A lo antiguo.
 Encajes, arandelas y pollerón se unen en una sola pieza, la pollera. Hoy la panameña la viste para festividades y eventos específicos, dentro del marco folclórico. Es considerada uno de los trajes emblemáticos del país, pero hoy no luce igual a la pollera de principios de la república.

Según la teoría del investigador Eduardo Alberto Cano, la pollera se comenzó a llevar en Panamá a finales del siglo XIX por influencia de la española Eugenia de Montijo (oriunda de Granada), y desde entonces ha sufrido algunas transformaciones que por un tiempo se percibieron como naturales. No obstante, hoy los estudiosos del traje típico muestran intranquilidad por la supuesta evolución del traje. Coinciden en que la pollera se está apartando de lo tradicional, ya sea por falta de conocimiento o por capricho.

Entre más grande ¿mejor o peor?

Norma de Testa es educadora y autora de cuatro libros dedicados a las tradiciones panameñas. Organiza una exhibicón de polleras antiguas en Parita el 30 de julio.
Norma de Testa es educadora y autora de cuatro libros dedicados a las tradiciones panameñas. Organiza una exhibición de polleras antiguas en Parita el 30 de julio.

Entre los desaciertos que resaltan, el que más se menciona es el tamaño del diseño de la labor. “Hoy ponen tantos elementos en la labor que no se puede apreciar cuál es el verdadero motivo. Le quieren colocar toda clase de dibujos, cuando se suponía que eran motivos florales”, ilustra la profesora Norma de Testa. “Ahora ocupa casi todo el espacio del cuerpo y del susto del pollerón. Ya no dejan espacios blancos en la tela”, dice. Además, le parece que los colores son muy contrastantes, cuando antes la labor se mantenía dentro de la misma gama de tonalidades.

Las labores en la blusa también son más grandes, lo cual hace que la arandela aumente en tamaño y allí se cae en otro error, dice la profesora. “Las arandelas deben tener cuatro pulgadas, pero ahora son tan grandes que la primera tapa todo el trabajo de la segunda”.

El investigador Eduardo Alberto Cano afirma que “la gran evolución que ha tenido la estructura de la pollera la vemos en las cantidades de tela del pollerón. De seis tiras (cada una de 36 pulgadas) que se utilizaban al principio, pasaron a ocho”. Esto le ha agregado mucha complejidad al traje, por lo cual debe ser elaborado entre varias artesanas, lo que aumenta el precio.

Cano, graduado en Historia del Arte de la Universidad de Sevilla y con una maestría en tejidos, ha dedicado los últimos 20 años a la investigación de indumentarias de Panamá. Le parece “inaceptable” que se utilicen encajes diferentes al color blanco, así como que no se deje campo blanco en las trencillas de mundillo, porque así “se mira como un solo listón”.

Además considera inapropiado llevar un tembleque rojo con una pollera de gala.

La profesora Testa destaca que también se acostumbra hoy a llevar exceso de joyas. “A nosotras nos decían las antepasadas que en sumo grado eran siete joyas en el pecho y no repetidas. Ahora los orfebres también están ayudando al cambio porque hacen unas gargantillas grandes, llenas de piedras preciosas del mismo color de la labor de la pollera”.

Los tembleques también han crecido en tamaño y cantidad. Cano recalca que antes las empolleradas se arreglaban con flores naturales. La profesora agrega que hoy los tembleques son hasta de cristales Swarosvky. “Ahora no les ponen el tirabuzón que le daba el movimiento cuando la persona caminaba”, dice.

“Nos decían nuestras abuelitas que se debían usar máximo diez pares, ahora usan hasta 15, más las prendas de la cabeza. A veces no se les puede ver la cara de tanta cosa que llevan”, asegura la educadora.

Esto es ¿evolución o desorden?
¿Hasta dónde puede llegar la evolución y en qué momento se deben frenar los cambios?

La profesora Norma de Testa niega que haya evolución en la pollera en la actualidad. “Soy una profesora de ciencia y entiendo lo que es evolución. Es mantener la originalidad de las cosas, no cambia, y si cambia, se mejora. Pero aquí se trata de adulterar y alterar las cosas”, manifiesta.

“Para mí la evolución es por ejemplo en la labor. El punto de cruz, que fue lo primero que usaron, era un poco desordenado, por debajo se veía dónde empezaba y terminaba, pero ahora no, la artesana se ha perfeccionado marcando y se observa todo parejo”, destaca.

Opina que la raíz del problema es que “todo se ha comercializado, lo cual hace que las polleras sean más exageradas y así todos cobran más”. También considera que algunos grupos folclóricos son responsables de esto, pues al no ser conscientes de cómo se deben llevar los trajes, muchas veces utilizan indumentarias incorrectas. “Quienes los miran piensan que así son las polleras y luego las reproducen mal”.

El historiador de arte Eduardo Cano, realiza la investigación Buscando orígenes, para inventariar las indumentarias típicas de Panamá.
El historiador de arte Eduardo Cano, realiza la investigación Buscando orígenes, para inventariar las indumentarias típicas de Panamá.

El investigador Eduardo Cano hace hincapié en que la creatividad no se puede frenar. Menciona la Ley 11 General de la Artesanía Nacional, la cual cita que es maestro de artesanía “aquel que tiene creatividad”.

“La pollera es un hecho folclórico natural que se ha desarrollado y se tiene que dejar desarrollar”, dice, destacando que para que las cosas sean folclóricas deben tener movimiento.

Partiendo de este hecho, Cano aclara que si se intenta frenar una evolución natural y aceptada por el pueblo, como la pollera, ya deja de ser un hecho folclórico. “Pero ¡ojo! ¿hasta dónde va a ser ese movimiento? Hoy día todos se amparan en la plasticidad, pero en los hechos folclóricos debemos tener cuidado. Tampoco vamos a hacer una verdadera locura”, aduce.

Cano advierte que la pollera no volverá a ser lo que era en los años treinta, pero sí hay que tener cuidado y mantener la esencia para que no se salga de las manos. “La pollera no es un diseño de moda hecho en un estudio que vamos a cambiarla hoy o mañana porque a alguien le gusta una cosa o porque la considera más bonita. Así hasta le llegaran a poner lentejuelas a sus labores”.

Propuestas a favor de la pollera

Pollera marcada encajonada hecha en anjeo, de la década de los ochenta, que será parte de la exhibición de polleras antiguas que organiza Norma de Testa en Parita el 30 de julio.
Pollera marcada encajonada hecha en anjeo, de la década de los ochenta, que será parte de la exhibición de polleras antiguas que organiza Norma de Testa. En la misma se observan las labores de menos de 10 pulgadas, los espacios blancos en el susto y el cuerpo del pollerón, el campo blanco en el mundillo y las labores bien proporcionadas en las arandelas de la camisa.

Norma de Testa, que ha escrito cuatro libros sobre las costumbres panameñas y la pollera y que ha recibido numerosos reconocimientos a nivel nacional e internacional por su aporte al folclor, afirma que la forma de frenar los desaciertos en el traje típico es por medio de una ley.

“Estuve asistiendo a la Asamblea hace unos meses atrás para presentar un borrador a ver si conseguíamos un decreto que proteja en cierta forma el vestido nacional y no lo hemos podido lograr”.

La idea de Testa y otro grupo de mujeres es que se conserve lo poco que queda del traje popular. “Buscábamos que el Ministerio de Comercio e Industrias bajara los precios de los insumos y que se buscara la manera de poner pautas en la elaboración de la pollera”, explica.

Contrario a la educadora, el investigador Cano, quien realiza un proyecto para inventariar las indumentarias típicas de Panamá, no está a favor de reglamentos en la pollera por tratarse de un “hecho folclórico en movimiento”.

“Yo soy el más arduo opositor a que se haga una ley para decir cómo se debe vestir alguien”, expresa. Para el investigador se deben tener en cuenta otros aspectos fundamentales si se quiere hacer una ley.

“Que se declare la pollera y sus variantes como el traje nacional de Panamá. Aquí no se puede quedar nada por fuera y debe haber un consenso nacional; además que se incentive la investigación, el estudio, la conservación y la divulgación; y que se incluya a estamentos públicos como el Ministerio de Educación, la Autoridad de Turismo y el Ministerio de Comercio”, argumenta, sosteniendo que de esa manera es como se podrán evitar los desaciertos y que la población se apropie de la conservación.

Eduardo Cano es uno de los tres panameños de Los Santos que ha sido capacitado por la Unesco para inventariar el tema de la pollera e intentar que las técnicas artesanales de esta sean declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial, de acuerdo a la Convención de diciembre de 2003. Cano cree en el hecho de realizar acciones a favor del traje, en lugar de leyes.

info pollera

 

 

 

 

 

Lo esencial

*Según el investigador Eduardo Cano, la labor del pollerón no debe ser mayor de 10 pulgadas. Mientras que en la camisa no debe superar las tres pulgadas. También se toma en cuenta el tamaño de la dama.

*Sobre las joyas, la profesora Norma de Testa asegura que lo ideal sería llevar siete cadenas y no se deben llevar dos cadenas iguales.

*En la cabeza se puede usar un máximo de 12 pares de tembleques o menos, según Cano. Depende
del tamaño de la cabeza de la empollerada. La idea es lograr un efecto de adorno florales y no de casco.

*El mundillo debe tener campo blanco para que se aprecie el trabajo.

 

 

 

 

Una mirada externa

La coordinadora general encargada del proyecto de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de Panamá del Ministerio de Comercio e Industrias, Emma Gómez, aclara que la pollera no puede inscribirse como patrimonio inmaterial.

“Cuando decimos ‘patrimonio inmaterial’ hablamos de patrimonio intangible del conocimiento. No se trata de los objetos sino del conocimiento que da como resultado un objeto”, expresa.

Gómez destaca que este proceso es muy complejo y debe involucrar a muchas partes. “Hay que escoger y revisar muy bien cuáles son las técnicas artesanales que se van a proponer, porque tienen que ser las originales. No todas las polleras tienen la misma técnica artesanal, lo cual hace la situación más compleja”, señala. Indica que la clave es que los grupos alrededor de la pollera se pongan de acuerdo y dejen las discusiones internas.

No obstante, la coordinadora indica que no necesariamente una región debe inscribir la técnica de la pollera, sino todo el compendio cultural que se teje alrededor de ella, incluidas danzas y festividades.

Gómez mira con recelo el tema de las leyes en relación a la vestimenta típica. “A mí me preocupa el anteproyecto donde quieren declarar a la pollera como vestido típico nacional porque nosotros somos un país compuesto por regiones y los vestuarios son regionales. Si se declara un vestido de una región como el vestido típico nacional habrá reacciones de otras regiones”.

En cambio le parece positivo casos como el del municipio de Parita, donde se declaró al Festival del Corpus Cristi como Patrimonio Cultural de la región.

Según Gómez, las leyes “deben ser para fomentar cosas, abrir espacios de capacitación, llevar respaldo a los artesanos, pero no para definir patrimonio de una región por encima del patrimonio de otra”.

Enfatiza que lo ideal es dejar que el folclor fluya de manera espontánea. “No se puede regular con leyes el uso de la práctica ni cómo hacerla en una manifestación porque enseguida la estás anulando, no estás dejando que sea una opción que opta por ser un patrimonio”.