La cantante y compositora Erika Ender este año ganó un Latin Grammy, convirtiéndose en la primera panameña en obtener esta premio. Por este motivo la hemos seleccionado como una de las mujeres del año 2016.

Ender obtuvo su premio en la categoría Mejor canción regional mexicana con el tema Ataúd, que interpretan Los Tigres del Norte.

La cantautora habló en exclusiva para revista Mia y nos contó sobre su reconocimiento, su inspiración y su carrera.

 ¿Qué representa para ti haber ganado el Grammy?
Haber ganado representa para mí una linda recompensa a un camino sembrado con talento, trabajo, disciplina, amor, esfuerzo y compromiso. Una enorme alegría, un gran logro alcanzado para conmigo misma, mi misión de vida (a través de la música), mi país y las mujeres de cualquier rincón del mundo, quienes demostramos que podemos alcanzar la excelencia en lo que decidamos realizar.

¿Siempre te sentiste ganadora?
Me siento ganadora y agradecida diariamente, simplemente por el hecho de poder hacer lo que amo, vivir de ello y utilizarlo para el bien común.

¿Cómo lo celebraste?
Con los seres que más amo: mis padres y mi hermana. Ellos han sido mi núcleo, mi apoyo y el más grande amor incondicional para con mi vida y mi carrera. Como fui convaleciente a la premiación debido a una cirugía de urgencia por apendicitis, pedimos room service en mi cuarto del hotel. Para mí no importa dónde ni cómo, mientras esté con mis seres más amados y a quienes les debo y agradezco tanto.

 ¿Por qué crees te lo ganaste?
El Grammy es el más alto galardón a la excelencia musical, que existe en la industria. Goza de la más alta reputación, nivel y transparencia, y, lo más lindo, es que son los propios miembros de La Academia quienes escuchan el trabajo de todos sus colegas y votan en las categorías por quienes consideren sus favoritos.

Yo agradezco a La Academia y sus miembros, el que hayan considerado Ataúd, que escribí junto a mis queridos Manu Moreno y Mónica Vélez, como el mejor tema del año en la categoría Mejor canción regional mexicana. Creo que es una canción mágica, hecha con el amor y compromiso de quienes nos dedicamos a hacer música con excelencia y responsabilidad, y que eso llegó a los oídos y el corazón de quienes ejercen su voto.

¿En qué te inspiraste para hacer la canción ganadora?
En los ciclos de la vida, que acaban. Pero si algo he aprendido de esta vida, es que cuando hay situaciones que parecen “enterrarte”, lo que el universo está haciendo es “sembrarte” y es el mejor momento para demostrar que eres semilla y volver a florecer, más firme y más fuerte que antes.

Que lo hayas ganado en un género popular mexicano, ¿te hace reconsiderar el rumbo de tu carrera?
Creo que los límites solo existen en la mente. Vengo de un hogar multicultural en el que crecí con diversas costumbres, idiomas e influencias musicales; soy ciudadana del mundo, por lo mucho que he vivido y viajado, pero mi corazón es panameño.

Panamá es el lugar donde nací y crecí y al que dedico mi trabajo; aún así, he tenido la dicha de contar, pienso que por todas las influencias que menciono, con cierta versatilidad para poder pisar firme en distintos géneros musicales a lo largo de mi carrera. No veo la música como géneros que se separan, veo una misma alma con distintos ropajes.

El regional mexicano es una vertiente más dentro de la música, que hago con amor y compromiso. Es un reto alcanzado, exitosamente, porque de todos los géneros que he escrito, es el único con el que no crecí familiarizada, por lo que tuve que aprenderlo en el camino. Además, es un mercado mucho más masculino y regionalista.

¿Te sientes apoyada en Panamá respecto a tu carrera?
¡Absolutamente! Tanto dentro como fuera de mi país, me llena enormemente el corazón, cada uno de los panameños con miradas llenas de brillo, sonrisas, de palabras, abrazos, posts llenos de amor y respeto… Compatriotas que me hacen saber que disfrutan lo que hago, que siguen mis pasos como artista y como persona y que se sienten orgullosos y agradecidos por mi compromiso firme con mi país, dentro y fuera de él.

Yo estoy casada con Panamá. Lo llevo en mi alma, en mi boca, en mis canciones y mis actos, en mi cuerpo, vistiendo cada una de sus prendas, a lo largo de mi vida; y creo que ese mismo sentimiento que emano por mi país es el que siento recíproco en el cariño de mi gente y lo agradezco, infinitamente. Mi mejor forma de agradecerlo, de hecho, es dar lo mejor de mí, siempre, porque, donde quiera que vaya, yo también soy Panamá.

¿Qué viene para ti?
Mi mayor misión en esta vida es dejar una huella positiva en cada paso y en todo lo que hago. Mis medios son la música y la comunicación. Mi motor es el amor, la justicia, la igualdad. Vendrá para mí todo lo que me permita seguir haciendo eso realidad. Trabajar en pro de la música, de la gente, del bien común, de las nuevas generaciones; demostrando que el talento, el trabajo y los valores, permiten hacer bien las cosas, aunque el camino sea más largo.

Quiero sembrar todo lo bueno posible, trabajar por mi país y por el mundo, y seguir superándome a mí misma, tanto en las vertientes de mi carrera, como en mi vida personal.