Algunas caras de los artistas presentes en la XXXI edición de los Premios Goya del cine español, puede que no resulten muy familiares en este lado del “charco”. Sin embargo, no podemos obviar la espléndida alfombra roja que precedió la gala, celebrada recientemente en el Marriott Auditorium Hotel, en Madrid, y que promete marcar tendencia en la moda.

Los más reconocidos actores y actrices del país europeo y de otras latitudes, se pasearon con su derroche de elegancia, donde sin lugar a dudas, el blanco fue el rey de la noche. Se llevaba en vestidos largos, con detalles, colas, escotes…El dorado, el negro y el nude fueron otras de las tonalidades clásicas por las cuales se decantaron las celebridades, aunque hubo un toque de pasión, con el rojo, y de alegría, con el amarillo.

Los cortes asimétricos, las espaldas afuera y los plisados también dijeron presente sobre la alfombra roja, que dejó claro una vez más que “menos es más”.

Delicada pureza

Estilo inigualable mostraron  las actrices Belén Cuesta (izq) y Ruth Díaz (der) quienes no se equivocaron al elegir el trajes monocromáticos en blanco puro. Belén se decantó por un corte asimétrico, muy sensual, en el corpiño; mientras que Ruth prefirió los drapeados y detalles en canutillos.

Un toque de luz

El amarillo viene con furor desde las pasarelas de moda de fin de año. Los Goya no fueron la excepción. Entre tantos tonos neutrales, sobresalió Toni Acosta (izq) con un híbrido de vestido y jumpsuit del color de sol. Su colega María Botto (der) prefirió un corte menos llamativo, en el mismo tono.

Sutil capa

Las capas son tendencia y bien llevadas pueden dar un toque casi celestial a quien las use. Las pudimos ver posadas sobre las actrices Melina Matthews (izq) y Antonia San Juan (der). Ambas usaban riguroso vestidos blancos en corte strapless.

Detalles estructurados

Durante los Premios Goya, los grandes ausentes fueron los brillos; sin embargo, esto no impidió que los atuendos fueran llamativos. Por ejemplo, la modelo y presentadora Nieves Álvarez (izq) y la actriz y cantante Ana Belén (der), eligieron trajes con voluminosos y llamativos detalles, que parecían tomar vida sobre la tela de sus corpiños.

De oro y piel

Los tonos dorados y nude fueron la propuesta segura de muchas de las presentes en la gala. La modelo y actriz Mar Saura (izq) lució un llamativo, pero discreto, modelo dorado con brillo; mientras que la actriz Alexandra Jiménez optó por un romántico vestido en tono piel, con plisados y detalles en flores.

Espaldas afuera

Esta temporada los escotes se llevarán, pero en la espalda. La actrices Amaia Salamanca (izq) y Cristina Brondo (der) resaltaron su sensualidad con profundas aberturas en la parte trasera de sus vestidos.

Clásico negro

El negro es la opción segura cuando se quiere lucir bien, pero no se está de ánimo o no se sabe jugar con colores y detalles. Paz Vega lució impecable con su atuendo en negro, ceñido arriba y con una voluminosa la falda en plumas negras, que le aportaba un interesante contraste de texturas.

Por su parte, Penélope Cruz lucía como una diva, con un elegante y provocativo vestido negro de gran apertura lateral.

Imponente rojo

El color del amor también se impuso en la alfombra roja de los premios del cine español. La actriz Leonor Watling  (izq) robó miradas por el escote profundo de su sencillo y plisado vestido en rojo. Cristina Castaño, en cambio, utilizó un modelo más discreto, a un solo hombro y fajón a la cintura.