La joya estaba al centro de la mesa, protegida por una caja acrílica, junto a las respuestas impresas para la sesión final del jurado.

Una gargantilla, un par de zarcillos, anillo y brazalete de plata bañada en oro, con perlas, obra del taller de la joyería Fedi, era el premio que la revista Mia regalaba entre sus lectores. La pregunta para concursar por esta joya de pollera era sencilla: ¿Qué significa la pollera para ti? Nada más, sin ningún límite de palabras, o especificaciones de formato. La repuesta debía ser enviada por correo electrónico junto a los datos personales del postulante.

El concurso se inició el 18 de julio, y se podía participar hasta la medianoche del domingo 7 de agosto. Durante 21 días, se recibieron más de 600 respuestas.

El jurado se reunió el lunes 8 de agosto a las 2:00 pm en las oficinas de La Estrella de Panamá, para revisar los escritos.

Entre los mensajes, había poemas, textos de hasta tres páginas, respuestas de apenas un párrafo, presentaciones con imágenes… El formato o la longitud del texto no añadían ni restaban puntos en el camino a la final. Lo principal era que se respondiera a la pregunta, explicando qué significaba la pollera a nivel personal (‘para ti’), y no solo a nivel de país o tradición. También se tomó en cuenta que las respuestas fueran coherentes y estuviesen bien redactadas.

 

Ganadora del concurso de MiaAlbin García
El jurado durante su deliberación: De Izq. a Der., Rolando Domingo, Esther Pérez de Herrera, Ileana Pérez Burgos, Elisa Centella (coordinadora del concurso), Rosmery Córdoba y José De Jesús Martínez.

 

El jurado estuvo formado por la profesora de Bellas Artes, folclorista y miembro de la organización Amigas del Folklore, Esther Pérez de Herrera; la investigadora de indumentaria folclórica y ganadora del Concurso Nacional de la Pollera Medalla Ramona Emilia ‘La Trona’ Lefevre 2014 y 1015 y Dama Nacinal de la Pollera 2016, Rosmery Córdoba; el organizador y cofundador del Concurso Nacional de la Pollera y autor de libros de pollera, Rolando Domingo; el administrador de la joyería Fedi (especialista en joyas típicas), José De Jesús Martínez; y la editora de la revista Mia , Ileana Pérez Burgos.

Las repuestas dejaban claro que, para los panameños, la pollera es parte de la identidad del país, y que vestirla despierta emociones de orgullo nacional, más allá de sentirse hermosa o elegante. También se recibieron escritos de caballeros que hablaban de su valor como patrimonio cultural de Panamá.

Para muchas lectoras, el significado del traje típico iba ligado a momentos familiares o piezas heredadas de generación en generación. Unas comentaban que soñaban con vestir la pollera o fotografiarse con ella.

El jurado estuvo reunido cuatro horas, leyendo y evaluando una a una las respuestas. Finalmente, luego de una larga discusión, los jueces realizaron la votación y se eligió a Leyla Cristel Coronel Moreno como la ganadora.

Te puede Interesar:  Ser papá, el mejor oficio del mundo

En presencia de los miembros del jurado, Elisa Centella, del departamento de Mercadeo, llamó a la ganadora a su teléfono celular para darle la noticia.

La joven chiricana, de 18 años, se quedó en silencio unos segundos antes de dejar escuchar su risa nerviosa por el auricular. Al momento de recibir la llamada, estaba almorzando en Santiago, mientras viajaba de la capital a David, pues se estaba preparando para partir a estudiar a Estados Unidos.

 

 

En esa breve llamada, la jurado Esther de Herrera le preguntó si bailaba típico, y ella respondió que no, pero que canta tamborito y cumbia.

‘¡¿Oyero eso?! Fue un melodioso grito que se escuchó en la plaza del pueblo. La curiosidad me invadió y decidí averiguar quién era la dueña de tan nítida saloma. Y ahí estaba Juana… cantando tamborito, embellecida de pies a cabeza con la hermosa pollera panameña’, comenzaba el escrito enviado por Leyla al concurso de revista Mia.

‘Para mí, significa el poder decir: ‘Soy Panamá’, sin siquiera abrir la boca, porque solo sería necesario ponernos de pie ante el mundo y abrir los floreados vuelos de nuestra pollera panameña…‘, decía otro fragmento de su respuesta.

El día antes de viajar a Estados Unidos, Leyla llegó a la redacción de La Estrella de Panamá para recibir el premio, acompañada de su mamá y su tía; acababa de llegar de Chiriquí.

La ganadora estudiará Ingeniería Civil en la Universidad de Arkansas, con una beca de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), a través del Programa de Excelencia de Colegios Oficiales. Estará en Arkansas durante cinco años, y el primero lo dedicará a aprender inglés.

‘Andaba por David, y vi la revista en un establecimiento y me llamó la atención porque la portada era de la pollera y, como me voy para Estados Unidos, tengo ese sentimiento y me dije ‘voy a comprarla’. Luego de leerla toda, vi la promoción del concurso y escribí’, cuenta Leyla del día en que envió el correo electrónico al concurso.

‘Llevo un vestido estilizado y mi pollera de coquitos’, comentó ese día de los trajes típicos que había empacado en su maleta. ‘La ventaja es que puedo utilizar las joyas solas y por separado, con ropas normales, además de la pollera’.

‘Estoy muy agradecida con el premio, así que ¡a lucirlas con orgullo!’, exclamó al probarse las joyas por primera vez.