En Panamá los concursos gastronómicos, transmitidos en televisión y producidos a nivel local, han tomado auge, pues la culinaria se ha transformado en un arte altamente competitivo. Estos concursos, más allá de premiar, resultan plataformas de aprendizaje para los participantes, elevando el nivel de sus creaciones, lo cual, al final, favorece al comensal, pues en el futuro recibirá un mejor servicio en el restaurante.

La chef Fifita Bichili reconoce que esta tendencia (de las competencias televisivas y otros concursos gastronómicos) ya se da en otros países, y que ahora toma fuerza en el istmo. “Panamá cada día crece más en la gastronomía. Podemos apreciar que con la llegada de los turistas, el sector gastronómico ha ido evolucionando para poder ofrecer a los visitantes una oferta culinaria única, variable y diferente”, resalta.

Esto también responde a las exigencias de los consumidores, pues cada vez son más conocedores y, por ende, se hacen más exigentes con lo que se llevan a la boca, que además de satisfacer una necesidad, debe resultar toda una experiencia.

Un concurso con sabor criollo

Los siete concursantes de Prity Fonda.
Los siete concursantes de Pritty Fonda son de diversas provincias.

Del 2 de junio al 7 de julio, en horario primetime de 9:00 p.m, TVN transmitió el programa Pritty Fonda. Un espacio donde se buscaba “resaltar la comida netamente panameña, pero enfocándonos más en las personas”, según señala el productor Juan Carrington .

Durante las siete galas de la primera temporada, los siete participantes de diferentes provincias con conocimientos previos de cocina, que fueron seleccionados a través de castings (Priscila Espinosa, Betiska Campos, Evelia de Verbel, Angelino Salas, Alesandro Morales, Jeremías Núñez e Iván Gómez), prepararon variedad de recetas del patio.

Carrington indica que el programa también tiene la función de educar. “Hay muchos platos panameños que la gente no conoce, como el serén de maíz nuevo, que es un plato típico de Chiriquí. Quisimos enfocarnos en dar a conocer muchos de esos platillos”. Explica que dentro del programa incluso se presentaron tips de cómo la gente puede preparar los platos autóctonos, tal como lo hacían los abuelos. “Queríamos culturizar al televidente y que conociera más de su cocina tradicional”, destaca.

Al final, el jurado, integrado por el chef panameño Mario Castrellón, y el chef español, residente en Perú, Ignacio Medina, eligió como ganador de Pritty Fonda a Iván Gómez de Donde Ivan Restaurante.

El productor asevera que este tipo de programas “impacta la industria gastronómica porque damos a conocer o resaltamos los platos típicos, y aparte damos a conocer cocineros, que tienen el sueño de poner su propio negocio de venta de comida. Todos disfrutan cocinar para otro y quieren que la gente disfrute y conozca sus platos”, expone.

logo top chef panama
El programa Top Chef Panamá es un formato internacional.

Un formato internacional panameñizado

Otro concurso de televisión que llegará a la pantalla chica panameña el 6 de septiembre es Top Chef Panamá, cuyo formato es una franquicia de NBC Universal, que será transmitido durante tres meses (nueve martes) por Telemetro.

Richie Olivella, gerente de relaciones públicas y atención al cliente de TVA, comenta que los participantes se eligen por medio de castings. “Se hacen tres filtros y se va depurando hasta conseguir a los 15 chefs participantes. Se toma en cuenta personalidad, historia de vida y, por supuesto, su calidad como chef”, dice, aclarando que se encuentran en la etapa de selección final de los chefs”.  El premio para el ganador será de $25.000.00.

“Programas como éste, uno de los concursos de cocina más importantes del mundo, aportan de manera positiva a la sociedad. En primer lugar, es contenido entretenido que se puede disfrutar en familia. Adicional, podemos ver historias reales de gente que ha logrado surgir en la vida por medio de una carrera en el mundo de la cocina, y eso es inspirador”, asegura Olivella, añadiendo que “la industria gastronómica en Panamá, la cual genera muchísimos empleos, se ve enaltecida y crece”.

Este tipo de concursos genera un ciclo positivo que va más allá de la gastronomía y trasciende incluso al sector turístico. “Los concursos de cocina en televisión son una tendencia mundial, que por una parte hace de los chefs unas superestrellas, lo cual impacta directamente la industria, ya que se genera interés en la audiencia de visitar sus restaurantes y probar su comida. Al crecer la oferta gastronómica en Panamá, hacemos crecer también la oferta turística, y poco a poco nos podemos convertir en un destino destacado en el tema”, subraya Richie Olivella.