Cuando se hace una dieta por lo regular lo primero que se elimina o reduce son los carbohidratos, y uno de ellos son las pastas, pues se les considera como una bomba de calorías.

No obstante, un reciente estudio realizado por el Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed en Pozzilli (Italia) tira por el suelo esta teoría, señalando que no hay ninguna asociación entre consumir este tipo de alimentos y aumentar el índice de masa corporal.

Y no solo eso. El estudio, donde se analizó los datos de 23.000 personas inscritas en dos estudios epidemiológicos del instituto, revela que el consumo de pastas, además de ayudar a mantener un índice de masa corporal sano, reduce el riesgo de padecer obesidad.

“Mediante el análisis de los datos antropométricos de los participantes y sus hábitos alimenticios hemos visto que el consumo de pasta, al contrario de lo que muchos piensan, no se asocia con un aumento en el peso corporal. Los resultados muestran que la pasta contribuye a tener un índice de masa corporal saludable, una menor circunferencia de la cintura y una mejor relación cintura-cadera”, destaca George Pounis, quien lideró la investigación.