A medida que pasan los años, tu piel va cambiando y va presentando características específicas. Pero independientemente de la etapa en la que te encuentres, siempre debes procurar rutinas y cuidados que te permitan verte divina a cualquier edad.

La cosmetóloga esteticista capacitadora de Amway, Viviana López, señala que las condiciones de la piel están marcadas por la edad, factores endocrinológicos (hormonas), y por hábitos de vida. “No es lo mismo una piel alrededor de los 10 e inclusive los 20 años, donde la mayor preocupación puede ser el acné, que una piel madura de 50, donde hay que procurar redensificar la piel”.

La cosmetóloga de Avon, Keisa Brito destaca que a medida que pasan los años se va perdiendo firmeza, luminosidad, hidratación y elasticidad en la piel, y aparecen las arrugas y las líneas de expresión. La buena noticia es que el envejecimiento de la piel se puede minimizar o retrasar con ciertos hábitos saludables. “Es importante procurar tener una buena alimentación y dormir bien, así como evitar el cigarrillo y controlar el estrés”, destaca.

Brito manifiesta que en general todas las personas de todas las edades deben tener una rutina de cuidado de la piel. Desde la niñez y durante toda la vida se debe utilizar protector solar por cuestión de belleza, pero sobre todo por salud. Además, cuenta que los hábitos de cuidado, día y noche, son fundamentales. “Por lo general las mujeres debemos seguir una rutina que consta de una una limpiadora, una hidratante, crema de día, crema de noche y el tratamiento para el contorno de ojos”.

Antes de los 20: Divina adolescencia

La adolescencia es la época donde la piel está radiante y en su máxima belleza, no obstante, en muchas personas durante esta etapa se puede presentar un problema de acné por factores hormonales.

“En ese rango de edad la preocupación es la aparicion de puntitos negros, de brotes. Hay que ver hasta qué punto es un acné grave, y en este caso se debe recurrir al doctor. Si no se presenta esta alteración, el cuidado irá encaminado a guiar al adolescente a iniciarse en una rutina de higiene, que implica la limpieza de la piel en la mañana y en la noche”, dice, señalando que en esta fase aún no hay cabida para la hidratación ni la nutrición de la piel porque está tierna.

López aconseja inculcar el hábito de limpieza en los niños desde los 10 años de edad, con un producto apto para todas las edades.

Los 20: Preciosa juventud

A los 20 se recomienda productos para limpiar la piel y el uso de bloqueador solar.
A los 20 se recomienda productos para limpiar la piel y el uso de bloqueador solar.

Para los 20 años la piel sigue tersa, firme y resistente, pero empieza a enfrentarse a ciertas condiciones como el maquillaje, que pueden afectarle. “Es importante empezar a desmaquillarnos para que la piel pueda regenerarse mientras se duerme”, indica Viviana López, enfatizando que “se requiere seguir limpiando la tez de día y de noche y utilizar mucho el bloqueador porque empieza a deteriorarse el tejido internamente (a partir de los 25) y empieza a aparecer manchas por radiación”.

 

La cosmetóloga esteticista aconseja introducir en los cuidados una hidratante y buscar productos no agresivos, en especial naturales, a base de vitamina E y aloe vera. “Si se empieza a cuidar la piel desde temprana edad, no se tendrá que recurrir a tratamientos coorrectivos después”.

A los 25 años también se detiene la producción de colágeno (de la piel y de los órganos internos). “Hay que cuidar el que tenemos hasta el momento y utilizar productos enfocados en regenerar la producción de esta sustancia”, expresa López.

En esta década también se puede presentar acné ya que al tratarse de una edad fértil las hormonas nuevamente están activas y se estimula la glándula cebácea, o también se puede presentar granitos o inflamación, que no necesariamente son acné. “La recomendación es no punzar, manipular o agredir la lesión, porque se puede generar una mancha”.

Los 30: Todo va madurando

En la tercera década se aconseja usar productos que estimulen la producción de colágeno, como la línea Youth Xtend, De Artistry, y productos naturales con Vitaminas C, como la línea Skin, de Herbalife.
En la tercera década se aconseja usar productos que estimulen la producción de colágeno como la línea Youth Xtend, De Artistry; y productos con Vitaminas C como la línea Skin, de Herbalife.

Al igual que una mujer va madurando, su piel también lo va haciendo. A los 30 empiezan a aparecer los primeros signos de envejecimiento y algunas lesiones en la piel como manchas, ojeras, grietas a nivel del contorno de ojos y fisuras en el surco nasogeniano.

Te puede Interesar:  Kob, el corte que te hará lucir como de la realeza

Keisa Brito señala que los hábitos de cuidado de la piel determinan mucho la juventud de la piel. Así “spuedes tener 30 años, pero si no te has protegido la piel, puede que tu tez luzca mucho mayor, de ahí la importancia de la rutina”.

Viviana López sugiere cuidados más rigurosos en este período e introducir nuevos tratamientos específicos. “Se debe empezar a usar una crema para el contorno de ojos y recurrir a exfoliación semanal o de acuerdo al tipo de piel. Se debe seguir usando bloqueador solar y en caso de piel seca, empezar a usar productos humectantes e hidratantes porque es más propensa a tener líneas de expresión”.

El estrés de la rutina y el embarzo también influyen en el aspecto de la piel en esta década. “Si pasaste un embarazo, debes esperar que el cuerpo vuelva a regularse hormonalmente para ver qué secualas deja y empezar a trabajar en la corrección”.

En el mercado están de moda los productos con ácido hialurónico, que hidrata los espacios de líneas que se van generando, sobre todo en el surco nasogenial, debido a que la piel con el tiempo va perdiendo la propiedad de retener el agua en la piel.

López recomienda utlizar vitamina C “en un producto que permita regenerar las células y los tejidos”. La cosmetóloga advierte que la vitamina debe ser pasada por un proceso químico porque al colocarla de forma natural directamente sobre la piel, ésta se puede manchar ante la exposición solar, debido a que los cítricos (fuente de vitamina C), son fotosensibles al sol.

Los 40: Nunca es tarde para cuidarte

Luego de los 40 años, se debe aplicar en la piel productos muy humectantes, que le devuelvan tensor a la piel y luminosidad, y reduzcan los primeros signos de envejecimiento.
Luego de los 40 años, se debe aplicar en la piel productos muy humectantes, que le devuelvan tensor a la piel y luminosidad, y reduzcan los primeros signos de envejecimiento.

A los 40 la piel comienza a bajar la producción de aceites naturales. “La piel seca debe tener especial cuidado y utilizar productos humectantes; mientras que la piel grasa puede empezar a percibir un poco menos de oleosidad”, explica López.

Las secuelas de décadas de exposición solar, así como la disminución en la cantidad de estrógeno, comienzan a reflejarse en la pérdida de elasticidad y firmeza, y la acentuación de las líneas de expresión.

Durante este período se sugiere especialmente el uso de productos con factor altamente humectante, a parte de la rutina básica. También es necesario prestarle más atención a la zona del contorno de ojos y usar productos específicos para cada problema, desde ojeras y bolsas, hasta líneas.

50 y más: eternamente bella

En esta fase se debe acudir a tecnologías revolucionarias que permitan devolverle grosor, la densidad y la firmeza a la piel.
En esta fase se debe acudir a tecnologías revolucionarias, como el caso de Anew Ultimate Supreme, con complejo celluvive con perla negra de Tahiti y extractos de minerales dorados, que combate los diez signos del envejecimiento.

La sequedad, la flacidez y la falta de densidad de la piel se pueden convertir en un problema durante esta fase, más si no has tenido un régimen de o previo los años anteriores. También aparecerán más vellos en la cara a causa de la menopausia.

“De los 50 en adelante es fundamental aplicarse productos con alta tecnología, como los tensores, y aquellos que devuelven la luminosidad, frescura, el grosor de la piel, que se vuelve muy delgada en ausencia de las fibras de colágeno”, ilustra Viviana López.

Reposar adecuadamente, llevar una vida plena y realizar actividades, también contribuyen a la buena salud de la piel a esta y todas las edades.

López expresa que en general, hay que hacer énfasis en la prevención desde edad temprana y tener buenos hábitos como tomar agua, dormir ocho horas, retirar el maquillaje y limpiar la piel (aunque no se maquille) para retirar las impurezas del cutis.

“Hay que adquirir la disciplina desde temprano. Si nunca tuviste hábitos, si no tuviste un tratamiento preventivo y ya tienes mucha alteración, una crema no va a hacer milagros. Lo importanmte es hacer el enfoque de tratamiento preventivo para que no tengas que recurrir al correctivo, que quizás te hará ayudará en un 50% con la alteracion que presentas”, recalca López.

Los factores genéticos también influyen en la belleza de la piel, pero es mejor no fiarse. “Ahora como llevamos el ritmo de vida, no te puedes asegurar que si tu madre luce regia, a ti te espera la misma suerte, pues ella quizás no trasnochó, no fumó, durmió bien, se desmaquilló y usó su crema”, aclara Viviana López..