó su certificación como coach y empezó a dar conferencias en Panamá y Venezuela. “Yo venía siendo facilitadora de talleres en mi trabajo y tenía otras certificaciones. Me dije ‘quiero llegar a más gente, quiero ser conferencista, internacional’, así que decidí prepararme”.

Yasmari afirma que siempre fue una mujer positiva.Jaime Lucar / La Estrella
Yasmari afirma que siempre fue una mujer positiva.

 

Estar positiva era esencial, dice. “Decidí ser feliz a pesar de las circunstancias. Mis pensamientos estaban positivos cuando mi cuerpo estaba en el peor estado”. Se refiere a que decidió seguir sus metas aun cuando tenía las defensas bajas, se desmayaba en el baño, le sangraba la encía cuando sonreía, no podía tragar porque le salieron aftas en la garganta y la boca, la comida le sabía a metal. “Ya lo del pelo había pasado a segundo plano”, destaca.

No obstante, a pesar de que ella misma se afeitó la cabeza cuando se estaba quedando sin cabello, durante los dos años que padeció cáncer, asegura que conservaba su “coquetería y vanidad femenina”.

Comencé a hacer yoga, iba al gimnasio para mejorar la masa muscular que iba perdiendo. Aprendí muchas cosas de belleza para mantener el cutis. Utilicé muchas técnicas naturales, mascarillas para el cuerpo y cosas que me ayudaron a que me creciera el cabello y a no verme deteriorada”, dice. Recuerda que en la sala de quimio las enfermeras le decían que ella era la estrella y no le permitían ir sin maquillaje. “Eso me motivaba”, confiesa.

Yasmari es coach y conferencista motivacional. Jaime Lucar / La Estrella
Yasmari es coach y conferencista motivacional.

 

Entonces, hizo cambios en su vida. Dejó su trabajo, su país (se mudó a Panamá) y se volvió a casar con la persona que conoció tres meses antes de su enfermedad y que se quedó a su lado “a pesar de todo”.

Decirle adiós a mi empresa que quise tanto para ir tras mis sueños de ser coach no fue fácil. Pero creo que todos deben emprender y dejar la zona de confort para lanzarse a algo desconocido”, indica.

También aprendió a redactar artículos. “Empecé a escribir y a ganar los concursos donde me inscribía, ya fueran literarios o de marcas emprendedoras”. Y comenzó a dictar conferencias desde febrero de este año. “Tú te testeas, vas y das las conferencias y sabes si lo estás haciendo bien o mal. Recibes feedback de la gente. Cada vez que das más conferencias, vas aprendiendo cosas nuevas, vas cautivando a tu público”, afirma.

Mensajes positivos

Yo traía una experiencia profesional a nivel de creación de equipos de alto desempeño, liderazgo, motivación, inteligencia emocional y desarrollo humano y organizacional. Así que esos son los temas en los que más me enfoco en mis conferencias, que son para todo tipo de personas, especialmente para las mujeres, porque busco poder empoderarlas”, explica.

A la fecha, Bello ha realizado conferencias sobre desarrollo personal y profesional, tanto en su país natal como en Panamá. Comenta que su meta es llegar al público de toda Latinoamérica. A principios de este octubre, fue invitada por Ismael Cala para dictar una conferencia en el cuarto encuentro de En Cuerpo y Alma, en La Riviera Maya, un evento de desarrollo personal liderado por el presentador de televisión y conferencista.

Además, hace tutoriales en Youtube para pacientes con cáncer sobre cómo arreglarse, maquillarse, ponerse pelucas, sombreros y pañuelos.

Tengo una conferencia de mi historia, que no solo se dirige a pacientes, sino al público en general, para que sepan qué tienen que hacer diferente para no enfermarse. No hablo de la enfermedad desde el punto de vista del drama, sino de cómo una adversidad te puede llevar a un emprendimiento”, destaca. Este mes, ha llevado su mensaje de positivismo a pacientes y visitantes del Instituto Oncológico Nacional y del Centro Médico Paitilla, y a diversas compañías.

Despertar cada día es bastante, dice, y añade que a partir del cáncer, su fe aumentó y empezó a trabajar el agradecimiento y a vivir cada momento al máximo. Su mensaje a la gente es “que la vida comienza en el momento que eres concebido, no en el momento que te hacen un diagnóstico. Aprovecha que estás sano y no malgastes tus células sanas en tonterías; no te llenes de energía negativa”.

Recomienda a las personas visitar al médico y llevar una vida más equilibrada. “Nadie está exento de cualquier tipo de enfermedad, que la mayoría de las veces ocurre por emociones mal manejadas. Cuando tienes rabia, problemas y resentimiento, se te acumula en los huesos. Es importante saber que debes comer más sano, hacer ejercicio, tener pensamientos positivos y, sobre todo, sonreír”, insiste Bello, a quien sus amistades comparan con Alegría, el personaje de Disney, porque siempre está sonriente.

Este mes fue invitada por Ismael Cala para dictar una conferencia en el cuarto encuentro de En Cuerpo y Alma, en La Riviera Maya.Jaime Lucar / La Estrella
Este mes fue invitada por Ismael Cala para dictar una conferencia en el cuarto encuentro de En Cuerpo y Alma, en La Riviera Maya.

 

Mis pensamientos estaban positivos cuando mi cuerpo estaba en el peor estado”, recuerda la sobreviviente de cáncer de mama. Asegura que después del diagnostico encontró su misión: motivar