Si te preguntas cuál será el color para finales de este año y para 2017, pues la respuesta ha sido clarísima estos días: El amarillo. La semana de la moda de Nueva York y la alfombra roja de los Emmy el fin de semana pasado nos llevan a pensar nuestro guardarropa y nuestro estilo en amarillo.

El color de los pollitos, a ratos con gotas de neón o incandescente como el sol, será el favorito en vestidos. Es estridente, se hace notar donde vaya, y al mismo tiempo es cálido y no se percibe tan agresivo, sino más accesible, que el rojo.