El estampado en  blanco y negro sigue siendo rey de las faldas.

Si le tienes cierta aprensión a los estampados, pruébalos en blanco y negro. Este dúo clásico de tonos neutros te hará sentir más cómoda, si no eres amante de lo estridente, y sentirás también que son más fáciles de combinar.
Si temes que el estampado haga lucir más voluminosas tus caderas, entonces busca aquellos que se concentran en la basta de la falda, de manera que no haya estampado en el área de la cintura a la cadera.