El pasado 10 de febrero se conmemoró el primer Día Internacional del Whisky Escocés, para celebrar uno de los regalos más emblemáticos de Escocia para el mundo.

El festejo incluye tanto whiskys de malta, que vienen de una sola destilería y de una región específica de Escocia, como whiskys de mezcla o ‘blends‘, que son los más comerciales y se componen por los whiskys de grano y los de malta.

“El whisky escocés es el más consumido y el preferido a nivel mundial. Es el papá de muchos whiskys que han nacido en el tiempo, como el japones, el americano, el canadiense”, señaló Carlos Prato, embajador del portafolio reserve de Diageo para Global Brands, la compañía que instituyó la celebración, la cual coincide con el aniversario 187 de Alejandro Walker, hijo de John Walker (mejor conocido como Johny Walker).

Carlos Prato, embajador del portafolio reserve de Diageo para Global Brands

Pero, ¿qué hace especial al whisky escocés? Prato explica que “no hay otra bebida espirituosa que ofrezca el mismo rango de gusto, texturas y sabores; hecho de la misma manera por más de 500 años en destilerías pequeñas y grandes a lo largo y ancho de Escocia”.

La meticulosidad en el proceso de creación es uno de los factores más influyentes. “La mezcla perfecta es el agua de Escocia, que es el agua de manantial, la malta y la levadura para poder fermentar, ahí conseguimos nuestra materia prima para entonces seguir el proceso. Para que un whisky sea escocés, debe añejar al menos tres años en barriles de roble blanco americano, usados previamente por el whisky americano”, esclarece.

Tres cocteles para celebrar

Existen muchas maneras de tomar whisky. “Tómatelo como quieras, donde quieras, con quien quieras, a la hora que quieras…no hay una ciencia cierta para tomar whisky. Lo puedo recomendar, en términos universales, con vaso roquero, hielo en roca, onza y media de tu whisky preferido -la medida responsable- y un toque de agua, que abre las notas del whisky cuando lo llevas a la nariz y te regala todos los demás aportes en la boca”, dice Prato.

El whisky escocés también se puede tomar en cocteles. Durante el lanzamiento de las festividad, el actual World Class Panama, David Vergara, nos preparó tres deliciosos y refrescantes cocteles con tres whiskys de mezcla. A continuación te diremos cómo prepararlos para que los disfrutes en casa.

Buch Passion

Vertir 2 oz. de Buchanan’s y 1/2 oz. de miel de agave en un shaker, agregar la pulpa de una maracuyá, hielo en cubos y agitar. Servir con la ayuda de un colador.

Este coctel, con un toque ahumado (por el sirope de agave), es de la autoría de Vergara. Lo hizo inspirado en un árbol de maracuyá que hay detrás de su casa.  “Detrás de mi casa hay bastante maracuyá, como se dice en Panamá: hay buco maracuyá. Entonces, el nombre original del coctel era ‘buch o passion’, buch por el Buchanas’s y passion por la maracuyá, que corrido se lee buco pasion”, explica.

Ginger Parr

Maserar una rodaja de gengibre con 2 cucharaditas de azúcar, agregar Old Parr, hielo y Perrier de naranja. Servir en un vaso corto y decorar con cáscara de naranja.

Johnnie Ginger 

Agregar un toque de limón, cubos de hielo, Ginger Ale y 2 0z. de Johnnie Walker Black en un vaso largo. Mezclar y servir con rodajas de limón.

Vergara cuenta que “este coctel es una variante de un old fashion, el cual tratamos de hacer para que las personas lo puedan hacer en casa, pues es un bastante sencillo”.