La buena cocina francesa no solo se puede disfrutar sentados en un lujoso restaurante frente a una romántica plaza en París o dentro de un palaciego hotel. Ahora, esta gastronomía reconocida internacionalmente también se puede degustar desde las alturas, pues desde 2009 la aerolínea Air France colabora con reconocidos chefs para elaborar sus menús, para la Business Class y La Première, en los vuelos que salen desde París.

Para el menú de abril a junio de 2017, el turno le corresponde a Michel Roth, uno de los chefs más galardonados de Francia, cuya cocina, como él mismo ha definido, es una mezcla de modernidad y clasicismo. Roth ha recibido los premios “Bocuse d’or” y “Meilleur Ouvrier de France” (mejor profesional francés en su categoría) en 1991. También ha sido nombrado Caballero de la Legión de Honor en 2006, tiene varias estrellas Michelin y recibió el galardón “Romand” del año(en 2016) con una puntuación de 18/20 en la guía de restaurantes Gault & Millau.

Roth preparando el jarrete de ternera con limonaria y fricasé de verduras variadas, uno de los platillos del menú de Air France.

Roth, quien ha trabajado junto a las casas más prestigiosas como L’Espadon, del Hotel Ritz, o el gran Hotel President Wilson en Ginebra, Suiza, donde tiene su actual restaurante Bayview, ha creado para la aerolínea un menú que se renovará cada mes con dos nuevos platos. Un ave laqueada con pimientas exóticas y miel de cítricos, piña y mango caramelizados, y bastones de verduras, será uno de los platillos disponibles en el mes de mayo.

Para junio, se incluirán el jarrete de ternera con limonaria y fricasé de verduras variadas, al igual que los camarones a la plancha, salsa ‘Homardine’ perfumada con estragón, arroz rojo, brotes de espinacas y setas ostra.

Con estas seis creaciones culinarias, Michel Roth pone de relieve los productos regionales y se atreve a elaborar inesperadas fusiones, demostrando su dominio técnico al combinar de forma equilibrada, la tradición gastronómica francesa y la modernidad. Esta es la manera de expresar su sueño como chef: hacer feliz a la gente por medio de su cocina, tanto en tierra firme como en el aire.