En Panamá, la mayoría de los bebés empieza a lactar con leche materna; no obstante, solo el 21.5% de los infantes es alimentado de forma exclusiva durante seis meses (el tiempo recomendado por la Organización Mundial de la Salud-OMS-), según datos del Ministerio de Salud de Panamá.

A nivel mundial, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva, tal como revelan los datos de la OMS.

Estas cifras son preocupantes, pues el consumo de leche materna tiene beneficios tanto para el bebé como para la madre. Su carencia puede convertirse incluso en un problema de salud pública.

“La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables”, señala en su portal digital la OMS; mientras que el pediatra del Centro Médico Paitilla (CMP), Hermes Pimentel, aduce que la “leche materna es el alimento primordial de los más pequeños, el cual le aporta los nutrientes que necesitan”.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia, que se celebra del 1 al 7 de agosto, señalamos las bondades de la leche materna que citan algunos estudios y expertos.
Una de las razones por las cuales las madres dejan de amamantar es porque piensan que no tienen suficiente cantidad de leche. El pediatra Hermes Pimentel aconseja estimular el pecho con sacaleches, alimentar al bebé ademanda y buscar la mejor posición para dar el pecho.
Una de las razones por las cuales las madres dejan de amamantar es porque piensan que no tienen suficiente cantidad de leche. El pediatra Hermes Pimentel aconseja estimular el pecho con sacaleches, alimentar al bebé a demanda y buscar la mejor posición para dar el pecho.

1. El doctor José Cristóbal Almario en el Manual de Puericultura de la Sociedad Panameña de Pediatría “la leche materna es la forma más segura, completa y económica de alimentar a un bebé”.

2. Según la OMS existen evidencias físicas que demuestran que la lactancia materna protege a los infantes contra diarreas y los procesos respiratorios. Igualmente, tiene un efecto positivo sobre el desarrollo motor y la inteligencia en niños en edad preescolar.

3. En el Estudio de la cohorte del milenio, del Reino Unido, la lactancia materna exclusiva durante seis meses se relacionó con una disminución del 53% en las hospitalizaciones por diarrea y una disminución del 27% en las infecciones de las vías respiratorias.

4. Según un estudio realizado por especialistas del Hospital infantil de Boston (EEUU) y publicado en la revista JAMA Pediatrics en 2013, los bebés que han sido alimentados de forma prolongada con el pecho de sus madres muestran un desarrollo cognitivo más avanzado.

5. La OMS señala que la lactancia materna también tiene efectos positivos en etapas posteriores de la vida, ya que parece proteger de enfermedades crónicas como diabetes mellitus, obesidad e hipertensión arterial en adolescentes y jóvenes.

6. El pediatra Hermes Pimentel sostiene que “la alimentación de pecho en el recién nacido tiene un impacto trascendente en la incidencia de enfermedades agudas, pero también lo tiene en el largo plazo tanto en enfermedades metabólicas como en neoplasias”. Este impacto en la salud a largo se puede medir, según el galeno, si se da por más de 4 meses. “Las posibilidades de que el bebé contraiga neumonía disminuyen en un 72%, las incidencias de diarreas en un 64% y las de desarrollar diabetes mellitus en un 40%”.

Te puede Interesar:  Pilar Sordo y su concepto de la felicidad

7. La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños. “Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800 mil vidas infantiles”, tal como revela la OMS.

8. La psicóloga clínica María Natali Rodríguez Canabanzo, quien es consultora internacional en Lactancia SOS, menor ausencia laboral por problemas de salud del bebé, alta satisfacción laboral del trabajador, bajos costos en proveedores de salud para empleados y por ende más productividad y menos rotación de talento humano.

9. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (United Nations International Children’s Emergency Fund) o Unicef, reconoce que la lactancia materna también contribuye a la salud de la madre inmediatamente después del parto, ya que “ayuda a reducir el riesgo de hemorragia posparto”.

10. Además, la UNICEF menciona que a corto plazo, la lactancia materna retrasa el retorno a la fertilidad y a largo plazo reduce la diabetes tipo 2 y el cáncer de mama, de útero y de ovario. Los estudios también han descubierto vínculos entre el cese temprano de la lactancia materna y la depresión posparto en las madres.

La confusión de pezón por parte del bebé, que se da cuando el bebé toma la leche materna de un biberón cuando la madre se ordeña, puede ser otra causa para parar el amamantamiento. Ante esto, la psicóloga clínica María Natali Rodríguez sugiere el uso de vasitos, jeringa, gotero, cucharita y mamaderas especiales que imiten la succión del bebé en el pecho a través de su diseño y mecanismo.
La confusión de pezón por parte del bebé, que se da cuando el bebé toma la leche materna de un biberón cuando la madre se ordeña, puede ser otra causa para parar el amamantamiento. Ante esto, la psicóloga clínica María Natali Rodríguez sugiere el uso de vasitos, jeringa, gotero, cucharita y mamaderas especiales que imiten la succión del bebé en el pecho a través de su diseño y mecanismo.

Los efectos positivos de la lactancia quedan al descubierto. Muchas veces las madres optan por otro tipo de alimentación por diversas razones, que van desde poca asesoría, hasta el regreso a la vida laboral y todo el estrés y las circunstancias que esto conlleva. La OMS reconoce que “un asesoramiento y apoyo adecuados en materia de lactancia materna es esencial para que las madres y las familias inicien y mantengan prácticas óptimas de amamantamiento”.