Con el calor, llegan las ganas de escaparse a lugares donde poder disfrutar de la naturaleza, como las casas de campo y fincas. Pero eso sí, estos espacios deben ser cómodos y la ornamentación debe permitir el deleite del entorno, para que la estancia sea agradable.

“Decorar una casa de campo o finca es un perfecto proyecto para iniciar en familia y vivir una experiencia donde comenzamos a fabricar recuerdos de este mágico lugar”, asegura la arquitecta Giovanna Della Togna, de Studio Cubico. Hace hincapié en que se debe considerar la opinión de cada miembro de la familia para que se sienta que la casa tiene algo de cada quien.

Mucha, mucha luz
El hecho de que la casa de campo sea un espacio para escaparse de la rutina, relajarse y disfrutar con personas cercanas, hace necesario que la ambientación de este lugar sea cálida, al igual que respete y aproveche al máximo la naturaleza circundante.

“Aprovecha al máximo cada entrada de luz natural existente. Esto te permitirá vestir de calidez todos los rincones de tu casa y así disfrutar al máximo de la naturaleza, la luz y el paisaje de las montañas en verano”, expresa la arquitecta Xiorela Quintero, de AXQ. Una forma de lograrlo es con grandes ventanales.

El alma de la casa
La diseñadora María Cristina Tapia, de Studio Cubico, señala que las áreas sociales y comunes, tanto internas como externas – como sala, den, terrazas, ranchos, gazebos y piscinas- son las más importantes, ya que “son el alma de la casa y en donde se desarrolla la mayor parte de la actividad”. Por ello, “es importante que estén relacionadas lo más posible”.

Tanto Tapia como Della Togna coinciden en que es importante recorrer la casa vacía e imaginar qué actividades se desean realizar o realizarían es este espacio, ya que así van surgiendo necesidades y cualidades para los ambientes.

Un espacio cómodo, casual y distinto
Definir el estilo de la casa de campo es el punto de partida. “Si realmente quieres vivir esta casa como una casa de verano, de descanso, procura que el estilo que escojas sea casual, relajado y cómodo. Que al llegar, te sientas en un ambiente completamente diferente al de tu habitual casa de ciudad”, sugiere Giovanna Della Togna.

Para precisar la línea de decoración, Della Togna aconseja mirar referencias, revistas y redes, guardar las imágenes y anotar qué es lo que más llamó la atención. Estos elementos de interés pueden inspirar el estilo.

Acento de color
Los colores le dan vida a cada rincón. Para seleccionar la paleta precisa para paredes, muebles y accesorios, Della Togna recomienda, luego de definir los muebles para cada área, buscar “algún elemento o acento, como un cojín, un cuadro, una alfombra, que realmente te encante en cada ambiente y que tenga combinaciones de colores o texturas que te sirvan de inspiración”.

Por su parte, la arquitecta Quintero apuesta por el uso de colores frescos, en combinación con blanco, en las paredes. “Esto le dará un aire de ligereza al ambiente y te servirá como fondo para cualquier combinación de colores que desees aplicar en accesorios o acentos decorativos”.

Te puede Interesar:  Pilar Sordo y su concepto de la felicidad

Como toques de color, Quintero sugiere escoger un color vibrante, “que te identifique y te transmita buenas energías. Por ejemplo, una tonalidad clara de naranja sobre blanco, en conjunto con el verdor de las plantas, hará sin duda un excelente contraste”.

Una oda a lo natural
Las texturas, materiales y revestimientos le dan carácter a los ambientes en las fincas. “No tengas miedo de las texturas. En las casa de campo se utiliza mucho revestimiento de piedras naturales, madera, pallets y los papeles de pared, que aportan calidez a los espacios”, enfatiza Tapia.

Quintero indica que el uso de materiales como la madera y el cuero, en espacios donde se pueda percibir su color y textura original, hará que el ambiente se sienta más relajado y al mismo tiempo pueda conectar con el entorno natural.

“Sin duda, la madera en interiores nos da calidez y siempre nos ayudará a proyectar la naturaleza desde el interior, la cual podemos utilizar tanto en pisos como en paredes, al igual que los mosaicos que cuentan con una amplia gama de formatos y colores”, menciona.

También se pueden incluir paredes de arcilla o piedra, “las cuales le darán a tu casa el ambiente cálido, confortable y de descanso que buscas en tu casa de campo. Se presentan en una gran variedad de colores, tamaños, formatos y acabados, que nos permiten fácilmente combinarlos con otros materiales”, comenta Quintero.

El toque personal
No solo con la iluminación natural se logra la calidez en cada rincón. La arquitecta destaca que “el uso de muebles antiguos restaurados, con colores y tonalidades vibrantes, son ideales para darle esa sensación de calidez inigualable a una casa de campo con un look vintage, eco-friendly y actual, pensado en la importancia del reciclaje, con un toque de creatividad”.

Della Togna coincide en que “las antigüedades, los toques étnicos o autóctonos, son elementos que, bien combinados, siempre dan de qué hablar en una magnífica casa de campo”.

Acogedor y funcional
Quintero recomienda incluir muebles cómodos, con tapices desenfundables en colores claros, como blanco, arena o crema. “Lo que te permitirá mantenerlos siempre limpios, frescos y en excelente estado, tanto para el verano como para el resto del año”.

Para combatir el calor de verano, recomienda para las ventanas, incluir en las cortinas paños de velo blanco translúcido, “que te permitirán el acceso de aire fresco a la casa, mientras filtran levemente la intensidad de los rayos directos del sol durante el día”.

También sugiere colocarle toques verdes y naturales a cada rincón de la casa, con el uso de las plantas, “que sin duda darán vida, frescura y equilibrio visual a la casa de campo”.