Es tiempo de controlar el asma
El asma cada día va en aumento y afecta más a los niños.

Factores genéticos (historial de familias asmáticas) y factores ambientales como la contaminación, agentes infecciosos, el polvo y el cambio climático han provocado en los últimos cinco años el aumento en los casos de asma en la población global.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualmente en el mundo hay 235 millones de personas con asma y cada año mueren unas 180 mil.  A su vez, la OMS, afirma que esta enfermedad respiratoria crónica es más frecuente en los niños.

En Panamá esta dolencia no transmisible afecta el 12.8 por ciento de la población, según el Análisis de la situación de salud de Panamá (Asis) elaborado por el Ministerio de Salud en agosto de 2015. El informe señala que para el año 2013 murieron alrededor de 1067 personas —entre niños y adultos mayores— por complicaciones en aquellas enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma).

El neumólogo, Luis Vázquez, del Centro Médico Paitilla, añade que aunque en Panamá no existe cifras específicas sobre la prevalencia de esta enfermedad crónica inflamatoria de las vías aéreas, se estima que más de 200 mil personas la padecen en el país.

Tipos de asma

El neumólogo explica que el asma se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (ahogo o dificultad en la respiración) y sibilancias y la gravedad varía según el tipo de asma que tenga el paciente.

“Existen diferentes clasificaciones del asma. En cuanto a su origen se puede dividir en asma intrínseca y asma extrínseca o alérgica. El origen del asma intrínseca es desconocido y se detecta con mayor frecuencia en la edad adulta. Tiene un peor pronóstico que el de carácter alérgico y tiende a cronificarse.

El asma extrínseca, por su parte, consiste en una reacción antígeno-anticuerpo que desencadena el proceso. Afecta principalmente a niños y adultos jóvenes”, señala del doctor.

Vázquez destaca que el asma también se puede clasificar como leve, moderada o grave, según la frecuencia e intensidad de los síntomas, la manera en la que repercute en la actividad cotidiana y el grado de obstrucción bronquial.

Según la OMS más del 80 por ciento de las muertes por asma tienen lugar e países de ingresos bajos y medios-bajos.

Por su parte,  los Indicadores Básicos de Salud Panamá 2014, señalan que el asma se encuentra entre las 20 primeras causas de consulta externa.

Te puede Interesar:  Ejercicios funcionales para principiantes

Enfermedad discapacitante

Según Vázquez esta enfermedad  en Panamá está subdiagnosticada, ya que, por cada paciente detectado existe otro que lo ignora. Es decir no hay un control de la enfermedad en las atenciones de salud primaria, lo que conlleva a la imprecisión. Por ello, invita a las personas estar atentos a los síntomas que son la falta de aire, la sibilancia y tensión en el pecho, además de tos persistente.

“Los síntomas pueden manifestarse varias veces al día o a la semana, y en algunos casos empeoran durante la actividad física o por la noche”, añade Vázquez.  Además, resalta que los síntomas asmáticos recurrentes son causa frecuente de insomnio, cansancio diurno, disminución de la actividad y ausentismo escolar y laboral.

Es tiempo de tratar el asma.
Los niños que padecen asma fácilmente se agitan con el ejercicio físico.

Tratamientos necesarios

Los fármacos disponibles en la actualidad ayudaron a millones de pacientes, para la supresión de los síntomas así como de las exacerbaciones del asma. Sin embargo, hay varios motivos para buscar nuevos tratamientos. La frecuencia del asma está en aumento.

El doctor Francisco Cuevas, admite que una vez diagnosticado el asma mediante pruebas como la espirometría (estudio que mide volumen y flujo de aire en los pulmones) debe ser tratado enérgicamente, pues podría incrementar el riesgo de exacerbaciones y llevar al paciente a un rápido deterioro de la función pulmonar, es decir, que pierde la capacidad para respirar bien.

En ese sentido, el neumólogo sostuvo que el asma debe ser atendida de manera integral reduciendo la exposición a factores desencadenantes o alérgenos como: pelo de mascotas, polvo casero, cambios de temperatura, contaminación, humo del tabaco, moho, polen, infecciones respiratorias y emociones fuertes (miedo, ira, estrés), además de llevar un tratamiento farmacológico de largo plazo.

La terapia inhalada es “piedra angular” en el manejo del asma bronquial e incluye el uso de medicamentos de mantenimiento, así como broncodilatadores anticolinérgicos de acción que corta como solución de rescate en crisis asmáticas, detalló el médico.

En tanto, el doctor Luis Vázquez, señala que hasta ahora no hay ninguna estrategia preventiva eficaz ni ninguna cura para el asma. Los efectos de los corticoides inhalados desaparecen rápidamente cuando se les suspende. “Es por ello que algunos de los nuevos tratamientos tienen como objetivo mejorar los que ya exiten, por lo que se recomienda el buen uso de los medicamentos una vez sean recetados”.