Desde que estudiaba Ingeniería Civil en la Universidad Tecnológica de Panamá, Yira Mootoo se dio cuenta de que le apasionaba el medio ambiente. “Siempre la perspectiva es que el ingeniero civil quita, destruye, demuele. Yo quería ser una ingeniera civil que ayudara a proteger y conservar mi entorno, por eso, estudié la especialidad en ambiente”, señala Mootoo, quien en la actualidad se desempeña en el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) como gerente ambiental y social en el sector Atlántico.

Su trabajo es darle seguimiento a los planes ambientales que se desarrollaron en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de la ampliación del Canal de Panamá. “La magia del tercer juego de esclusas es que se combinan todos los temas ambientales a la vez y a velocidades extremas. Hay seis planes diferentes de flora, agua, fauna, suelo, aire y manejo de materiales. Vemos cómo dentro de la construcción del Canal las diferentes actividades pueden afectar estos diferentes componentes y nosotros hacemos nuestro esfuerzo para evitar que eso ocurra”, dice Mootoo, enfatizando que la capacitación a los empleados en temas de procedimientos amigables con la naturaleza fue la columna vertebral para lograr el compromiso de todos los colaboradores de las distintas áreas.

Mootoo se desempeña en el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) como gerente ambiental y social en el sector Atlántico.
Mootoo se desempeña en el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) como gerente ambiental y social en el sector Atlántico. Fotografía: Jaime Lucar.

 

 

El ambiente es importante
“Mi mayor logro en el proyecto del tercer juego de esclusas fue demostrar que la parte ambiental es importante, porque cuando estás contra el tiempo en un proyecto de producción, ambiente queda de lado. Para eso, tuve que involucrar la gestión ambiental como parte del proceso y no solo ser observador”, indica.

En GUPC, la ingeniera tiene seis años, donde además del cuidado del ambiente, se encarga de la protección radiológica de equipos en el Atlántico. “GUPC tiene unos densímetros nucleares, que son equipos chicos que sirven para medir el porcentaje de humedad del suelo y los niveles de compactación al instante. Debido a que se exige que todas las empresas con fuentes de radiación tengan un equipo especialista de radiación ionizante en caso de un accidente, a mí y a otros compañeros nos capacitaron para tal fin, aunque hasta el momento no he tenido que actuar para nada”, comenta.

Uno de los logros más significativos que la ingeniera destaca de su labor en la ampliación, es el adecuado manejo de los movimientos de tierra (erosión y sedimentación), lo cual permitió que hasta ahora ninguna prueba del agua del lago Gatún haya salido fuera de lo normal. “Cuando se hacían los monitoreos al lago Gatún no se podía percibir exceso de sedimentación por encima de los niveles normales, a pesar de que se movieron millones de metros cúbicos de tierra. Eso es importante porque dicho lago es un recurso valioso, más ahora con el tema de la sequía, que se utiliza con diversos fines, y si contaminamos el agua con sedimento es más difícil tratarla”, asevera.

Te puede Interesar:  Andi Soto, más que rostros enigmáticos en el Macrofest

La manipulación del desecho, producto de volúmenes considerables de concreto, también fue vital. “Aunque en una construcción normal el porcentaje de desecho del concreto es del 5%, el cual es bajo, aquí en el tercer juego de esclusas esa cifra resulta ser considerable; así que debimos planificar dónde, cómo y cuándo vaciarlo, y que se viera ordenado”, señala, distinguiendo que tales residuos luego de ser tratados, se reutilizaron para los caminos, con el fin de que los camiones tuvieran más estabilidad.

Su trabajo es darle seguimiento a los planes ambientales que se desarrollaron en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de la ampliación del Canal de Panamá.
Su trabajo es darle seguimiento a los planes ambientales que se desarrollaron en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de la ampliación del Canal de Panamá.

Un cangrejo paró la obra
La Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá es una gran fuente de biodiversidad, por lo cual el rescate de fauna tuvo un renglón importante en el proyecto de ampliación. Según datos del GUPC, hasta la fecha se han rescatado más de 5 mil animales sanos y salvos, entre ellos 400 cocodrilos. “Hace un año nos llamaron para rescatar un cangrejo y se detuvo un movimiento de tierra para rescatar al animal. A ese punto está la conciencia de todos los trabajadores”, resalta Mootoo.

La ingeniera confiesa haber comenzado en su cargo con timidez, pero luego su trabajo le ayudó ha superar ese aspecto. “En el campo no se puede ser tímida”, dice, aclarando que el hecho de ser mujer no le ha representado ningún tipo de conflicto. “No he tenido problemas por ser quien soy ni como soy, ni por ser panameña. Creo que el ser mujer me ha ayudado mucho en mi trabajo, debido a mi manera de tratar a las personas. Por ejemplo, a mis compañeros varones les tomaba una semana conseguir un equipo y a mí solo una hora… puede ser porque soy mujer, no estoy segura”, menciona.

Su mensaje es “que todos los proyectos a nivel nacional y mundial deben tener el tratamiento ambiental involucrado, para que el éxito del hombre no destruya la naturaleza”.