La celulitis es la molesta compañera de muchas mujeres. Se estima que esta patología afecta el 80% de las mujeres en el mundo, así lo afirma un estudio realizado por la Sociedad Española de Medicina Estética. Y no solo es un tema estético, la celulitis es una enfermedad, que produce serias inflamaciones y afecta la circulación.

El cirujano Daniel Baccarani expresa que son varias las causas que provocan la celulitis y van desde la predisposición genética, factores hormonales, un estilo de vida sedentario e incluso llevar ropa demasiado ajustada como los licras.

“Se ha observado que la celulitis se produce, sobre todo, durante los períodos de la pubertad, el embarazo y la menopausia y afecta más a las mujeres de tez blanca”.

“El médico asegura que la celulitis o la paniculopatía edematosa fibro esclerótica (Pefe), como se le conoce científicamente, está ligada en gran medida a los desequilibrios hormonales y deshacerse de ella a largo plazo requiere de tratamientos, una dieta saludable y mucho ejercicio.

“Se trata de una enfermedad del tejido subcutáneo que modifica contornos, causa molestias y mina la autoestima de quien la padece”, explica.

¿Cuándo comienza la celulitis?

Bebes cantidades adecuadas de agua es una de las recomendaciones del doctor estadounidense Howard Murad para perder celulitis.
Beber cantidades adecuadas de agua es una de las recomendaciones del doctor estadounidense Howard Murad para perder celulitis.

Baccarani afirma que la piel es un órgano vital que recubre el cuerpo con el fin de protegerlo de las agresiones externas. Sin embargo, la grasa acumulada deforma la dermis con una especie de “hoyuelos” haciéndolo más notable en el abdomen, brazos, muslos y nalgas, y afectando enormemente las tres capas de la piel (epidermis, dermis e hipodermis), que juegan un papel importante en el cuerpo humano.

“Los adipocitos (en la hipodermis) acumulan sustancias grasas con el fin de regular la temperatura corporal y amortiguar posibles impactos externos. Cuando el almacenamiento de grasas no se armoniza con el desgaste de éstas, se produce un aumento en la talla corporal. Estos adipocitos empujan la piel creando pequeños abultamientos o protuberancias, que se manifiestan al exterior con el nombre ‘piel de naranja”, añade Baccarani.

Según el doctor, este cúmulo de adipocitos inflamados se encuentran prisioneros en una red de fibras rígidas y alteran la función de los vasos sanguíneos provocando la retención de líquidos y una mala eliminación de toxinas. Entonces, la piel de naranja es un reflejo externo de las fibras de colágeno duro que están en tensión a causa de esos adipocitos inflados.

Pero ¿por qué afecta principalmente a las mujeres? Uno de los factores determinantes son el estrógeno, la hormona femenina, que incrementa el almacenamiento de grasa en la piel.

De acuerdo con la dermo-oncóloga Rosa María Ponce, las altas concentraciones de esta hormona en la sangre alteran el funcionamiento de los vasos sanguíneos, las terminaciones nerviosas y las células grasas que se encuentran en la hipodermis o capa subcutánea de la piel. Además, daña el colágeno y la elastina, proteínas que dan firmeza, elasticidad y suavidad a la dermis.

“Cuando el estrógeno afecta los vasos sanguíneos, éstos se vuelven frágiles y porosos, situación que facilita la acumulación de líquidos y toxinas que provocan que las células grasas se inflamen y pierdan su dimensión formando la celulitis”, explica la doctora.

Más de una celulitis
El cuerpo humano puede presentar diferentes tipos de celulitis que no son fáciles de reconocer a simple vista.

El doctor Baccarani las clasifica en celulitis flácida o blanda y señala que es la más común, “se presenta, mayormente, en mayores de 40 años y en personas sedentarias y debido a su aspecto gelatinoso se localiza en el área abdominal, muslos, glúteos, brazos y espalda. Es de las que no presenta dolor, pero puede llegar a producir cierta sensación de pesadez”.

Mientras que la celulitis compacta o dura es más frecuente en mujeres jóvenes o personas que practican deporte. “La piel de la persona se ve tersa, firme y sin edemas. En muchas ocasiones causa dolor al tacto y tensa la epidermis al máximo. Puede presentar alteraciones de la temperatura cutánea, causando sensación de frío o calor en la zona afectada”, explica el galeno.

Por último, menciona a la celulitis edematosa o acuosa. “Ésta aparece generalmente en mujeres de 20 a 30 años y es la menos frecuente y la más grave. Una de sus características es que las piernas se hinchan porque retienen gran cantidad de líquidos debido a la mala circulación sanguínea”.

Solución sin cirugía
Antes de considerar hacerse una cirugía o tratamientos de aparatología para aliviar la celulitis, Baccarani aconseja ser evaluado por un couch nutricional para saber qué tipo de celulitis se padece. Advierte que muchas mujeres se someten a la liposucción como una alternativa para quitar la grasa acumulada, sin embargo, no lo recomienda pues esta grasa aparece nuevamente en el cuerpo.

Te puede Interesar:  Desperdiciar menos y reutilizar más, la solución para la escasez del agua

El doctor añade otras opciones novedosas para combatir esta patología como las ondas de choque, que se aplican a través de un aparato parecido a un martillo neumático el cual emite a través de la piel ondas mecánicas que se transmiten hasta el tejido celular subcutáneo y estimula la revascularización, no solamente mecánica, sino también acústica.

“Estas ondas ayudan a estimular la circulación local, la síntesis de colágeno, el sistema linfático y, sobre todo, mejora el aspecto de piel naranja. Aparte, saca las toxinas del tejido celular mejorando el aspecto visual de la piel”, explica Baccarani. Este tratamiento requiere alrededor de ocho sesiones.

También está el tratamiento con insulinol indicado para las personas con una celulitis muy localizada. Recomienda además la cámara de aire que estimula el retorno venoso linfático por medio de compresión. “Se coloca una especie de pantalón hasta arriba y comprime todas las zonas del cuerpo donde hay éxtasis o enlentecimiento del flujo linfático”, explica.

Por su parte, la nutricionista y fisióloga del ejercicio Stella Tribaldos recomienda la acupuntura sin agujas, “la cual se hace con conducciones de energía eléctrica en la zona afectada y es como una especie de contracciones tipo ejercicio”.

“El lipoláser también ayuda a disolver y eliminar la grasa. Para este procedimiento, se coloca láser de una manera no invasiva para que la grasa se drene a través del sistema linfático y la piel tenga mejor aspecto”, detalla.

Aconseja también drenajes linfáticos como la endermología, presoterapia y los masajes de drenaje para estimular al cuerpo a eliminar grasa.

“Todos los tratamientos van a repercutir en la apariencia final del paciente, pero no es solo hacerse aparatología, comer saludable o hacer ejercicio, sino que es una combinación de todo esto lo que llevará al paciente a lograr un buen resultado”, finaliza Baccarani.

La alimentación que borra la celulitis

La ingesta adecuada de frutas y verduras puede ayudar a prevenir y borrar la celulitis.
La ingesta adecuada de frutas y verduras puede ayudar a prevenir y borrar la celulitis.

El doctor estadounidense Howard Murad, autor del libro The Cellulite Solution, asegura que no se trata de hacer dieta para adelgazar, sino de alimentarse para irrigar las células profundas de la piel y “rellenar” las zonas afectadas. Para ello, se necesita consumir aminoácidos y antioxidantes, presentes en cítricos como limón, naranjas y toronjas.

“Beber las cantidades adecuadas de agua es una de las recomendaciones más comunes sobre cómo perder la celulitis”, dice en su libro.

Murad también recomienda evitar el café y el cigarrillo o tabaco ya que provocan inflamación y como tienen propiedades vasoconstrictoras dificultan la circulación, produciendo la aparición de la celulitis.

La doctora Tribaldos recomienda evitar alimentos con altos contenidos grasos y con azúcares como las frituras, las sodas y los dulces. “Comer alimentos con alto contenido de sal y el exceso de agua puede llevar a la retención de líquidos, lo que hincha”, afirma.

“Las personas deben comer menos de lo que gasta perdiendo peso. Para calcular qué deben comer, primero se estudia al paciente individualmente, se observa su estatura corporal y su edad, partiendo de eso se prosigue con una dieta de cómo comer saludable”, alega la nutricionista.

Según Tribaldos, para llevar una alimentación sana y equilibrada hay que consumir de todos los alimentos en su justa medida. Entre los alimentos recomendados están las verduras de hojas verdes, ya que tienen efectos antiinflamatorios y son excelentes diuréticos naturales, como las espinacas, las acelgas y el berro. Igualmente los alimentos que estimulan el drenaje linfático como las zanahorias, las papas, el melón, los plátanos y las coles, ya que son bajos en sodio y muy ricos en potasio.

Un plan nutricional a seguir contra la celulitis es comer al menos dos a tres frutas al día, legumbres dos a cuatro veces por semana; huevo, tres a cuatro huevos por semana; y carne y pescado de dos a cuatro veces por semana. “Lo más importante es dividir las comidas en porciones pequeñas con sus meriendas que pueden ser frutas o galletas integrales y, así, el paciente logrará quemar más rápido y eficazmente las calorías acompañada de ejercicios aeróbicos, manejar bicicleta y bailar, siempre y cuando la persona no comprometa la zona cardíaca”, enfatizó la fisióloga.

TIPS CONTRA LA CELULITIS

1. Caminar al menos media hora por día para que la circulación de las piernas se activen y se elimine la grasa.
2. Subir escaleras en lugar de usar el elevador mejorará la condición física, ya que la movilidad continua reducirá peso y mejorará la tonalidad muscular.
3. No usar pantalones ajustados como jeans o licras por tiempo prolongado, porque no permiten liberar las toxinas y líquidos que la piel no necesita.
4. Bañarse con agua fría ayuda a reducir la piel de naranja.